ENTREVISTA CON FERNANDO BERGUIDO

Una historia sin cabos sueltos

A finales de 2016, ya con la decisión de dejar la Embajada de Panamá en Italia, Berguido comenzó la construcción del libro ‘Anatomía de una trampa’ y en febrero de 2017 consiguió tener los primeros 4 de 18 capítulos.

Temas:

Un pastel sobre el lienzo del pintor panameño Brooke Alfaro es el protagonista de la portada del libro de Fernando Berguido. La imagen es apenas la antesala de los personajes perturbados, que en la obra reflejan la codicia, la mentira y la sinvergüenzura. Cortesía Jairo Coumelis Un pastel sobre el lienzo del pintor panameño Brooke Alfaro es el protagonista de la portada del libro de Fernando Berguido. La imagen es apenas la antesala de los personajes perturbados, que en la obra reflejan la codicia, la mentira y la sinvergüenzura. Cortesía Jairo Coumelis
Un pastel sobre el lienzo del pintor panameño Brooke Alfaro es el protagonista de la portada del libro de Fernando Berguido. La imagen es apenas la antesala de los personajes perturbados, que en la obra reflejan la codicia, la mentira y la sinvergüenzura. Cortesía Jairo Coumelis

El caso tenía todos los ingredientes para convertirse en un thriller: codicia, poder político, conspiración, avaricia. Faltaba rebasar el marco de las notas periodísticas, porque guardarse esa información habría sido una muestra de mezquindad con los panameños.

Fernando Berguido tenía frente a sí un desafío tan complejo como el caso mismo. El periodista desnudó su alma en su primer libro Una vida póstuma. En esa obra hizo confesiones profundas, crudas, sin piedad ni temores. Un segundo intento de tono literario exigía mucho. Esta vez desafiando a la corrupción con la voz del periodista indómito, el abogado meticuloso y el diplomático rebelde.

Nombres y apellidos, fechas exactas, transcripciones contundentes, cifras y detalles inéditos, sentencias y entrevistas bajo la apariencia de una conversación. Así nació Anatomía de una trampa y así se la jugó, de cuerpo y alma, con este libro que no deja dudas.

Berguido presentará su libro en sociedad mañana, martes 17 de octubre, bajo el sello de Penguin Random House. Cuando esa casa editorial vio los primeros capítulos, supo olfatear que tenía en sus manos una historia de corrupción que bien puede ser el esquema que drena a toda América Latina.

En esta versión, el entramado sería entre Panamá e Italia. El expresidente Ricardo Martinelli y el ex primer ministro Silvio Berlusconi, junto con sus séquitos y la empresa Finmeccanica.

Berguido trata de llevar al lector por la misma ruta que él tomó en todas sus averiguaciones. Cuando estuvo involucrado con las investigaciones periodísticas desde La Prensa, y más tarde cuando aceptó el puesto de embajador en Italia, donde su más importante misión era el caso Finmeccanica.

Al asumir este último cargo, Berguido rompió el deber sagrado de todo periodista: no involucrarse ni ser parte de un gobierno.

“Dudé de aceptar. A una de las personas a las que le consulté fue Ricardo Alberto Arias. Me advirtió que hay dos tipos de embajadores: los que van y ocupan la embajada y hacen vida diplomática; y los que acuden a resolver una misión. Él fue un ejemplo de ese segundo tipo de embajador en Washington para preparar a Panamá con la entrega del Canal”.

Entonces, el escritor y periodista terminó de convencerse de que es posible pelear por una causa desde una trinchera diferente a los medios de comunicación.

Berguido tenía casi una obsesión con la recuperación de fondos públicos a raíz de los contratos que pactó el gobierno de Martinelli y que firmó el entonces ministro de Seguridad, José Raúl Mulino.

El libro reitera que las reglas de la diplomacia distan mucho de las de la abogacía y el periodismo. ¿Con cuáles se queda?

