FALLECE UNA LÍDER CIVILISTA

Querube de Carles, una dama frente al destino

El exilio la marcó, pero ella hizo frente a todas las adversidades y se adaptó sin renunciar a los principios en los que ella creía.

Proyecto, misión y amistad

Temas:

Doña Querube, junto a su inseparable compañero Chinchorro Carles, como siempre se les vio. Doña Querube, junto a su inseparable compañero Chinchorro Carles, como siempre se les vio.
Doña Querube, junto a su inseparable compañero Chinchorro Carles, como siempre se les vio. Archivo

Una mujer elegante, de amplia sonrisa, de porte distinguido. Firme en sus convicciones, valiente a la hora de defender lo que creía justo y correcto. Y, sobre todo, compañera.

La historia de Querube Solís de Carles es casi inseparable de la de su esposo por cerca de medio siglo, el excontralor, economista y docente Rubén Chinchorro Carles, fallecido en 2015, una ausencia cuyo dolor fue inocultable para ella, pero que asumió con su particular entereza . Hoy es ella quien se ha ido.

Querube de Carles formó parte de un grupo de mujeres que se involucraron en la lucha civilista cuando los militares se tomaron el poder, y entre la persecución y el exilio, supieron organizarse para plantar cara a las amenazas e intimidación que tuvieron que soportar durante dos décadas largas.

Querube Solís y Chinchorro Carles unieron sus vidas al finalizar la década de 1950. Fue una época en la que Carles asumió distintas responsabilidades en el gobierno de Ernesto De la Guardia.

De una unión anterior, Querube Solís tuvo tres hijos: Querube y Rosita, hermanas mellizas, y Roberto Arias Solís.

Alguna vez, doña Querube refirió que Chinchorro decidió no tener hijos y que decidió criar a los tres vástagos de su esposa como propios.

“Él no quiso tener hijos conmigo, porque él ya tenía estos hijos. Me dijo sus hijos son los míos. Así los regañaba y así los quería. Siendo un hombre duro, era muy fino en el trato”, contaba ella en una entrevista a la revista SML.

En el año 2015, Querube de Carles estuvo en la presentación del libro sobre la vida de su esposo, escrito por Eva Montilla. El acto tuvo lugar en Apede. Expandir Imagen
En el año 2015, Querube de Carles estuvo en la presentación del libro sobre la vida de su esposo, escrito por Eva Montilla. El acto tuvo lugar en Apede. LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Estuvo junto a Chinchorro cuando este asumió como ministro de Agricultura, Comercio e Industrias de ese efímero gobierno que se instaló el 1 de octubre de 1968 y que solo duraría 11 días.

Y también le tocó vivir la angustia de aquellas horas del golpe de Estado, porque su Chinchorro estuvo allí, junto a Arias, durante la larga y tensa jornada en la que el presidente depuesto y un puñado de colaboradores intentaron resistir la asonada y tuvieron que refugiarse en la entonces Zona del Canal.

Fueron horas y días angustiosos que culminarían con una separación indeseada en enero de 1969, cuando Carles parte para su primer exilio. Su primer destino fue Brasil.

“La despedida en Balboa fue muy triste”, recordaba Carles en su libro de memorias El ayer está presente.

“Querube, mis padres, Rubén y Sixta, mis hermanos, familiares y muchos amigos que fueron notificados. El llanto, la amargura y el silencio prevalecieron entre los presentes en la despedida. Lloré mucho”, escribió Carles.

No tardaría mucho tiempo para que doña Querube se uniera a su esposo.

Ello aconteció a mediados de ese mismo año. Ambos entonces vivieron en Nueva York, adonde había sido trasladado Carles por el banco Chase, institución financiera a la que estuvo vinculado gran parte de su vida.

Carles también asistía a la Universidad de Columbia.

Arnulfo Arias Madrid, Querube de Carles y Rubén ‘Chinchorro’ Carles en 1968. Tomada de ‘El ayer está presente’. Expandir Imagen
Arnulfo Arias Madrid, Querube de Carles y Rubén ‘Chinchorro’ Carles en 1968. Tomada de ‘El ayer está presente’.

