FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

SERVICIOS PÚBLICOS DEL ESTADO

La falta de agua es una rutina en el país

El Idaan recibió durante el primer semestre de 2014 cerca de 15 mil quejas o reclamos por tuberías rotas y medidores dañados.

Temas:

La última crisis por falta de agua se registró en Azuero, cuando el río La Villa fue contaminado. Cientos protestaron y pidieron solución del problema. LA PRENSA/Archivo. La última crisis por falta de agua se registró en Azuero, cuando el río La Villa fue contaminado. Cientos protestaron y pidieron solución del problema. LA PRENSA/Archivo.
La última crisis por falta de agua se registró en Azuero, cuando el río La Villa fue contaminado. Cientos protestaron y pidieron solución del problema. LA PRENSA/Archivo.

Las constantes interrupciones del servicio de agua potable durante los últimos años aumentaron la percepción en la población de que el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) no cumple su labor.

En ese sentido, Yakarta Ríos, directora de la Fundación Consumo Ético, aseguró que la organización que representa recibe mensualmente cientos de quejas por la escasez o interrupción del servicio de agua potable.

“Esta es una situación de la que ya hemos recibido muchísimas quejas, precisamente porque luego se constituye en un gasto para el consumidor”, acotó.

De hecho, Ríos precisó que los afectados se ven obligados a tener que comprar agua embotellada o invertir tiempo en la acumulación de agua de lluvia en tanques para su uso diario.

Un claro ejemplo de lo que plantea la dirigente de los consumidores es lo que sucedió durante la contaminación del río La Villa, donde residentes de Herrera y Los Santos tuvieron que comprar agua embotellada porque no podían consumir la que salía del grifo.

En aquel momento las botellas de agua que costaban 60 centésimos pasaron a tener el precio de un dólar.

Dentro del Idaan admiten que hay problemas. El director de esa entidad, Abdiel Cano, reconoció que mensualmente llegan de todo el país, en promedio, 2 mil y 2 mil 500 denuncias por la falta de agua, lo que representó 15 mil quejas en el primer semestre de 2014.

Para que tenga una idea, en la cuenta de Twitter de esa institución se anuncian semanalmente al menos 20 interrupciones de agua potable, sobre todo en la capital.

Cano subrayó que la mayor parte de esos reclamos obedece a roturas de tuberías y medidor, así como desborde de aguas sanitarias.

Detalló que se ha logrado disminuir de 45 a 14 días el tiempo que toman en atender un reclamo por una tubería rota. Aunque aclaró que eso “no significa que estemos contentos, pero es un avance”.

Sobre la cobertura indicó que la mantienen en 93% con una cartera de clientes de 560 mil, pero con la responsabilidad de abastecer a 2.9 millones de personas.

En el Idaan la producción actual de agua es de 437 millones de galones diarios; sin embargo, el 47% se pierde por fuga o por hurto.

Además, Cano manifestó que han trabajado a pesar de las limitaciones presupuestarias (el que manejan actualmente es de $230 millones), falta de personal y el déficit en los pagos por parte de los clientes de $120 millones.

PREVENCIÓN, LA SOLUCIÓN

El exdirector del Idaan Juan Antonio Ducruet lamentó que “durante estos últimos cinco años la prioridad del gobierno fueran las obras y no necesariamente la calidad de vida de las personas”.

Según Ducruet, las constantes interrupciones son producto de la aprobación inadecuada de estudios de impacto ambiental, la desorganización en las construcciones y la nula comunicación interinstitucional.

Propuso mayor rigidez en la ejecución de los estudios ambientales con el fin de disminuir los riesgos. Mediante esos estudios, expresó, “se evalúan los riesgos que puede haber cuando se construyen obras de infraestructuras públicas”.

Igualmente manifestó que planificar mejor la construcción de infraestructura en el país y programar mejor el manejo de riegos son herramientas esenciales que aportarían mucho.

Apuntó a una coordinación constante y directa entre la Autoridad Nacional del Ambiente, el Ministerio de Obras Públicas, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, el Municipio de Panamá y el Idaan para que se impacte lo menos posible a los usuarios.

LA PROMESA

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, prometió una cobertura del 100% de agua potable y cero letrinas.

La iniciativa es parte del proyecto de sanidad básica que tiene un costo de mil 500 millones de dólares y pretende acabar con ese “34% de hogares panameños sin agua potable las 24 horas”.

Eso implica desarrollar un proyecto masivo de construcción de acueductos, alcantarillados y cajas pluviales que hacen falta en las ciudades de Panamá, San Miguelito, Arraiján, La Chorrera, Panamá este, las cabeceras de provincia y de distrito en el interior del país.

La propuesta es bien vista por el también exdirector del Idaan Juan José Amado III, quien estimó que “nada es perfecto, pero que se trata de un significativo avance”.

Aseguró que habrá que hacer adecuaciones por el crecimiento de la población y de la ciudad, pero es una “buena iniciativa”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código