De Coral Gables al ‘DownTown’

Ricardo Martinelli: un expresidente en un hostal federal

El Centro de Detenciones Federales de Miami es exclusivo para los capturados por los alguaciles. Martinelli llegó acá hace 69 días.

Temas:

El Centro de Detenciones Federales está ubicado al lado de la Corte del Distrito Sur de la Florida, donde Ricardo Martinelli tendrá una audiencia de extradición el próximo miércoles 23 de agosto. El Centro de Detenciones Federales está ubicado al lado de la Corte del Distrito Sur de la Florida, donde Ricardo Martinelli tendrá una audiencia de extradición el próximo miércoles 23 de agosto.
El Centro de Detenciones Federales está ubicado al lado de la Corte del Distrito Sur de la Florida, donde Ricardo Martinelli tendrá una audiencia de extradición el próximo miércoles 23 de agosto. Mónica Palm

A la hora en que usted esté abriendo este periódico, probablemente Ricardo Martinelli ya lleve un par de horas despierto y tenga su celda lista para la primera inspección del día.

El Centro de Detenciones Federales de Miami tiene un estricto itinerario, al que ha tenido que acoplarse el expresidente desde su ingreso, el pasado 12 de junio, tras ser capturado por los alguaciles federales cerca de su mansión de $8.2 millones en Coral Gables.

La jornada se inicia a las 6:00 a.m. A esa hora es servido el desayuno (excepto los sábados, domingos y feriados, que es a las 7:00 a.m.). La cama debe estar arreglada y la celda limpia para la inspección de las 7:30 a.m., que se realiza con todas las luces encendidas.

Ricardo Martinelli está detenido desde el 12 de junio pasado. Expandir Imagen
Ricardo Martinelli está detenido desde el 12 de junio pasado. LA PRENSA/Archivo

Después de esa hora, los reclusos —actualmente hay mil 284— pueden permanecer acostados, pero la cama siempre debe mantenerse hecha. Todo está explicado en el denominado Manual de admisión y orientación para nuevos reclusos. El almuerzo se sirve a las 11:00 a.m. y la cena, a las 5:00 p.m.

Las comidas son preparadas por un equipo de 120 reos ya condenados, pero que han sido escogidos para servir y cumplir su sentencia en este centro, una institución diseñada para albergar a mujeres y hombres detenidos por agentes del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (en inglés, US Marshals Services).

Hay un menú para diabéticos y vegetarianos, y se reciben comentarios y sugerencias por escrito. Existe un presupuesto per cápita para cubrir los alimentos, equipo, materiales y productos de limpieza de la cocina.

A los internos se les explica en el manual por qué no deben desperdiciar nada: “mientras más se gasta en reemplazar vasos, platos, etc., menos queda para gastar en productos especiales, como hielo, helados y carne”. 

Durante el día se realizan cuatro conteos: a las 8:00 a.m., 1:00 p.m., 4:00 p.m. y 10:00 p.m. Para los dos últimos, deben estar de pie, en la puerta de su celda, debidamente uniformados.

Las luces se apagan a las 10:00 p.m. Ningún interno tiene permitido entrar a una celda que no sea la suya, a cualquier hora del día.

El área de las duchas, que son comunales, también tiene un horario fijo: de 6:00 a.m. a 7:30 a.m, y luego abren nuevamente a partir de las 3:00 p.m.

Cuando ingresó al centro, Martinelli debió haber recibido el uniforme de prisionero color caqui, ropa de cama (una frazada, una almohada con su funda y dos sábanas), cuatro toallas (dos grandes y dos pequeñas) y dos bolsas de lavandería, con su número “de registro”, que es aquel que lo identificará mientras esté bajo custodia federal.

Centro de Detenciones Federales (en primer plano), contiguo al edificio de la Corte del Distrito Sur de la Florida, en el centro de Miami. Expandir Imagen
Centro de Detenciones Federales (en primer plano), contiguo al edificio de la Corte del Distrito Sur de la Florida, en el centro de Miami. LA PRENSA/Mónica Palm

Antes de enviar su ropa a la lavandería, cada interno separa las piezas de color de las blancas, y coloca cada bulto en una bolsa numerada. El departamento de lavandería recoge la ropa sucia y la devuelve lavada el mismo día.

