EDUCACIÓN. ejemplo de superación.

El estudiante montañero

A muy temprana edad, Jaime Darío Meléndez Hoa dejó su pueblo natal, al que regresó años más tarde como educador para apoyar su desarrollo.
El hoy maestro jubilado siempre soñó con aportarle algo al poblado del cual es oriundo, Tonosí, provincia de Los Santos, lo que logró gracias al empeño que siempre puso en su formación. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez. El hoy maestro jubilado siempre soñó con aportarle algo al poblado del cual es oriundo, Tonosí, provincia de Los Santos, lo que logró gracias al empeño que siempre puso en su formación. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez.
El hoy maestro jubilado siempre soñó con aportarle algo al poblado del cual es oriundo, Tonosí, provincia de Los Santos, lo que logró gracias al empeño que siempre puso en su formación. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez.

Solo tenía 13 años cuando decidió dejar atrás el verdor de la montaña, el rumor de la corriente de los ríos de su pueblo y, sobre todo, el cariño de los suyos, para emigrar hacia la ciudad capital en busca de mejor futuro.

Corría 1963, y hoy día recuerda que lo más difícil fue la travesía en avioneta desde su natal Tonosí, provincia de Los Santos, hacia la vecina Guararé, en donde en la tarde abordó una chiva gallinera para llegar a su destino.

Horas más tarde, cuando la madrugada llegaba con su bruma, Jaime Darío Meléndez Hoa pisaba por primera vez el mercado público, cerca a la bahía de Panamá.

Lo primero que sintió fue el salobre olor a mar, y luego caminó lentamente por el terraplén hasta llegar a la casa de su madre, ubicada en calle tercera, San Felipe.

Ya instalado, su primer trabajo fue el de pelar gallinas, labor por la cual le pagaban 25 centavos.

Como la paga era poca y el trabajo mucho, se fue de salonero y luego cocinero en la antigua Cascada, hoy hotel Doral, en calle Monteserín.

EDUCACIÓN

“Todo esto lo tuve que hacer para financiar mis estudios en el primer ciclo del instituto Bolívar, y posteriormente en la escuela Juan Demóstenes Arosemena de Santiago de Veraguas, donde solo cursé dos años”, comentó el joven pueblerino.

Vuelve a la capital y siete años después se gradúa de maestro de enseñanza primaria en el instituto Normal Rubiano, en la promoción de 1970.

En ese tiempo, las bibliotecas eran escasas, no había teléfonos para comunicarse con sus paisanos y tampoco contaba con el suficiente dinero para divertirse en los toldos de la ciudad, aunque recalcó que su misión era superarse para no quedarse como otro paisano más en las labores del campo.

LABOR

Una vez recibió su diploma, fue nombrado maestro en la escuela Río Viejo de El Solar, en El Cacao de Tonosí, donde laboró por ocho años.

Allí, con el apoyo de los padres de familia, logró construir la estructura del plantel, el camino principal y la cerca del huerto escolar.

En 1978 fue trasladado a la escuela Rosa María Angulo de Arce, en Tonosí cabecera, donde contribuyó a la educación de ese pueblo, apoyando a la Iglesia católica y a la comunidad.

En 1976, con el propósito de colaborar con la enseñanza y cultura del Valle de Tonosí, funda la biblioteca de ese lugar, construye la casa cural, y organiza un comité que consigue reconstruir la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria.

También organizó concursos de tamboritos, violines, destacando las danzas regionales de Tonosí, y sobre todo exaltando la camisilla guaniqueña.

Por su trayectoria, Jaime Darío Meléndez Hoa fue condecorado en 2005 con la orden Manuel José Hurtado, máximo galardón que se confiere a los educadores que dejan huella en las comunidades a las cuales sirven.

Educador, político y poeta

En 1999, siendo edil del Consejo Municipal de Tonosí, Jaime Darío Meléndez Hoa descubre en una de sus tantas investigaciones históricas las tres actas del movimiento de adhesión a la gesta separatista de Panamá de Colombia, llamada “El grito de Tonosí”, escenificado el 14 de noviembre de 1903. Desde entonces, esta fecha se ha celebrado en esta región de la provincia santeña. El educador también escribió sobre la educación pública en el valle, y de la importancia de la alfabetización en el país. Además, ha recopilado datos de la llegada de los primeros educadores a este distrito, en 1952. Los diarios nacionales dan fe de su pluma, y en su tiempo libre se dedica a escribir poemas. Entre ellos se destacan Tonosí, la tierra mía, El cerro La Tronosa, Penas y brumas, Mi osadía, Nostalgia y desengaño, y Tonosí primero.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código