CAMBIO. RETAZOS DE IDENTIDAd.

Las frutas que se perdieron

El jobo, la uvita de parra, la grosella y el icaco, entre otras, son desconocidas por las nuevas generaciones, aunque fueron el deleite de sus antepasados.

Miguel, Sixto y José Ángel no se cansaban de tirar piedras para tratar de tumbar unos prometedores caimitos que parecían mecerse, en son de burla, cada vez que las piedras trataban de tocarlos.

Piedras iban y piedras caían, pero el esfuerzo seguía sin recompensa, por lo que Sixto, el mayor, decidió subir al inmenso árbol para recoger el fruto apetecido.

Ya encima del árbol todo fue más fácil. Cuando lograba agarrar un caimito, les gritaba a los de abajo para que supieran dónde iba a caer y lo recogieran.

“Recójanlos, échenlos en la bolsa y no se los coman”, era la advertencia que lanzaba desde lo alto, pero que en ocasiones no era acatada.

Para ellos, muchachos criados en Parita, en la provincia de Herrera, el hecho de salir a “montear” y comer frutas era de lo más natural.

No tenían que ir muy lejos para encontrarse con algarrobas, higo, jobo, cañafístula, grosella, guinda, piro, toreta, uvita de parra, cuate, guabita cansaboca, piñuela, níspero, corozo, pomarrosa y caimito, frutas que abundaban en casi todos los campos de la campiña interiorana.

GUSTO extraviado

Pero hoy estas frutas prácticamente han desaparecido, por lo que son desconocidas por las nuevas generaciones.

¿Algarroba, higo, jobo, grosella, guinda, pira, toreta, uvita de parra, cuate, guabita cansaboca, piñuela, caimito, qué es eso. Son nombres inventados, verdad?, pregunta Jazmín Quintero.

Ella es una quinceañera que asegura que solo conoce el níspero, pues en el patio de la casa de sus abuelos todavía hay un viejo árbol, aunque se apresura a aclarar que nadie come esta fruta.

“El níspero se pierde en el patio, pero dice mi papá que mi abuela lo usaba para pegar las cartas que antes enviaba. Lo usaba como goma”, dice dejando escapar una inocente sonrisa.

“Es que ya no hay frutas”, se lamenta el viejo Filiberto Cortez, mientras aprovecha para secarse el sudor que brota de su frente después de una mañana de trabajo cambiando algunos estacones ya podridos de su pequeña finca.

“Ahora ni los muchachos visitan el monte, además de que la gente ha tumbado casi todos los palos de frutas”, argumenta Filiberto.

Parecida opinión tiene Andrés Navarro que, acomodado en un taburete junto al quicio de su casa de quincha, recuerda aquellos días cuando junto con sus primos se iba a “hacer bichera”, o sea, a recoger frutas por los montes.

Y es que aunque en la casa hubiera comida, deleitarse con una fruta era casi una obligación, señala Andrés.

Comenta que le llama mucho la atención que en el potrero que aún conserva se pierde una fruta antes tan apetecida como la guayaba, por lo que ahora solo sirve de alimento para algunos pájaros.

Datos recientes indican que en el país hay un moderado consumo de frutas que vienen en conserva, todas importadas, mientras que el procesamiento artesanal para jugos, mermeladas y dulces, es mínimo.

Ante esta realidad, muchachos como Miguel, Sixto y José Ángel ya no tienen necesidad de andar tirando piedras para tratar de tumbar una deliciosa fruta. Solo basta ir al supermercado.

Foráneas seducen al trópico

Aunque Panamá es un país tropical con una biodiversidad amplia que incluye una rica variedad de frutas de distintos sabores y colores, el consumo per cápita es de apenas 64.2 kilos, según los últimos datos oficiales.

Curiosamente en el país se da un alto consumo de frutas de clima templado, como manzana, uva y pera, mientras que el consumo de frutas como aguacate, melón y sandía es escaso. La piña, banano y naranja son las frutas que más consume la población, lo que aporta 50 kilos per cápita al año y representa el 78% del consumo total, según un estudio realizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. El análisis indica que el bajo consumo de algunas frutas también puede estar asociado con la estacionalidad de la producción, más que con las preferencias de consumo o su disponibilidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código