English version

PAGO DE SOBORNOS

La ética según Odebrecht

Los códigos de ética son insuficientes para reprimir conductas que en el sector privado podrían considerarse normales, pero en el público no.

Expiación o compra de conciencias

English version

Temas:

Al Mundial de Sudáfrica 2010 acudieron, en avión privado, los hijos del entonces presidente de la República; Federico Suárez, exministro de Obras Públicas, los diputados José Luis Varela y Adolfo Valderrama (quien no aparece en la foto) y André Rabello, representante de Odebrecht en Panamá. Los diputados contaron que no saben quién pagó el viaje, pero no fueron ellos. Cortesía Al Mundial de Sudáfrica 2010 acudieron, en avión privado, los hijos del entonces presidente de la República; Federico Suárez, exministro de Obras Públicas, los diputados José Luis Varela y Adolfo Valderrama (quien no aparece en la foto) y André Rabello, representante de Odebrecht en Panamá. Los diputados contaron que no saben quién pagó el viaje, pero no fueron ellos. Cortesía
Al Mundial de Sudáfrica 2010 acudieron, en avión privado, los hijos del entonces presidente de la República; Federico Suárez, exministro de Obras Públicas, los diputados José Luis Varela y Adolfo Valderrama (quien no aparece en la foto) y André Rabello, representante de Odebrecht en Panamá. Los diputados contaron que no saben quién pagó el viaje, pero no fueron ellos. Cortesía

Navegar por internet puede llevar a sitios insospechados, pero lo que tal vez nadie imaginaría es que entrar al portal del mayor contratista del Estado panameño puede conducir al casi inverosímil resultado de aterrizar en el “Código de Conducta de la Organización Odebrecht", también denominado “Tecnología Empresarial Odebrecht” (TEO), que es “la referencia ética y cultural común” aplicable a todos los trabajadores de la firma en las diferentes regiones geográficas en las que opera.

Los responsables de la empresa aparentemente no llegaron a entender la mayoría de las frases que, en lenguaje muy sencillo, están incluidas en el referido código de conducta, que desde sus primeras páginas advierte que: “ La Organización espera cordialidad en el trato, confianza, respeto y una conducta digna y honesta en las relaciones entre sus integrantes, independientemente de cualquier posición jerárquica, cargo o función”.

Si dentro de ese código alguien busca dónde encajaba el “ Departamento de Operaciones Estructuradas”, no encontrará nada. O el redactor olvidó darle cobertura a las actividades de dicha unidad o quien lo instituyó no tuvo mucho apego por ese conjunto de normas. Porque, interinamente, ¿a alguien le pasó algo por violar el código? Tal vez no.

El tema de las coimas sí es abordado en el documento: taxativamente prohíbe a los miembros de la empresa “ financiar, costear o patrocinar, de cualquier manera, la práctica de actos ilícitos… Ofrecer, prometer, conceder, autorizar, aceptar o recibir, directa o indirectamente, cualquier tipo de ventaja, pago, obsequio o entretenimiento”, que pueda ser interpretado como “ coima, soborno o pago en virtud de la infracción de cualquier ley”.

La confesión de la firma, que admitió pagar $788 millones en sobornos a funcionarios de 12 países —incluyendo Panamá—, es prueba irrefutable de que el “Código de Conducta de la Organización” es tan solo un conjunto de letra muerta.

Pero la empresa utilizó algo más que dicho código para proyectar su aparente grado de responsabilidad y compromiso con la sociedad. Al menos en Panamá, mercado al que incursionó a principios del gobierno de Martín Torrijos (2004-2009), con Lula da Silva —entonces presidente de Brasil— actuando como embajador de la marca.

“Las relaciones entre Panamá y Brasil tienen un enorme potencial, pero han estado dormidas”, dijo Torrijos en agosto de 2004, en un viaje a Río de Janeiro como presidente electo de Panamá. El periplo fue organizado con el ánimo de “relanzar” las relaciones entre ambos países, y sirvió para que Torrijos sostuviera encuentros fraternales con directivos de Odebrecht, Petrobras y Andrade Gutiérrez, empresas que ahora tienen el dudoso honor de integrar el núcleo duro del escándalo Lava Jato.

 

La cinta costera fue desarrolla en tres fases, en los gobiernos de Martín Torrijos (2004-2009) y Ricardo Martinelli (2009-2014). Expandir Imagen
La cinta costera fue desarrolla en tres fases, en los gobiernos de Martín Torrijos (2004-2009) y Ricardo Martinelli (2009-2014). LA PRENSA/Archivo

Un año después de aquel viaje a Río, Odebrecht se adjudicó el proyecto del sistema de riego Remigio Rojas, en Alanje, Chiriquí, valorado en $54 millones. Al siguiente año, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) autorizó un “acuerdo privado” entre la mexicana Pycsa —concesionaria original de la autopista Panamá-Colón— y Odebrecht, para que esta última asumiera el proyecto cuya inversión, en aquella época, fue calculada en $216 millones. De esa cantidad, el Banco Nacional de Panamá prestó $51 millones. El monto restante fue financiado por el BNP Paribas, con la República de Panamá como cogarante solidario. El proyecto terminó costando $380 millones, 75% más de lo originalmente acordado.

Odebrecht empezó a dar muestras de su apetito voraz. En 2007, el MOP decidió adjudicarle otra obra: la cinta costera, un relleno de 35 hectáreas promovido como un parque urbano, pero que a la postre resultó ser una vialidad con más cemento que área verde. ¿El costo? $189.1 millones.

