SALUD PÚBLICA

Cada día quedan embarazadas, al menos, 29 adolescentes

Temas:

Más de 58 mil jóvenes embarazadas en Panamá durante un quinquenio Más de 58 mil jóvenes embarazadas en Panamá durante un quinquenio
Más de 58 mil jóvenes embarazadas en Panamá durante un quinquenio

Un promedio de 29 niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años de edad quedan embarazadas diariamente en el país, según cifras de control prenatal del Ministerio de Salud (Minsa).

Las estadísticas dan cuenta de que entre 2014 y mayo de este año se registraron 58 mil 21 embarazos en niñas y adolescentes. La cifra no incluye la población que recibió atención en la Caja de Seguro Social ni en clínicas privadas.

El número de jóvenes en control prenatal este año asciende a 4 mil 660, según las últimas cifras del Minsa. 

Más de 58 mil jóvenes embarazadas en Panamá durante un quinquenio

Al menos 58 mil 21 niñas y jóvenes de entre 10 y 19 años de edad ingresaron a control de embarazo en las instalaciones del Ministerio de Salud (Minsa) desde 2014 y hasta mayo de este año.

Así consta en los informes estadísticos de la institución, en los que se detalla que un aproximado de 10 mil niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años ingresan cada año a control prenatal, una cifra que representa el 30% del total de embarazos registrados anualmente.

En 2018 hubo 10 mil 440 embarazos de niñas y adolescentes sometidos a control, es decir, 528 casos más que los contabilizados en 2017, cuando la cifra ascendió a 9 mil 912. Estas cifras no incluyen los reportes de la Caja de Seguro Social ni de las clínicas privadas.

Mientras, hasta mayo pasado ingresaron 4 mil 660 jóvenes de entre 10 y 19 años de edad en búsqueda de atención prenatal.

Problema multicausal

Ante este escenario, José Manuel Pérez, representante auxiliar en Panamá del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa, por sus siglas en inglés), señaló que el embarazo en niñas y adolescentes es un problema con múltiples causas y, por lo tanto, los números se tienen que analizar desde una perspectiva técnica que permita al Estado ofrecer una respuesta integral que contribuya de forma efectiva y sostenida a reducir los factores de riesgo y, por ende, el número de embarazos en la población de entre 10 y 19 años.

A su juicio, para dar respuesta a los embarazos en adolescentes, el Estado tiene que diseñar políticas y programas integrales que atiendan las necesidades de este grupo poblacional.

Para ello, dijo, se debe contar con programas de educación en salud sexual integral que preparen a los adolescentes en habilidades para la vida y en la toma de decisiones informados, así como ampliar los servicios de salud amigables para los adolescentes.

Pérez informó que los servicios de salud amigables para adolescentes –con el acompañamiento técnico del Unfpa– se han extendido en unas 70 instalaciones de atención primaria del Ministerio de Salud (Minsa) en todo el país, pero aún se tiene que continuar ampliando la cobertura para que sea accesible a todos los jóvenes.

Además, el representante auxiliar del Unfpa aseguró que, a mayor y mejor educación, hay una menor posibilidad de embarazos no deseados o maternidad temprana, y que es indispensable que las escuelas públicas cuenten con programas de educación en salud sexual integral que les permita a los jóvenes adquirir información precisa, científica y adecuada.

Y es que los embarazos en niñas y adolescentes son un factor estructural de pobreza, pues se dan entre los sectores de menos riqueza de un país, indicó.

El planteamiento de Pérez se confirma en la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva de 2015, que señala que el 70.2% de los embarazos en la población de 15 a 19 años de edad se agrupa en el primer y segundo quintil, es decir, los dos segmentos de menor riqueza.

Entre los primeros

La situación de Panamá es inquietante, ya que es el tercer país de América Central con la tasa más alta de fecundidad en adolescentes (nacimientos por cada 1,000 mujeres de 15 a 19 años de edad) en el período que va de 2010 a 2015, según un informe de la  Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado en febrero pasado.

La lista de la región con la tasa más alta es encabezada por Nicaragua, con una tasa de 92.8, seguido de Guatemala (84) y Panamá (78.5).

El estudio de la OMS, titulado La salud de los adolescentes y jóvenes en la región de las Américas, recomienda que las autoridades tomen acciones para bajar el número de jóvenes embarazadas que se registran por año.

Sin embargo, el abordaje de la educación sexual integral en Panamá es una materia que genera controversia en la sociedad.

De hecho, varios han sido los intentos –hasta ahora fallidos– por crear una legislación para adoptar políticas públicas de educación integral, atención y promoción de la salud.

Desde 2008, suman tres las polémicas desatadas en el país en torno a la educación sexual integral a partir de la presentación ante la Asamblea Nacional de distintos proyectos de ley que buscaban, precisamente, adoptar políticas públicas inherentes al tema.

En 2008, llegó a la Asamblea el primer proyecto propuesto por el Minsa, pero fue rechazado porque grupos religiosos y de la sociedad civil alegaron que incitaba a la juventud al libertinaje. Tres años después, en 2011, la diputada del partido Cambio Democrático Marylín Vallarino interpuso una nueva iniciativa, pero tampoco avanzó.

Luego, en agosto de 2014, llegó una nueva propuesta de manos del diputado del Partido Democrático Revolucionario Crispiano Adames, y corrió con la misma suerte. Incluso, hubo una gran marcha contra el proyecto legislativo en julio de 2016.

Luis Carlos Herrera, sociólogo y miembro del Centro de Investigaciones Científicas de Ciencias Sociales, opinó que, sin duda, la sociedad debe ponerse de acuerdo en este tema.

A su juicio, existe una deuda en el sistema educativo en lo que respecta a la incorporación de la educación sexual que, según su criterio, debe ser impartida según una metodología y con contenidos adecuados a la edad de los alumnos.

Añadió que existe el escenario favorable para que el próximo gobierno apruebe la ley de educación sexual integral, ya que se trata de uno de los temas considerados entre los cuatro pilares del plan del gestión. Además, ese gobierno tendrá mayoría en la Asamblea.

Cinco sugerencias de Unicef sobre educación sexual

1. Invertir en formación y apoyo a los docentes.

2. Diseñar currículos relevantes y documentados,

3. Desarrollar mecanismos de seguimiento y evaluación, y asegurarse de que se cumplan.

4. Trabajar con otros sectores para lograr un cambio real, especialmente con el sector de salud, para vincular las escuelas con los servicios de salud.

5. Trabajar con la comunidad y con asociaciones de padres para superar resistencias basadas en falsedades.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

16 Oct 2019

Primer premio

0 4 4 8

ACCA

Serie: 14 Folio: 10

2o premio

2619

3er premio

8838

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código