TRADICIÓN. MENSAJES EN tinta Y papel

El ir y venir de cartas

Se siguen enviando y recibiendo millones de cartas en Panamá, pero son las cifras más bajas desde que la internet llegó con su revolución.

Temas:

Dionisio Ávila lleva 38 años repartiendo correspondencia. Dionisio Ávila lleva 38 años repartiendo correspondencia.
Dionisio Ávila lleva 38 años repartiendo correspondencia. Roberto Cisneros

No importa la popularidad de Facebook, la inmediatez de WhatsApp o el alcance de los teléfonos celulares modernos. En tiempos en los que la información viaja veloz, súbita; en Panamá se envían al año más de 3 millones de cartas.

Las estadísticas más recientes de la Dirección General de Correos y Telégrafos (Cotel) muestran que en 2013 se enviaron 3 millones 742 mil 736 misivas; mientras que en 2014 la cifra descendió a 3 millones 310 mil 196. Aún no hay un total del ir y venir de correspondencia escrita de 2015.

Se siguen enviando y recibiendo millones de cartas en Panamá, pero los registros son los mínimos que ha alcanzado el servicio postal local desde que empezó la revolución digital con la llegada de internet y sus herramientas de comunicación.

A finales de la década de 1990, el promedio anual de envío de papel que manejaba Cotel era de entre 8 millones y 9 millones. En el año 2000 alcanzó los 10 millones y desde entonces viene en descenso, como es la tendencia en el mundo, según un reporte de Cotel.

HABLAN LOS CARTEROS

Las más de 3 millones de epístolas que se expiden cada año en el país, más el millón que se recibe del extranjero y los 8 mil paquetes que llegan desde algún punto del globo terráqueo, mantienen ocupados a los 22 carteros que laboran para Cotel en todo Panamá.

Rodeado por cajas y muebles atestados de sobres, postales y paquetes, Dionisio Ávila, de 60 años, organiza la correspondencia. Sus 38 años de servicio le convierten en el más veterano de los 4 carteros que trabajan en la ciudad de Panamá.

En otros puntos como Colón, Chiriquí, Herrera, Darién y Panamá Oeste, hay un solo cartero.

Cada uno se encarga de unas 200 entregas diarias, calcula Carlos Brandford, otro de los carteros de Cotel.

Cada día llegan entre 5 y 10 sacos llenos de correspondencia. Se han dado casos de hasta 20 sacos por día. “A veces la gente se inspira y escribe más”, bromea Brandford, de 56 años.

En las tardes se abren los sacos y se prepara la carga que se distribuirá al día siguiente. Se organiza por zona, calle, barriada o edificio. Cuando llega la mañana, un busito acerca a los carteros a las áreas asignadas. El resto del trabajo se hace a pie, bajo sol o lluvia.

Con el maletín repleto, se empieza el periplo de puerta por puerta, cuentan los carteros, que pueden recorrer unos cinco kilómetros diarios. Hasta hace poco, cuando no tenían el busito, se caminaba más, recalcan.

La ausencia de buzones en Panamá hace difícil completar el trabajo, cuenta Ávila, sobre todo cuando se trata de una correspondencia certificada, aquella que exige una firma de recibido.

Ávila comparte su experiencia: “Hay que llamar hasta que alguien abra la puerta. Si no hay nadie, hay que volver las veces que sean necesarias. Muchas veces la gente se sorprende cuando nos ven. Perplejos, dicen: ‘¿Cartero? ¿Eso existe?”.

Y sí, tal como se bromea en las tiras cómicas, los perros pueden ser el peor enemigo del repartidor de cartas, si no se está alerta, reconocen Ávila y Brandford.

ESTAMPILLAS

Una de las grandes damnificadas de la caída del correo postal es la filatelia o coleccionismo y estudio de sellos de correos.

“Los filatelistas en Panamá somos especímenes en extinción no solo por la influencia de las nuevas tecnologías que están acabando con el correo postal como lo conocemos, sino porque no ha habido vocación por este hobby”, reconoce Fernando Sucre, coleccionista de sellos y autor de Cruzando fronteras, un libro presentado hace unos meses que recorre la historia del país a través de sus emisiones postales.

La historia de Panamá con las estampillas viene de 1878, cuenta Sucre y ha abarcado infinidad de temas, como recoge en su libro: geografía, historia, personajes ilustres, artes, fauna, flores... “Es ilimitado, vistoso y hermoso”, resume.

Según datos del Departamento de Filatelia de Cotel, aún hay coleccionistas que llegan a Panamá en busca de una estampilla especial o con 25 mil dólares para gastar en muchos sellos nacionales.

Los sellos están condenados a desaparecer, se resigna Sucre. Se mantendrán mientras queden cartas, remitentes y destinatarios.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código