ELECCIONES EN MAYO

En la mesa, negociar con Maduro

Temas:

Al abogado y militar retirado de 56 años de edad, y ahora candidato independiente, Henri Falcón, siempre le ha perseguido la sombra de la sospecha, incluso cuando caminaba de la mano de Hugo Chávez. Al abogado y militar retirado de 56 años de edad, y ahora candidato independiente, Henri Falcón, siempre le ha perseguido la sombra de la sospecha, incluso cuando caminaba de la mano de Hugo Chávez.
Al abogado y militar retirado de 56 años de edad, y ahora candidato independiente, Henri Falcón, siempre le ha perseguido la sombra de la sospecha, incluso cuando caminaba de la mano de Hugo Chávez.

La oposición lo define como el caballo de Troya de Nicolás Maduro, y más después de haber inscrito su candidatura a presidente para las elecciones del 20 de mayo, consideradas ilegales por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la Iglesia, el movimiento estudiantil y los sindicatos.

El líder independiente Henri Falcón admite la existencia de un “marcado sesgo del sistema electoral a favor del gobierno”, pero argumenta que solo con la presencia de una alternativa en las urnas puede contrarrestarse.

Este abogado y militar retirado de 56 años, al que siempre le ha perseguido la sombra de la sospecha, incluso cuando caminaba de la mano de Hugo Chávez, apunta a que si gana negociará con el régimen de Maduro una eventual transición.

“En política los únicos que no pueden verse y sentarse a conversar son los ciegos”, señala.

La comunidad internacional y la coalición de partidos opositores dicen que el sistema electoral está manipulado. ¿Por qué decide presentarse a estas elecciones?

Ciertamente hay un marcado sesgo del sistema electoral a favor del gobierno, lo ha habido desde hace ya más de 10 años y, sin embargo, cuando la oposición está bien preparada, gana las elecciones, como sucedió con la reforma constitucional y las elecciones de la Asamblea Nacional.

Ahora las condiciones son mejores que en el año 2015, cuando la oposición se alzó con más del 66% de las curules, de las diputaciones. Cinco de los procesos más importantes de la historia donde un gobierno dictatorial pasó a uno democrático fueron hechos con sistemas electorales sesgados: Sudáfrica con Mandela, Nicaragua con Violeta Chamorro, Chile con Patricio Aylwin, España con Adolfo Suárez y Perú con Alejandro Toledo. Cuando hay un pueblo mayoritario decidido a cambiar, no hay sesgo que resista ese embate. Y aquí estamos hablando de que más del 80% rechaza al gobierno y quiere cambiarlo.

La oposición considera que su candidatura legitima una farsa política. ¿Cómo defiende su posición frente a estas acusaciones?

Esas acusaciones son hechas por sectores muy minoritarios, seguramente pagados por el gobierno, para debilitar mi candidatura. Un proceso electoral donde puede alcanzarse una victoria con el 80% no será nunca una farsa.

¿Cree que tiene posibilidades reales de ganar a Maduro el próximo 20 de mayo? ¿Por qué?

Es muy simple. Nueve encuestas, digamos que todas, indican que en una elección de frente contra el presidente Maduro mi candidatura ganaría con una cifra mínima del 10% de los votos, lo que en una votación esperada de 20 millones de personas significa unos 2 millones de votos, algo muy difícil de esconder.

En octubre se desarrollaron unas elecciones regionales que la oposición tildó de farsa y no reconoció la victoria chavista. ¿Por qué ahora será distinto?

No ocurrió exactamente así. No hubo ningún dirigente ni ningún partido que hubiese demostrado que hubo fraude físico o fraude electrónico. Solo fueron denuncias sin pruebas que siembran más desconfianza y más recelo. Nosotros, la oposición, bajamos de 7.5 millones a 4.5 millones, es decir que perdimos desde el 2015 al 2017 unos 3 millones de votos; la abstención fue la gran explicación de la derrota. Solo disminuyendo la abstención y volviendo al torrente de 2015 podremos obtener una victoria contundente.

Ahora bien, en las elecciones regionales no se juega el destino de la nación ni el poder político, y por tanto, es generalmente más alta la abstención, pero ahora que está en juego la presidencia la gente tiene justamente la sensación de que existe la posibilidad de sacar a Maduro.

En vista de que el gobierno de Maduro desconoció a la legítima Asamblea Nacional , ¿qué le hace pensar que reconocería una eventual victoria suya?

Siempre queda la posibilidad de que el gobierno procure un autogolpe y desconozca los resultados electorales, pero ese es un riesgo que el gobierno debe pensarlo muy bien; de llegar a cometer tal homicidio democrático el cuadro nacional e internacional lo desplazaría del poder en materia de horas.

Ningún gobierno puede enfrentar al resto de la humanidad por sí solo. Todo el entarimado de control político se ejerce desde el poder ejecutivo, desde la presidencia; al perder el poder central todo el andamiaje ser derrumba subsecuentemente.

¿Y si el régimen de Maduro vuelve a manipular los resultados? ¿Cuál será su reacción?

No hay constancia ni prueba alguna de que hubo manipulación física o electrónica en las votaciones de gobernadores y alcaldes. Recuerde que bajamos de 7.5 millones a 4.5 millones nuestra votación, esa es la gran explicación de la derrota. Si se evidencia un fraude físico o electrónico con pruebas, será claramente la comunidad internacional conjuntamente con las fuerzas políticas internas las llamadas a desconocer el gobierno que surja de un fraude, de un delito.

¿Teme que si gana los militares puedan poner en acto un golpe de Estado?

Los militares que quieran dar un golpe no necesitan que yo gane para ejecutar tal acción. Por el contrario, una victoria mía significa un gobierno de transición, un gobierno de unidad nacional en que la fuerza armada deberá jugar un papel importantísimo, y yo soy garantía de paz, de democracia y de constitucionalidad. En un gobierno presidido por mí no existirán perseguidos políticos ni venganzas ni retaliaciones.

Entonces, ¿cree necesario negociar con el gobierno una eventual transición en caso de su victoria? ¿Ha dado algún paso al respecto?

Siempre hay que negociar. El consenso, el diálogo, la negociación en política nunca puede ser dejada de lado; su ausencia inclina la balanza hacia la violencia, incita al enfrentamiento.

¿Qué es lo primero que hará si consigue llegar a la presidencia?

Un decreto general de sobreseimiento y de indulto a todos, absolutamente todos los presos políticos, sean civiles o militares.

¿Elegiría a algún preso político para conformar su gobierno?

Todos aquellos que quieran colaborar con el gobierno de unidad nacional y tengan el deseo de participar y la capacidad para hacerlo serán bienvenidos. Lo que no haremos es un gobierno sectario, excluyente y sectorial. No existirá un gobierno de avanzada progresista ni del MAS ni de Copei.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Oct 2018

Primer premio

5 4 4 4

BACB

Serie: 21 Folio: 13

2o premio

3416

3er premio

4613

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código