En sus primeros 14 días en el penal (ya lleva 69), se le debe haber sometido a una evaluación médica que incluye examen físico, examen dental, prueba de sangre, urinálisis, audiograma, chequeo de la vista, radiografía del pecho, exámenes de tuberculosis y de sangre en heces, vacunas de inmunización y —por tener más de 50 años de edad— un electrocardiograma.

Hay una barbería disponible y no hay restricciones en cuanto a estilo o longitud del cabello. El centro cuenta, además, con varios programas para tratar problemas de salud mental, emocionales, cognitivos o de conducta.

A los reclusos se les permite tener en su celda un baúl para guardar objetos personales: radio, audífonos, abrigos, zapatos, material de lectura y las bolsas de lavandería. Pelucas, postizos y máscaras están prohibidos.

“Debido a regulaciones contra incendios, no se permiten más de cinco libros, tres revistas y un periódico por cada celda”. Tampoco se pueden guardar objetos bajo el colchón. Como únicas joyas, pueden llevar una alianza de matrimonio y cadena con medalla religiosa, sin piedras.

La cárcel tiene su propio comisariato. Los reclusos pueden adquirir libros, revistas, estampillas para correo, lentes de sol y de lectura, maquillaje, artículos de higiene personal y ropa interior.

Las compras se hacen a través de una tarjeta, alimentada con fondos depositados por familiares y amigos del recluso a través de transferencias por Western Union o Moneygram.

VIGILANCIA

Martinelli es requerido en extradición por Panamá, para que comparezca en el proceso que se le sigue por la interceptación no autorizada de las comunicaciones desde el Consejo de Seguridad Nacional, en los dos últimos años de su mandato. No deja de ser una ironía que, en el centro en el que está recluido ahora, todas sus llamadas telefónicas pueden ser “vigiladas” y grabadas, de forma legal. Aunque hable con cualquiera de sus seres queridos.

Esta podría ser una de las razones por las que sus abogados solicitaron su traslado al Instituto Correccional Federal, al extremo sur de la ciudad, alejado y rodeado de áreas verdes, y diseñado especialmente para albergar convictos.

Cabe notar que el juez Torres aceptó esta petición, pero cuando la defensa de Martinelli, misma que había solicitado el traslado, se enteró de que su cliente podría ser “segregado” del resto de la población penitenciaria —y quién sabe si hasta “vigilado”—, le informaron al juez que el expresidente prefería quedarse donde estaba; es decir, en el Centro de Detenciones Federales. Torres anuló la orden de traslado.

Si Martinelli quisiera revisar sus archivos, también tendría que hacerlo bajo supervisión de un custodio. Y toda su correspondencia general es abierta e “inspeccionada”.

Los reclusos pueden hacer llamadas telefónicas entre 6:00 a.m. y 9:45 p.m. desde teléfonos públicos. Cada uno tiene derecho a 300 minutos de llamada por mes; cada llamada tiene un límite de 15 minutos. Transcurrido este, la llamada se corta automáticamente.

En cuanto a las visitas, las de los abogados tienen prioridad, dado que el centro está diseñado para facilitar la preparación para las audiencias. Se autoriza una hora de visita por día, no más de tres visitas a la vez, y debe ser aprobada previamente y aparecer en el “boletín” de ese día. A cada recluso se le permiten cuatro horas de visita “social” al mes.

Todos los visitantes deben pasar por el detector de metales, y la inspección se inicia media hora antes de cada sesión. Como único contacto físico, se permite un beso y un abrazo de bienvenida.

La vestimenta tiene sus reglas: ni camisas sin mangas, sudaderas, leotardos, transparencias, escotes, abrigos, gorras, pañuelos, capuchas o pelucas. Y nada muy sugerente. Tampoco pueden llevar cámaras, celulares, equipos electrónicos, revistas y periódicos, por lo que Martinelli se ahorrará el placer de leer algún diario de su propiedad.

El juez Torres ha negado la libertad bajo fianza del expresidente, pese a que este comunicó en dos oportunidades estar dispuesto a consignar una fianza millonaria, permanecer recluido en su casa, portar un brazalete electrónico y entregar la custodia de su avión privado.

La siguiente audiencia de extradición es el próximo miércoles.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código