Los lácteos, el camino al éxito de los alumnos

El consumo de entre 200 y 250 gramos de este producto puede dotar a un estudiante de la energía que necesita para empezar un día de clases.

Temas:

Rafael Cornes, nutricionista y miembro de la Federación Panamericana de la Leche, es el coordinador de una campaña impulsada en la región para incrementar el consumo de lácteos. Rafael Cornes, nutricionista y miembro de la Federación Panamericana de la Leche, es el coordinador de una campaña impulsada en la región para incrementar el consumo de lácteos.
Rafael Cornes, nutricionista y miembro de la Federación Panamericana de la Leche, es el coordinador de una campaña impulsada en la región para incrementar el consumo de lácteos. Luis García

De acuerdo con la Federación Panamericana de la Leche (Fepale), la implementación de programas escolares en los que se incentive el consumo de productos lácteos ha evidenciado resultados positivos en cuanto al rendimiento de los estudiantes.

Rafael Cornes, miembro de la Fepale, aseguró que los estudios realizados han demostrado que las escuelas con iniciativas de vaso de leche escolar tienen una menor deserción estudiantil y los alumnos aprenden más. Cornes aplaudió el programa que hay en Panamá, aunque opinó que es necesario aumentar el consumo de lácteos.

UN VASO DE LECHE, LA DIFERENCIA

Un vaso de leche puede hacer la diferencia entre un niño que permanece en la escuela y otro que decide abandonar sus estudios porque no logra asimilar los conocimientos que le imparten.

El nutricionista Rafael Cornes, miembro de la Federación Panamericana de la Leche (Fepale), con sede en Uruguay, donde se coordina el programa panamericano de consumo de lácteos ¡Sí a la Leche!, habla de la importancia que este producto tiene para el desarrollo de niños y adolescentes, así como de su relación con la permanencia de estudiantes en el sistema educativo.

Además, Cornes da una mirada a los programas de vaso de leche escolar, explica cómo está Panamá en estos proyectos y el consumo de lácteos en la población.

¿Cuál es su experiencia?

Como parte de la campaña ¡Sí a la leche! tenemos experiencia trabajando de manera activa con los gobiernos e instituciones que se dedican a brindar alimentación a niños y adolescentes y, más específicamente, con autoridades que llevan adelante los programas de alimentación escolar o programas de vaso de leche.

¿Qué importancia tienen estos programas?

Estos programas, que incluyen el consumo de leche y lácteos, son importantes porque a través de los años se ha demostrado que promueven un mayor crecimiento de estatura y mejoran el estado nutricional de los niños que atienden. Los programas de alimentación en las escuelas impactan, sobre todo, a los niños que tienen bajo desarrollo nutricional.

¿De dónde viene esta certeza?

Los trabajos que se han realizado sobre estos programas, cuya experiencia se ha recopilado en la Fepale, muestran que cuando un niño recibe un desayuno completo, como cereales, verduras y particularmente lácteos, obtiene mejores resultados en lo que respecta a su crecimiento natural.

¿Por qué es bueno consumir leche o lácteos?

La leche tiene un gran valor nutricional, es un alimento muy completo que debe estar en la alimentación del niño desde su nacimiento. Primero, con la leche materna hasta los seis meses y luego, desde el año, con leche de vaca entera.

En las escuelas los niños no son muy amantes de la leche blanquita

Es cierto. Por eso, en algunos países los programas tienen diferentes opciones, como son las [leches] saborizadas, fortificadas con calcio, ácido fólico o con hiero, para que sea más completa aún. Además, lo ideal es que los niños consuman entre 200 y 250 gramos diarios.

¿Los programas de consumo de leche en las escuelas son buenos?

Sí. Es una decisión de ganar-ganar, porque todos estos programas tienen consecuencias favorables en los niños, su familia y la población en general. Está comprobado, por ejemplo, que las escuelas con iniciativas de vaso de leche escolar tienen una menor deserción estudiantil y los alumnos aprenden más, se concentran más y crecen más.

Estos programas también sirven para que se consuma la leche que se produce localmente, por lo que equivale a que no haya un excedente de este producto, con lo que se mejora el bienestar de la familia que la produce y al final también gana el país.

¿Consumir leche mejora el rendimiento escolar?

Donde se han cortado los programas de vaso de leche, como Guatemala y Nicaragua, la deserción y el índice de desnutrición es mucho mayor. Estar nutrido aumenta la capacidad de aprender. Un niño que repite tres años el mismo curso escolar se desmotiva y se retira del colegio. La relación es así: un niño bien alimentado, con un buen desayuno, se concentra más en clases y aprende más. La primera comida es fundamental para un niño que está sano, más aún para uno que sufre desnutrición. Un estudiante en ayunas no rinde.

¿Por qué¡Sí a la leche!?

La campaña está promoviendo un mayor consumo de la leche y de los productos lácteos en los países miembros de la Fepale. Por eso, con la ayuda de los miembros de cada país, se brinda un marco institucional para que todas las entidades ganaderas, industriales, ministerios de agricultura, entre otros, puedan realizar actividades para promover su consumo. Nosotros elaboramos materiales técnicos, informativos y de manera científica promovemos en redes sociales.

¿Panamá participa en esta campaña?

Acá se lanzó hace dos años y un libro que se llama Lácteos, alimentos esenciales para el ser humano, en el que se explica todo lo que involucra el proceso de la leche, desde su ordeño hasta su influencia en las diferentes etapas de la vida, pasando por la relación de investigación con todas las evidencias científicas en salud, obesidad, cáncer (...).

Este libro se imprimió acá y se distribuyó entre el personal técnico, médicos (...). Hemos venido haciendo actividades.

¿Cómo es el programa escolar de Panamá?

Panamá tiene un buen programa, pero igual se puede mejorar. Acá el problema es que el consumo es bajo en comparación con otros países de la región. Está alrededor de 110 litros per capita por año.

Si este consumo se compara con Guatemala y Bolivia, donde el consumo está en 60 litros per capita por año, se podría decir que están muy bien.

No obstante, en Uruguay es de 250 [litros per capita por año], en Argentina, 210; e incluso Costa Rica está por alrededor de 200 litros.

¿Es bueno o malo?

Es una buena brecha para seguir trabajando, porque tiene muy buena producción, calidad en sus productos y tiene mano de obra calificada y características ambientales.

Cornes concluyó recordando que, aunque la leche es necesaria en todas las edades, es en la niñez y la adolescencia cuando se requiere más, debido al crecimiento del sistema óseo.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Abr 2018

Primer premio

9 2 7 7

CBCB

Serie: 21 Folio: 7

2o premio

6804

3er premio

2770

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código