DERECHOS HUMANOS

Los ‘hijos de la migración’ y su viaje por el Chucunaque

Hasta el pasado 18 de mayo, había en el albergue de La Peñita, en Darién, 109 niños y 112 niñas migrantes. Muchos de ellos nacieron durante el éxodo de sus padres entre Suramérica y Panamá.

Temas:

Muchos niños dentro del albergue La Peñita nunca han tenido un país de residencia fijo, ya que sus padres han pasado sus últimos años migrando. Muchos niños   dentro del albergue La Peñita nunca han tenido un país de residencia fijo, ya que sus padres han pasado sus últimos años migrando.
Muchos niños dentro del albergue La Peñita nunca han tenido un país de residencia fijo, ya que sus padres han pasado sus últimos años migrando. Román Dibulet

Si hay algo que tiene claro el presidente de la República, Juan Carlos Varela, antes de abandonar el Palacio de las Garzas, en San Felipe, es que este año será el de mayor arribo de migrantes a Panamá por el tapón del Darién.

Lo dijo ayer, horas antes de encontrarse cara a cara por segunda ocasión con el presidente elegido el pasado 5 de mayo, Laurentino Cortizo, y a quien les corresponderá, desde el próximo 1 de julio, concretar una solución a la crisis humanitaria por la migración de personas desde Haití, Cuba, Congo, Angola, Camerún y Sudán, por mencionar algunos países.

“Tenemos unos 4 mil migrantes ahora mismo en Darién, y tomará más de un mes trasladarlos a Costa Rica [para que continúen su travesía]. La crisis más alta fue en 2016, con 27 mil migrantes, y este año pareciera que se va a superar esa cifra. Ese es uno de los temas que presentaremos hoy al presidente electo [Cortizo]”, subrayó el presidente saliente frente al escenario complejo que se registra actualmente en el país con esta crisis humanitaria.

Varela se refería a la reunión que sostendría con Cortizo en el C5, el C entro de Operaciones y Seguridad de la República de Panamá, en la que le plantearía al nuevo mandatario incluir en su agenda de seguridad el tema de la migración, tras el ingreso de 11 mil migrantes en lo que va de 2019.

El problema en este flujo migratorio, que comienza en la frontera con Colombia y concluye en el área limítrofe con Costa Rica, es que este último país solo está permitiendo el paso de 100 migrantes por día con la condición de que tengan sus documentos en regla.

Eso hace más lento el tránsito por Panamá, ya que las autoridades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y del Servicio Nacional de Migración deben albergar a esta población mientras pasa hacia Costa Rica en grupos de 100.

El pequeño Darién Pérez nació en una aldea indígena en Panamá. Expandir Imagen
El pequeño Darién Pérez nació en una aldea indígena en Panamá. Román Dibulet

Los niños nómadas

Dentro de la población migrante a la que se refirió Varela y que se encuentra en el albergue de La Peñita, corregimiento de Metetí, en la provincia de Darién, está Mary Aliatus, originaria de Haití, país que abandonó desde hace cinco años para radicarse en República Dominicana. Luego emigró a Brasil y finalmente decidió atravesar Darién.

Su peregrinaje por la selva panameña tardó siete días, y pese a tener ocho meses de embarazo, pudo culminarla, junto a su esposo y también su pequeño hijo, quien padece una discapacidad.

En el albergue, Mary posa sus manos sobre su barriga y confiesa que tiene previsto dar a luz el próximo 15 de junio. Será un niño y se llamará Natanael, un nombre que encontró mientras leía la Biblia, a la que se aferró mientras hacía su extremo viaje.

Su travesía desde Brasil hacia Estados Unidos la hizo con un solo y firme propósito: quiere que en ese país le ayuden a diagnosticar la discapacidad que sufre su hijo, de 9 años, quien no puede hablar y presenta problemas de movimiento en algunas de sus articulaciones.

La mujer de 39 años contó que la comida se le agotó en la jungla y tuvieron que pasar “mucha hambre” durante los días que caminaron. Lo que más le preocupó fue estar con su hijo en una pequeña piragua para navegar el peligroso río Chucunaque y llegar a La Peñita.

En el camarote donde duerme la madre haitiana hay una cubeta en la que caen las gotas de lluvia que atraviesan el techo dañado del albergue. Sentada allí, dice que todavía no sabe en qué país nacerá su bebé mientras continúa su viaje a Estados Unidos. “Será un hijo de la migración”, señaló.

A diferencia de esta chica, Gladis Pérez, una joven cubana, no pudo resistir llegar al albergue de La Peñita y dio a luz en la comunidad indígena emberá de Canaan. Estuvo primero en Trinidad y Tobago, para luego arribar a Venezuela y después a Colombia. Su destino final: Estados Unidos.

Antes de seguir el viaje, debían caminar una semana por el tapón del Darién, un reto difícil y, de hecho, con los días, los dolores, consecuencia de su estado, comenzaron a apoderarse de Pérez.

