COMPRA DE COMIDA DESHIDRATADA

Fábrega volvería a aprobar el contrato

‘¿Quién no quiere alimentar a los niños de este país?’, dijo la exviceministra María Fábrega para justificar su aval al polémico contrato por $44.9 millones.

Temas:

María Fábrega María Fábrega

María Fábrega

María Fábrega, exviceministra de la Presidencia, anoche a su salida de la Fiscalía Segunda. Se le dictó impedimento de salida del país. María Fábrega, exviceministra de la Presidencia, anoche a su salida de la Fiscalía Segunda. Se le dictó impedimento de salida del país.

María Fábrega, exviceministra de la Presidencia, anoche a su salida de la Fiscalía Segunda. Se le dictó impedimento de salida del país.

La fiscal segunda Anticorrupción, Vielka Broce, le aplicó anoche la medida cautelar de impedimento de salida del país a la exviceministra de la Presidencia María Fábrega, mientras es investigada por la presunta comisión del delito de peculado, por el caso relacionado con la compra de comida deshidratada por $44.9 millones a través del Programa de Ayuda Nacional (PAN).

Fábrega, quien formó parte del consejo directivo del PAN, comité que autorizó la millonaria transacción en 2010, debe acudir a firmar a ese despacho los 15 y 30 de cada mes. “El proyecto que se nos presentó fue un muy buen proyecto, y como panameña si me lo vuelven a exponer de tener que tomar una decisión lo volvería a aprobar. ¿Quién no quiere alimentar a los niños de este país?”, argumentó. Reiteró no sentirse engañada porque aprobó un proyecto en el que creyó. La Fiscalía Segunda también solicitó indagar por la comisión del presunto delito de peculado al exministro de Obras Pública Federico Pepe Suárez y a Marta Susana de Varela, exviceministra de Desarrollo Social, y actual funcionaria de la Presidencia de la República.

Mientras que el diputado de Cambio Democrático Fernando Carrillo, quien también avaló la transacción en representación de la Asamblea, podría ser investigado por la Corte Suprema de Justicia.

‘Hubo malversación y engaño’

Firmaron un cheque en blanco. No preguntaron, no cuestionaron. Ignoraron las normas.

María Fábrega, exviceministra de la Presidencia; Marta Susana de Varela, exviceministra de Desarrollo Social; Federico Suárez, exministro de Obras Públicas, y el diputado de Cambio Democrático (CD) Fernando Carrillo aprobaron la compra de comida deshidratada a la empresa Lerkshore International Limited [por $44.9 millones] sin conocer si quiera el monto del contrato.

“[la compra de la comida] fue aprobada sin mayores observaciones”, asegura la fiscal segunda Anticorrupción, Vielka Broce, en el documento donde solicita la indagatoria de los tres exfuncionarios.

Broce, quien investiga la adquisición de los alimentos deshidratados durante el gobierno pasado, citando una auditoría de la Contraloría General de la República, establece además que “no cumplieron con la función encomendada [en la norma que creó el Programa de Ayuda Nacional (PAN)] de fiscalizar y evaluar la ejecución de la compra pese a que era un proyecto que se pondría en marcha durante cuatro años [entre 2010 y 2014], y que estaba dirigido a la población estudiantil del país. Muchos de ellos en escuelas de difícil acceso.

“Hubo malversación y engaño al Estado”, argumenta.

Estas acciones motivaron a la funcionaria del Ministerio Público a ordenar la indagatoria de los exfuncionarios por la presunta comisión del delito contra la administración pública de “peculado”.

Un probable proceso contra Carrillo, actual jefe de bancada de CD en el Legislativo, sería llevado por la Corte Suprema Justicia, dado que a los diputados de la Asamblea Nacional los investiga esta corporación de justicia.

‘LOS BUENOS RESULTADOS’

El día que el consejo directivo del PAN realizó la reunión extraordinaria para autorizar la millonaria contratación hasta 2014 [7 de octubre de 2010], y en la que participaron Giacomo Tamburrelli, exdirector del PAN; Lucy Molinar, exministra de Educación; Fábrega [quien actuó como presidenta del consejo], Suárez, De Varela y Carrillo, los exfuncionarios alabaron “los buenos resultados” de Lerkshore International. Tanto así que esto incidió para que se les otorgara el negocio sin mayores problemas.

“...en vista a los buenos resultados que hemos tenido con el cuerpo administrativo y los docentes, ya que sería riesgoso nuevamente iniciar entre ensayo y errores una nueva contratación”.

Resulta que para entonces, Lerkshore International ya había vendido comida deshidratada al Gobierno, alimentos que habían sido rechazados por los estudiantes por su mal sabor. No gustaban y a algunos les produjo malestares estomacales, entre otras dolencias. Pero, este hecho no lo tuvieron en cuenta los altos funcionarios para darle el visto bueno a la negociación. Es que la sociedad fue registrada el 25 de marzo de 2010 y el 4 de mayo de ese mismo año, fue “invitada” a participar en el suministro de alimentos deshidratados en los colegios oficiales, un contrato cifrado en $14.5 millones.

LA EMPRESA

Los cuestionamientos de la Fiscalía también apuntan a la compañía. Era lo que el panameño común podría llamar una empresa “fantasma”. Lerkshore International nunca operó en Panamá.

De acuerdo a una inspección ocular efectuada por la fiscalía en el Registro Público, la compañía que regentaba Rubén De Ycaza Arias fue registrada como una sociedad extranjera.

No llegó a tener una dirección física en el país: “La dirección en el extranjero de la empresa en referencia es un apartado postal”, advierten. Luego de ser beneficiada con los millones del Estado, la compañía desapareció. Canceló su registro de operación el 31 de octubre de 2012.

Tampoco aparece registrada como empleador de la Caja de Seguro Social. Así lo manifestó la propia entidad a través de una nota elaborada en octubre de 2014 por parte de su departamento de Inscripción de Empleadores

Más anomalías. En la auditoría al programa realizada por la Contraloría General de la República y que se anexa al expediente, se determinó por ejemplo que la propuesta oficial presentada en el acto público no reunía los requisitos exigidos en el pliego de cargos.

Mencionan, por ejemplo, que no se obtuvieron los registros sanitarios de los productos alimenticios. Argumentan también que a la compañía se le pagó el valor del contrato sin cumplir con lo dispuesto en las cláusulas del pliego de cargos.

SOBRECOSTOS

La Fiscalía también cita facturas comerciales giradas por la empresa Prativita Alimentos Nutricionais, ubicada en Brasil [la que suministró la comida], a Lerkshore International, donde se advierte una serie “de hechos complejos” que se refieren a “presuntos sobrecostos y malversación de fondos públicos”, específicamente con la contratación directa por $44.9 millones.

Por este caso también son investigados Molinar, la excontralora Gioconda de Bianchini y Tamburrelli, quien actualmente está bajo arresto domiciliario.

En la lista también figuran Ángel Famiglietti, exjefe del Departamento de Nutrición del PAN, y Rubén De Ycaza Arias, representante legal de Lerkshore International Limited, la sociedad proveedora de la comida.

En su momento, Tamburrelli declaró ante la Fiscalía que el acto público para la contratación de Lerkshore fue “una pantalla”, toda vez que el expresidente de la República Ricardo Martinelli había dado indicaciones “directas” para que esta empresa fuera beneficiada.

Pero el escándalo de la comida deshidratada, que costó $44.9 millones al pueblo panameño, va más allá. Ya las autoridades determinaron a cuánto asciende el sobreprecio. En la edición de mañana domingo, La Prensa dará a conocer todos los detalles.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código