DERECHOS HUMANOS Y DIVERSIDAD

‘Somos iguales’, lo dice la Corte Interamericana

En la calle y acudiendo a los tribunales y al derecho internacional, grupos tradicionalmente discriminados lograron ser tratados con igualdad.

Temas:

Catalina Botero, exrelatora para la libertad de expresión, reitera que cualquier decisión que adopte un país, administrativa o judicial, tiene que ser cónsona con los tratados internacionales. Catalina Botero, exrelatora para la libertad de expresión, reitera que cualquier decisión que adopte un país, administrativa o judicial, tiene que ser cónsona con los tratados internacionales.

Catalina Botero, exrelatora para la libertad de expresión, reitera que cualquier decisión que adopte un país, administrativa o judicial, tiene que ser cónsona con los tratados internacionales.

El foro fue organizado por la Fundación Iguales, que preside Iván Chanis (derecha). El foro fue organizado por la Fundación Iguales, que preside Iván Chanis (derecha).

El foro fue organizado por la Fundación Iguales, que preside Iván Chanis (derecha).

Chile 2002. La jueza Atala Riffo y su esposo tienen tres hijas. Se separan. Ella se enamora de otra mujer y empiezan una vida juntas. Su exmarido acude a los tribunales para quitarle a las niñas. El argumento: ella es lesbiana y la convivencia con una persona del mismo sexo le produciría un daño a las pequeñas.

El caso llega hasta la Corte Suprema de Justicia de Chile, que le dio la razón a él. Atala Riffo se quedó sin sus hijas, pero acudió a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que en 2012 falló a su favor: condenó al Estado chileno por vulnerarle sus derechos. Le violó el derecho a la igualdad, a la no discriminación, a la vida y a ser escuchada, todos consagrados en la Convención Americana de los Derechos Humanos y otros tratados.

Esta, y la historia de un hombre homosexual colombiano que al morir su pareja quiso acceder a los bienes que habían obtenido juntos, fueron dos ejemplos que usó Catalina Botero, exrelatora para la libertad de expresión de la Organización de los Estados Americanos, para referirse a casos emblemáticos de discriminación por orientación sexual. Ocurrió en el foro denominado “Los derechos humanos y la discriminación en el sistema interamericano”, que organizó la recién creada Fundación Iguales, grupo que promueve la promoción y el respeto de los derechos humanos.

Botero empezó su presentación recordando el holocausto nazi. Lo hizo para sustentar que la igualdad y la libertad son la razón de ser de todo el sistema internacional de los derechos humanos. “Son los dos ejes centrales, porque esos dos ejes fueron violados”, sustentó.

Millones de judíos fueron a la hoguera por ser diferentes. En respuesta “a esa atrocidad”, recuerda Botero, “a la discriminación de un sector mayoritario de la población, se crea Naciones Unidas, y la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos”.

“Los Estados, avergonzados de lo que permitieron, firman todos esos tratados. Aceptan la competencia de la Corte Interamericana, de la Comisión Interamericana, de los comités que vigilan los tratados”, narra.

Y poco a poco, los grupos sociales que tradicionalmente habían sido discriminados empiezan a hacer uso de esas herramientas. Las mujeres reclamaron en las calles y en las cortes su derecho a votar, a ser elegidas en los Parlamentos, a no quedarse en la casa haciendo oficios caseros.

Los negros, en Estados Unidos particularmente, reclamaron entonces el derecho a estar sentados en un mismo bus que los blancos, a casarse con una mujer blanca, a ser tratados igualitariamente.

Es aquí donde la exrelatora comenta que aparece un tercer grupo cuya discriminación “ha sido invisibilizada durante décadas”. Las personas que tienen una orientación diversa. “Esa discriminación ha sido invisible. Ha sido mucho más sutil [...], advierte. Esta manera de segregar, añade Botero, “es exactamente igual que las otras”.

La Corte Interamericana, agrega, ha dicho reiteradamente que ningún ser humano puede ser tratado de manera distinta: por sexo, por su ideología, por el país en donde nació, por el color de su piel, por religión o por cualquier otra condición social. Para la CIDH, “todos somos iguales”. “Y por ese concepto de cualquier otra condición social, la Corte Interamericana ha protegido a las personas con orientación sexual diversa”, argumenta.

Este principio fue el que aplicó la CIDH para darle la razón a la chilena Atala Riffo. “Los tribunales le quitan sus hijas. ¿Por qué? Ni siquiera por su orientación sexual. Somos más hipócritas que eso. Si ella hubiera tenido esa orientación sexual pero la esconde, nadie le habría hecho nada. El problema es que la hizo pública, [...] que tenía una pareja. ¿Cuál es la base para quitarle a una mujer sus tres hijas? Simplemente porque al juez no le pareció adecuado”, explica.

Esa consulta se la hizo la CIDH a Chile, y este país, cuenta Botero, respondió con prejuicios, con preconceptos culturales. El tribunal sustentó entonces que no había una sola prueba, distinta a los prejuicios, que demostrara que hay un daño para las hijas de Riffo. Y la mujer le ganó al Estado chileno.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código