“Por naturaleza, yo me quedaría con las de la abogacía, y mucho más con las del periodismo en temas públicos. Eso de quedarse callado y no preguntar para mí es contranatural. Realmente, el mundo de la diplomacia tiene sus bondades y sus necesidades. Tiene un rol que jugar en el mundo para solucionar las disputas, pero yo no nací para ser diplomático”.

'Anatomía de una trampa', el segundo libro de Berguido.

Anatomía de una trampa también retrata las maneras de la diplomacia pasiva, que le advierten a Berguido que mejor es callar y no alborotar el avispero. Pero él, soberano, ignoró el consejo por sobrados motivos.

Allí estaban los contratos para instalar en Panamá un sistema de 19 radares, la adquisición de helicópteros y un mapa digital, que sumaron $250 millones y que fueron cuestionados por la existencia de supuestos sobrecostos y el presunto pago de $25 millones en coimas.

Con un tema tan denso como vibrante por defecto, Berguido no se frena en admitir que batalló para encontrar la simplicidad del relato sin aburrir a los lectores hartos de los matices legales. Tomó prestada de la literatura la construcción de una obra en dos voces: en primera y en tercera persona.

Una historia sin cabos sueltos Expandir Imagen
Una historia sin cabos sueltos

El debate inicial con su conciencia era “si escribía el libro como un narrador omnipresente o si me involucraba para describir la parte íntima de la negociación” que lideró. La combinación fue su fórmula para narrar la historia. Ni muy cerca que queme al santo, ni muy lejos que no lo alumbre.

Sus relatos serán históricos, porque están vinculados con el acuerdo entre el Gobierno de Panamá y Finmeccanica, que representó un ahorro por más de $100 millones. Se trata de una trama reciente y plagada de personajes que hasta hace poco hacían alarde de su poder.

La combinación de hombres de negocios y política es letal...

“Están los paralelos de Martinelli y Berlusconi. En mi primer libro, advertí de que el exmandatario panameño podía ser un Berlusconi o un Michael Bloomberg, el tres veces alcalde de Nueva York y multimillonario. Un hombre preocupado por la ciudad. Ese es el otro modelo; el filántropo y millonario que se mete en la política. Pero ese no fue el modelo que nos tocó a nosotros”.

¿Encontró algo bueno de esta experiencia?

“La historia es borrascosa y los personajes lamentables, pero hay héroes anónimos. Los fiscales italianos. Son personas con cantidades de procesos y nunca se olvidaron del caso de Panamá. Una dedicación admirable de perseguir el delito. Los contadores que dentro de Finmeccanica bloquearon los pagos de la coima inicial. El periodismo persistente. Desde Hugo Famanía hasta Joan Solé...”.

En cambio, el pleno de la Corte Suprema de Justicia en Panamá concedió un amparo de garantías al exministro y al exviceministro de Seguridad Pública José Raúl Mulino y Alejandro Garuz, con el cual queda anulada una parte del proceso que se les sigue por el caso Finmeccanica...

Esta es la gran tarea de Panamá. Al mismo nivel que la educación, está el sistema de justicia del país. No tendremos un crecimiento económico y una democracia sostenible, mientras tengamos un sistema judicial falto de credibilidad. Reina la impunidad, y no de ahora, sino desde los últimos 100 años de vida republicana.

La fuerza de sus dos libros radica en que en ellos no hay tretas. No se guarda nada...

“En el primer libro, tenía básicamente una sentencia de muerte. No sabía cuándo iba a regresar la leucemia, y aún no lo sé. Es una espada de Damocles que sigue allí, porque no estoy curado. Y cuando uno está en esta situación, para qué esconder algo”.

¿En qué está hoy... Dejó la embajada?

(Sonríe) Por primera vez en mucho tiempo, estoy dedicado a mi vida profesional privada como abogado. Renuncié a La Prensa hace 3 años, después de 20 años vinculado con el periodismo. Y no tengo, ni he querido aceptar ningún cargo oficial.

¿Qué hace feliz a Berguido?

“La leucemia me enseñó a disfrutar de las cosas importantes. Evitar los desgastes emocionales. Mientras tenga salud, disfrutar las cosas de todos los días. Ahora debo encontrar cuál será mi próximo reto”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código