En directo: Café con La Prensa: Panamá en el podio del crecimiento Ver aquí

Diferencias entre un citadino y un interiorano

El día promedio del panameño

La encuesta sobre el uso del tiempo levantada por la Contraloría permite describir los detalles de la vida cotidiana de los habitantes del país.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202aZw4gK.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202aZw4gK.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202aZw4gK.jpg

Desde este año, está estadísticamente comprobado que la mujer panameña duerme más tiempo que el hombre.

La aseveración no es una conclusión machista, sino uno de los cientos de resultados que arrojó la primera encuesta del uso del tiempo hecha por el Instituto Nacional de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República.

Un equipo multidisciplinario de 362 personas de la institución entrevistó a los habitantes de 3 mil 720 viviendas, distribuidos en todas las provincias del país, con excepción de Darién.

Con los resultados encontrados se pueden delinear los detalles de la rutina que siguen, en promedio, los 3 millones y medio de personas que cohabitan en Panamá.

Por ejemplo, en cuanto al tiempo de descanso, los hombres en la ciudad duermen cada noche una media de siete horas con 14 minutos mientras que las mujeres lo hacen 28 minutos más.

En el interior del país, estos tiempos son inferiores. Los resultados de la consulta revelan que los varones dormitan seis horas y 43 minutos en tanto que las damas permanecen acostadas seis minutos más.

En comparación con otros países, un fenómeno completamente inverso ocurre en Perú, por ejemplo, donde la encuesta del uso del tiempo realizada en el país suramericano indica que los citadinos duermen menos (siete horas con 41 minutos) que los habitantes del área rural (ocho horas con 17 minutos).

Sobre las horas para descansar, el galeno especialista en medicina familiar Nelson Rodríguez recuerda que en la semana el tiempo para descansar es menor al que se tiene sábado y domingo, por lo que probablemente estos promedios sean inferiores cuando se trata de lunes a viernes.

“Los adultos deben dormir entre seis y ocho horas para un buen descanso”, recuerda.

Una vez de pie, el panameño necesita menos de una hora para acicalarse.

Entre cepillar sus dientes, bañarse, ir al sanitario, maquillarse o afeitarse, un hombre tarda alrededor de 55 minutos, mientras que las féminas requieren de unos tres minutos adicionales.

Una vez listos, a los habitantes de este país les toma menos de 60 minutos desayunar, almorzar o cenar.

Mientras que los caballeros demoran unos 58 minutos comiendo, las damas tardan dos minutos menos.

Fuera de la capital, varones y hembras necesitan por igual 54 minutos para alimentarse.

Una vez en la calle, los habitantes de la ciudad emplean una hora y 42 minutos en la calle, tratando de ir y venir al trabajo, es decir unas 36 horas al mes a bordo detrás de un volante o en un autobús.

Llama la atención que a pesar de no tener grandes tranques vehiculares como en la ciudad, en el resto de las provincias el promedio de los trayectos es similar.

La causa de esta situación es la poca frecuencia en el servicio de transporte y las largas distancias que se deben recorrer para llegar desde el hogar hasta los centros de trabajo.

Si se compara con el último informe del uso del tiempo levantado en México, encontramos que el tiempo que en ese país tardan e ir y venir al trabajo es solo 47 minutos diarios.

TIEMPO LABORAL

La encuesta demuestra que los capitalinos panameños laboran ligeramente más tiempo que los habitantes del resto de las provincias.

Un varón en la provincia de Panamá trabaja siete horas y 56 minutos, y en el interior 21 minutos menos.

En contraparte, las mujeres de la ciudad laboran en la calle seis horas con 55 minutos y las del interior lo hacen media hora menos.

EN EL HOGAR

Una vez culminada la jornada de trabajo en la calle, entre hombres y mujeres, tanto en las urbes como en las provincias del país se presentan grandes diferencias.

Mientras que los varones tienen dos horas y 59 minutos de tiempo libre a diario, en la provincia de Panamá y el distrito de San Miguelito, las damas que viven en estas mismas zonas tienen 26 minutos menos en este mismo renglón.

En el interior del país la diferencia en el tiempo de ocio es aún más acentuada.

Los caballeros tienen al día tres horas con 18 minutos de tiempo libre, mientras que las mujeres gozan de 39 minutos menos.

En Costa Rica, en cambio, según la encuesta del uso del tiempo de ese país las mujeres tienen dos horas y 14 minutos de tiempo libre y los hombres dos horas y 47 minutos diarios.

Estas diferencias obedecen básicamente a que las mujeres continúan trabajando en tareas relacionadas con la limpieza y el cuidado de familiares al llegar a casa.

Moni Pizani, directora regional de la Organización de Naciones Unidas para la Mujer (ONU Mujeres), explica que en la actualidad las panameñas padecen de una sobrecarga de trabajo debido a que persiste su rol de cuidadoras, al que se suma su rol en la vida laboral.

Para disminuir este tipo de desigualdades, Pizani sugiere la redistribución del gasto social del Gobierno, para que este se haga con enfoque de género.

“Atendiendo las necesidades y prioridades de igualdad e inclusión de las mujeres en programas que garanticen su autonomía económica”, añade.

Dentro del hogar, una de las grandes diferencias se ve en la cocina.

Mientras una joven emplea una hora y 26 minutos diarios en cocinar, servir la comida, levantar los platos, lavarlos y ordenarlos, el varón en estas tareas emplea solo 35 minutos, es decir 51 minutos menos.

Al exterior de la ciudad, las diferencias entre sexos en esta materia se notan aún más.

Una mujer toma una hora y 28 minutos diarios en estas tareas; el hombre emplea solo 36 minutos.

En cuanto a la crianza de los hijos, en promedio el panameño de la ciudad habla ligeramente más tiempo con su familia.

En la metrópoli, los papás hablan 41 minutos al día con sus hijos, mientras que las madres emplean cuatro minutos adicionales. Fuera de la capital, en esta tarea los caballeros emplean 38 minutos y las mujeres 42 minutos.

Al respecto, Gloria Lozano, directora de la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), indica que los padres son el primer eslabón en la educación de los hijos.

“Se tiende a dejar este rol a los profesores de las escuelas. Muchos padres ven al colegio como una guardería y no están pendientes de sus hijos. Es necesario que tengan tiempo de calidad con ellos para conocer sus dudas, aspiraciones, amistades e intereses”, plantea.

Las diferencias en las rutinas entre el interior del país y la capital también se aprecian en detalles como las horas que se emplean para ver televisión.

Mientras que en la provincia de Panamá la persona acompaña a sus hijos a ver televisión por una hora y 27 minutos al día, este tiempo aumenta tres minutos en el interior.

Por otro lado, los resultados de la investigación del uso del tiempo indican que los interioranos pasan más tiempo recibiendo visitas o visitando a familiares.

Para esta actividad emplean 46 minutos al día, mientras que en la ciudad usan 4 minutos menos.

Sin embargo, las personas en las ciudades hablan más tiempo con sus amigos o familiares por teléfono (168 minutos a la semana), mientras que esta cifra disminuye a 138 minutos cada siete días.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código