CRISIS de seguridad. HUELGA POLICIAL EN BRASIL.

En medio de la guerra urbana

El paro de labores puso de manifiesto el poder que pueden llegar a tener los agentes, así como el desorden y descontrol que pueden provocar en el país.

Saqueos, vandalismo y una ola de homicidios sumieron a toda una población en un ambiente de zozobra en el que por 12 días reinó el caos.

Un panorama que contrasta con el paisaje habitual en Salvador de Bahía, una de las ciudades brasileñas más visitadas por turistas de todo el mundo debido a sus múltiples atracciones, las cuales se vieron empañadas por una huelga policial, a la que también se sumaron policías y bomberos de Río de Janeiro, poniendo en riesgo el Carnaval más famoso del mundo.

“Fue horrible. Una sensación y un clima de guerra muy duro”, expresó a la agencia de noticias Xinhua Miro Vidal, dueño de un hotel en el centro de Salvador. Vidal admite que corrió con más suerte que otros comerciantes, que vieron como sus tiendas eran saqueadas por grupos de hombres encapuchados y armados.

DEMANDAS

La génesis del conflicto fue la acción de protesta iniciada por los agentes, en demanda de mejoras salariales.

Sin embargo, Augusto Junior, uno de los uniformados partícipes de la huelga, comentó que “nuestras principales demandas tienen que ver con derechos, y no con el salario”.

“Tenemos unas condiciones de trabajo precarias, las armas no son las adecuadas, algunos chalecos antibalas están obsoletos, y a veces no tenemos gasolina”, explicó. “Son 15 años reclamando unas mejoras que nunca llegan”, enfatizó Junior.

tensión

El paro de labores de los uniformados alcanzó niveles insospechados.

Más de 130 asesinatos se registraron en la zona metropolitana de Salvador, según un despacho de la agencia de noticias AP.

La presidenta Dilma Rousseff envió unos 4 mil soldados a la localidad para restaurar el orden.

Algo que aumentó las tensiones fue el hecho de que la mitad de los cadáveres en Salvador aparecieron con un tiro en la cabeza, lo que supone que podría tratarse de ejecuciones por parte de los propios policías (de acuerdo con versiones divulgadas en varios medios brasileños) vinculados a las milicias, grupos paramilitares con una estructura similar a la de la mafia y que están en expansión en todo Brasil.

Aunque el arresto de los principales líderes del movimiento logró disminuir la tensión, la situación ha evidenciado la fuerza que pueden llegar a tener los policías, así como el desorden y descontrol que pueden provocar en el país.

Dudas

La violencia desatada ha generado también serias inquietudes en torno a la seguridad en Brasil, considerando que Salvador y Río de Janeiro serán sedes del Mundial de Fútbol en 2014, mientras que Río alojará los Juegos Olímpicos de 2016.

De momento, los huelguistas le dieron una tregua de Carnaval al Gobierno.

Fernando Bandeira, líder del sindicato Sinpol, afirmó que agentes y bomberos decidieron terminar la huelga porque “no queremos lastimar a nuestra Río, sobre todo durante el Carnaval”. Pero advirtió, que los policías podrían retomar sus demandas cuando termine el Carnaval.

Desigualdades que crean caos

En Brasil, las desigualdades entre sus propios estados son muy marcadas, una realidad de la que no escapan las fuerzas del orden del gigante suramericano. Según el sociólogo bahiano Felipe Ramos, “el hecho de que la Policía Militarizada dependa de los gobiernos regionales genera una desigualdad entre las propias policías, ante las diferencias que hay dentro de Brasil entre los propios estados”.

“Es por ello que la base de la reivindicación es un salario igual en todo el país para todo el cuerpo”, explicó Ramos a Xinhua. De acuerdo con un reporte de Reuters, las autoridades confirmaron que, tras las negociaciones, fueron satisfechas las dos principales demandas de los huelguistas: un alza salarial de 6.5% y que no se tomen represalias laborales contra los agentes policiales que no participaron en la comisión de delitos durante el paro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código