Después hubo cambio de gobierno. Ricardo Martinelli se convirtió en presidente en 2009 y con él, la constructora se consagró como el contratista número uno del Gobierno panameño: se le adjudicaron la segunda y la tercera fase de la cinta costera, el proyecto de renovación urbana de Curundú, la línea 1 del Metro de Panamá, el saneamiento de la bahía, la nueva terminal del corporativizado aeropuerto de Tocumen, la ampliación del tramo carretero Santiago-Viguí… Todas obras emblemáticas de la administración Martinelli.

Ricardo Martinelli Linares (izq.) fue uno de los invitados especiales de Odebrecht en el Mundial de Fútbol 2010. Expandir Imagen
Ricardo Martinelli Linares (izq.) fue uno de los invitados especiales de Odebrecht en el Mundial de Fútbol 2010. Cortesía

 

El año 2014 trajo al gobierno de Juan Carlos Varela y también más contratos para Odebrecht: la segunda línea del Metro, la renovación urbana de Colón y el alcantarillado de la ciudad capital, impulsado por el alcalde José Blandón, copartidario de Varela. En total, en 10 años Odebrecht acumuló proyectos que sumaban poco más de $9 mil 200 millones.

De izquierda a derecha, Varela, Ulloa y Rabello, en la liturgia para celebrar los trabajos de restauración de la parroquia San Francisco de Asís. Cortesía Expandir Imagen
De izquierda a derecha, Varela, Ulloa y Rabello, en la liturgia para celebrar los trabajos de restauración de la parroquia San Francisco de Asís. Cortesía

 

El infortunio llegó el 19 de junio de 2015. Ese día, Marcelo Odebrecht —que dos meses antes estuvo en Panamá en el cónclave de empresarios que se reunió paralelo a la Cumbre de las Américas en Atlapa— fue detenido e imputado como parte del Lava Jato. Marcelo, que era el CEO de la compañía, fue finalmente condenado a casi 20 años de prisión por sobornos, crimen organizado y lavado de dinero.

 

Marcelo Odebrecht, expresidente de la empresa, es otro de los más importantes delatores. Expandir Imagen
Marcelo Odebrecht, expresidente de la empresa, es otro de los más importantes delatores. BLOOMBERG/Archivo

Marcelo es uno de los 77 ejecutivos de la firma que se acogió a un programa de delación premiada, que implica una reducción de la condena si colaboran con la investigación. En documentos divulgados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos consta que $59 millones en coimas fueron a parar a los bolsillos de funcionarios panameños entre los años 2010 a 2014.

Expiación o compra de conciencias

El escándalo Lava Jato coincidió con la época dorada de las redes sociales y el periodismo investigativo. Y hay material para todos: desde detalles escabrosos hasta el indictment de la fiscalía de Nueva York.

Andrés Rabello, jefe de la filial panameña de Odebrecht recibe la hostia de manos del nuncio apostólico, Andrés Carrascosa. Expandir Imagen
Andrés Rabello, jefe de la filial panameña de Odebrecht recibe la hostia de manos del nuncio apostólico, Andrés Carrascosa. Cortesía

Odebrecht salió ganando al desistir de la efigie, a la vista de lo ocurrido en Perú, donde la réplica de 21 metros del Cristo Redentor que regaló al gobierno de Alan García en 2011 amaneció vandalizada, con frases que decían: “Odebrecht, fuera del país”, “Alan culpable” y “¡No robarás!”. Nadie se ha atribuido la autoría del acto.

La empresa debe tener algún afán por congraciarse con la Iglesia, porque asumió la restauración de la parroquia San Francisco de Asís en San Felipe. El arzobispo José Domingo Ulloa agradeció el gesto con un “acta de consagración”, emitida en marzo de 2016.

Odebrecht también patrocinó la liga profesional de baloncesto, un torneo de voleibol –copa “No al embarazo en el adolescente”– en la cinta costera, el maratón “Challenge Odebrecht”, una pista de patinaje, las regatas de cayucos y el campeonato de futsal “Copa Odebrecht”, que se celebró en el complejo de la Asociación de Colaboradores de la Contraloría, en vía Transístmica.

También vistió de celeste la fuente Anayansi en la cinta costera en el mes de la lucha contra el cáncer de mama y de próstata, y en el Día del voluntariado sembró plantones en áreas desprovistas.

Igualmente, promovió un programa de huerto escolar en el colegio Pino del Cobre en Veraguas y una brigada “cazamosquitos”, y donó libros, sillas y mesas a la biblioteca de la escuela Manuel Amador Guerrero.

Ha otorgado el “Premio Odebrecht rana dorada”, que reconoce iniciativas comunitarias en temas ambientales, y el “Premio Odebrecht para el desarrollo sostenible”, un concurso que busca que los estudiantes y sus profesores muestren su ingenio con proyectos que fomentan el desarrollo sostenible y el respeto al medio ambiente.

Que el “código de ética de la organización” prohibiera ofrecer obsequios, beneficios, “inclusive el pago de viajes a los agentes públicos y privados o a sus familiares, con el propósito de influir en sus decisiones”, no fue impedimento para invitar a un grupo de comunicadores a conocer sus proyectos en Brasil. Tampoco para llevar a los hijos del presidente de Panamá –Luis Enrique y Ricardo Martinelli Linares–, un ministro –Federico Suárez, del MOP–, dos diputados –José Luis Varela y Adolfo Valderrama– y funcionarios –como el secretario presidencial Adolfo De Obarrio– al Mundial de Fútbol de Sudáfrica en el año 2010.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código