“Querube, quien ahora me acompañaba en el exilio, por su parte ocupó algún tiempo una posición en el departamento de mercadeo con el correspondiente entrenamiento en Bonwitt Teller, Fifith Avenue, uno de los más prestigiosos almacenes de Estados Unidos”, contaba Chinchorro.

Ese mismo año partió con Chinchorro para San Pedro Sula, Honduras. Allí doña Querube se integró con mucha facilidad a la sociedad sanpedrina que los acogió con calidez, dentro de aquella dureza que es el exilio. Sin embargo, durante ese exilio fallece el padre de doña Querube, Macario Solís.

Los Carles regresarían eventualmente a Panamá en 1971, donde el régimen militar se afianzaba.

Serían las mujeres, entre estas doña Querube, quienes empezarían a activar novedosas formas de resistencia cívica en esos momentos en el país.

Estas mujeres a comienzos de la década de 1970 produjeron el semanario clandestino El Grito, que buscaba denunciar los atropellos del régimen y burlar la férrea censura de prensa existente.

También surgió un grupo llamado UNIDAD, una de cuyas líderes era doña Querube, en el que estas mujeres a partir de actos de resistencia pacífica expresaron su descontento con la situación imperante.

Otros sectores se habían empezado a movilizar frente al régimen, y eventualmente generarían una ola represiva que terminaría enviando al exilio otra vez a los Carles.

El 1976, luego de una temporada en Miami, doña Querube vuelve a reunirse con Chinchorro, nuevamente en Honduras. Eventualmente, el matrimonio se dirigiría a Miami, donde residía un importante grupo de exiliados panameños.

Doña Querube había realizado estudios en la New York School of Interior Designs. Fue contratada por la empresa Decorator for a day y luego fundó su propio negocio Flair in Design.

Los Carles apoyaron entusiastas el proyecto del diario La Prensa, surgido en Miami entre el grupo de exiliados. Así, doña Querube viajó a Panamá en 1980 para apoyar el proyecto.

Tras la muerte de Omar Torrijos, Chinchorro regresaría a Panamá, se reuniría otra vez con su amada compañera.

De Izq. a Der.: Querube de Carles, Esther Abadi, Maruja de Eisenmann y Nena Saavedra, en la asamblea de accionistas de Corprensa, celebrada el 31 de marzo de 2014. Expandir Imagen
De Izq. a Der.: Querube de Carles, Esther Abadi, Maruja de Eisenmann y Nena Saavedra, en la asamblea de accionistas de Corprensa, celebrada el 31 de marzo de 2014. LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Con el régimen de Manuel Antonio Noriega la represión recrudeció, pero el temple de resistencia de doña Querube no amainó. Incorporada a la Cruzada Civilista siguió la lucha.

“Por esos días, la mujer panameña encontró representantes tan dignas como Querube de Carles, la Nena Saavedra y Esther Abadi, quienes ya desde los años 70 suman sus cuotas a la batalla cívica por la democracia”, recuerda en sus memorias doña Rosario Arias de Galindo.

En 2015, tras la muerte de su inseparable compañero, doña Querube dijo, sobreponiéndose a su dolor: “Quiero que hagamos como él indicó, que debemos estar unos con otros, y ayudarnos los unos a los otros”.

Proyecto, misión y amistad

Contaba Chinchorro Carles que a finales de julio de 1980, I. Roberto Eisenmann le telefoneó a Honduras y habló con doña Querube de Carles, a quien le pidió venir a Panamá a ayudar con el diario La Prensa. “Luego de un momento de duda, aceptamos, pues nada era más importante que eso”, recordaba el excontralor.

La relación de doña Querube con La Prensa fue larga y fructífera. “Señoras, dilectas amigas, aceptaron cooperar. Entre todas, sacamos adelante la sección Revista de La Prensa”, recordaba ella sobre esos tiempos.


Tras el fin de la dictadura, en marzo de 1991, doña Querube Solís de Carles fue elegida como miembro de la junta directiva de la empresa, aportando su tesón, conocimiento y experiencia desde los primeros tiempos del periódico.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Oct 2018

Primer premio

5 4 4 4

BACB

Serie: 21 Folio: 13

2o premio

3416

3er premio

4613

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código