NIGERIA. EL IMPACTO DEL SECUESTRO MASIVO DE NIÑAS.

No a educación occidental

Occidente se ha indigna-do con el secuestro de 200 o 300 niñas en Nigeria por un grupo islámico radical. Hay mucho más detrás de ello.

Temas:

Mujeres senegalesas exigen el regreso, sanas y salvas, de las niñas secuestradas por el grupo islamista radical Boko Haram, en Nigeria. AFP. Mujeres senegalesas exigen el regreso, sanas y salvas, de las niñas secuestradas por el grupo islamista radical Boko Haram, en Nigeria. AFP.
Mujeres senegalesas exigen el regreso, sanas y salvas, de las niñas secuestradas por el grupo islamista radical Boko Haram, en Nigeria. AFP.

Unas 200 o 300 niñas escolares (las cifras son imprecisas) permanecen en manos del grupo extremista islámico Boko Haram, en Nigeria, luego de ser secuestradas y de amenazar con venderlas. El argumento simplista: los secuestradores no están de acuerdo con la educación occidental.

El líder del grupo, Aboubakar Shekau, quien interpreta bastante bien el papel del villano alucinado y desafiante, dice ahora que las chicas se han convertido al islam (eran en su mayoría cristianas) y que quiere intercambiarlas por centenares de presos de su agrupación en las cárceles de Nigeria.

Occidente mira con horror el incidente. Estados Unidos, el Reino Unido, y ahora Israel, participarán en los esfuerzos de resolver la situación, con equipos especializados enviados al país africano.

El gobierno del presidente Goodluck Johnathan está en la mira de todos. Unos lo acusan de no haber hecho lo suficiente. Otros de haber minimizado el problema. Ahora occidente parece estar muy involucrado en esta crisis, por el estupor que esta ha provocado en su sensibilidad.

Una campaña en Twitter, Youtube y redes sociales en general “#Bring back our girls” (“Devuélvannos a nuestras chicas”), para hacer consciencia sobre el hecho y presionar para su liberación, se ha vuelto viral.

Pero la solución no es tan simple.

PETRÓLEO MALDITO

Fue en 1956 cuando se descubrió petróleo en el delta del Níger. Desde entonces, el país de 168 millones de habitantes, el más poblado de África y excolonia del Imperio Británico hasta 1960, vio cambiar su apacible ambiente de pescadores y agricultores por la frenética explotación de los hidrocarburos.

Un 5% del crudo del mundo proviene de esa región y ello convirtió al país en uno de los más ricos del continente africano. Y en uno de los más desiguales del mundo.

La inestabilidad política, la corrupción y la violencia han caracterizado la vida de esta nación del África occidental. Desde su independencia, una sucesión de golpes de Estado, brutales regímenes militares y democracias endebles y minadas por la corrupción se han sucedido, mientras que la mayoría del pueblo ve pasar de lejos los réditos del petróleo.

El norte de Nigeria, pobre y atrasado, está poblado por una mayoría musulmana y en sus estados se aplica la ley islámica o sharia. El sur, cristiano, en cambio, ha sido favorecido por la bonanza de los hidrocarburos, aunque de una forma violentamente desigual, lo que ha producido a su vez una violenta respuesta de muchos grupos descontentos.

Pero es del norte de donde proviene Boko Haram.

Ese nombre, en el idioma hausa, significa “La pretensión es anatema”, y erróneamente ha sido traducido por “la educación occidental es pecado” que aunque es una creencia del grupo, no recoge su espíritu verdadero.

Jama´atu Ahlis Sunna Lidda´awati wal-Jihad, es el nombre real del grupo en árabe, que significa “Gente comprometida con las enseñanzas del profeta y la yihad”.

La agrupación radical surgió de la mano de su líder espiritual Ustaz Mohammed Yusuf, un controvertido clérigo musulmán, inspirado por la predicación de los Hermanos Musulmanes en Nigeria. Yusuf negaba el concepto científico de la Tierra esférica, que alegaba, era contrario al islam, así como la evolución darwinista.

Desde una sede con el notorio nombre de “Afganistán”, Boko Haram planeó y ejecutó atentados y ataques contra la policía nigeriana.

En 2009, Yusuf fue muerto por efectivos policiales, tras ser detenido y haber tratado de escapar. Fue reemplazado por Aboubakar Shekau, quien radicalizó la lucha con métodos cada vez más violentos.

Boko Haram empezó a atacar entonces escuelas de todo el país, con saldo de centenares de muertos.

La implantación de la sharia en todo el país, la conversión forzada al islam y su obsesión con la educación occidental, se convirtieron entonces en su impronta.

Así, con lo grave y lo complejo que es el caso del secuestro de las niñas, este es solo un eslabón más de una cadena de desequilibrios de una nación cuya riqueza es a la vez su desgracia.

Kony 2012 y las simplificaciones

En 2012, una campaña viral en redes sociales sobre otra tragedia africana puso el foco sobre el caso de los niños soldados de Uganda, secuestrados de sus aldeas y forzados a pelear en una guerra de adultos. Este fue el caso del documental Kony 2012, centrado en la figura del “señor de la guerra” ugandés Joseph Kony, líder del llamado Ejército de Resistencia del Señor.

El documental, dirigido por el estadounidense Jason Russell, recibió una atención inusitada y promovió las actividades de la agrupación Invisible Children, que reunía a excombatientes secuestrados y activistas que buscaban que a Kony se lo capturara y se lo llevara ante las autoridades de la Corte Penal Internacional para ser juzgado por crímenes de lesa humanidad. El video fue visto 99 millones de veces en Youtube y calificado como el más viral de la historia, pero se le acusó de simplificar el conflicto.

Aun se desconoce el paradero de Kony.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código