Los niños tienen que caminar siete días junto a sus padres para cruzar el tapón del Darién. Expandir Imagen
Los niños tienen que caminar siete días junto a sus padres para cruzar el tapón del Darién. Román Dibulet

Para suerte de la joven, pudieron llegar a la aldea indígena en medio de la jungla dos días antes de dar a luz a un niño. Allí fue atendida por las parteras, quienes tienen experiencia en estas urgencias.

La cubana nombró al bebé Darién Reyes Pérez, y junto a él cruzó la comarca Emberá navegando por el Chucunaque y ahora está en La Peñita. Desde este albergue, Gladis solicitó el estatus de refugiado a la Oficina Nacional para la Atención de Refugiados (Onpar), ya que su hijo es panameño, pero aún no recibe respuesta.

La joven cubana y su hijo Darién recibieron atención de salud este fin de semana durante una gira médica que llevó a cabo a este sitio la Secretaría de Niñez y Adolescencia, con el fin de atender los casos de diarrea, vómito y resfriados, que son las enfermedades que principalmente se presentan en el albergue donde hay más de 200 niños.

Con Darién en brazos, Gladis comenta que tiene la esperanza de recibir una respuesta afirmativa a la solicitud que hizo para que se le declare refugiados en Panamá.

“Mi hijo es panameño y pienso que debe quedarse aquí junto a su familia”, manifestó la chica, quien dio a luz el pasado 14 de abril.

Tanto Natanael como Darién son parte de este grupo de bebés que está naciendo como parte de este flujo de migrantes, y mientras sus padres hacen su riesgosa travesía desde Suramérica hasta Estados Unidos.

Mary Aliatus tiene ocho meses de embarazo y dará a luz a su bebé mientras sigue su travesía a Estados Unidos. Expandir Imagen
Mary Aliatus tiene ocho meses de embarazo y dará a luz a su bebé mientras sigue su travesía a Estados Unidos. Román Dibulet

La solidaridad

Son las 3:15 p.m., y a muy pocos metros del albergue para migrantes está la escuela La Peñita, un sitio utilizado este fin de semana por la Secretaría de Niñez y Adolescencia para también brindar atención médica a los residentes del lugar.

Allí estaba Elis Valencia, quien tiene 50 años de residir en La Peñita, un sitio rural que, de acuerdo con sus propias palabras, “nunca” fue tomado en cuenta por las autoridades del país. “Muy pocas veces vemos aquí en La Peñita a funcionarios”, aportó la mujer de 65 años.

Para ellos es “raro” ver la inesperada llegada de tantas personas a ese caserío de unas 50 viviendas de madera y chozas de paja. Solo en la comunidad pueden haber 200 personas, entre indígenas y afrodescendientes.

No obstante, la crisis migratoria declarada desde inicios de este año provocó que en La Peñita haya actualmente mil 500 migrantes de varios países. Según Valencia, es algo “extraordinario” que todavía están tratando de asimilar.

“Ellos vienen sin nada y nosotros tratamos de brindarle lo que podemos. También vienen enfermos y eso nos preocupa”, manifestó.

Pese a todo lo descrito, Valencia confesó que le brindan hospedaje en sus hogares cuando pueden o facilitan parte de sus terrenos para que puedan acampar mientras concluye la evaluación de sus perfiles por parte del Servicio de Fronteras.

Cuando señala a varios migrantes que recorren el camino principal de La Peñita, la mujer envía un mensaje desde este lugar en el centro de la selva: “Nos solidarizamos con ellos, porque somos humanos y no sabemos qué nos puede pasar mañana a nosotros. Además, la Biblia dice que con la vara que midas serás medido”.

Finalmente, sugirió al Gobierno enviar traductores al lugar para que puedan brindar una mejor ayuda, ya que el idioma se ha convertido en una barrera para comunicarse con los migrantes.

Mientras en La Peñita se dan muestras de solidaridad, esta semana la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones lanzaron oficialmente la campaña #SomosLoMismo, que promueve el respeto, la solidaridad y la empatía entre los panameños y los extranjeros en el país.

En Panamá, hay más de 16 mil personas refugiadas y solicitantes del estatus de refugiado. La mayor parte procede de Colombia, Venezuela, Nicaragua y El Salvador. Incluso, en estos momentos hay en el albergue La Peñita unas 10 familias solicitando que se les declare refugiados.

El húmedo día transcurre en la escuela de La Peñita; Valencia ingresa a la fila para ser atendida por los estudiantes de medicina por un resfriado que padece. Frente a ella, dos niños patean con furia una pelota bajo la lluvia. Hacia el horizonte está el albergue donde ya no caben más migrantes, un sitio cargado de angustias y esperanzas.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Nov 2019

Primer premio

2 0 5 9

BADD

Serie: 16 Folio: 15

2o premio

4777

3er premio

4109

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código