ANÁLISIS MOLECULARES Y GENÉTICOS

Sin miedo a hacer investigación

El trabajo del investigador Alexander Martínez contribuye a ampliar el conocimiento sobre enfermedades como la hepatitis y la influenza.

Temas:

Alexander Martínez en una cámara de flujo laminar, en la que se procesan muestras en su interior a la vez que se protege contra salpicaduras de material infeccioso. Alexander Martínez en una cámara de flujo laminar, en la que se procesan muestras en su interior a la vez que se protege contra salpicaduras de material infeccioso.

Alexander Martínez en una cámara de flujo laminar, en la que se procesan muestras en su interior a la vez que se protege contra salpicaduras de material infeccioso.

Martínez, de 31 años, labora en el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud. Martínez, de 31 años, labora en el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud.

Martínez, de 31 años, labora en el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud.

Vestido con bata y guantes, entre equipos tecnológicos y analizando muestras de virus y otros agentes patógenos, transcurren los días laborales de Alexander Augusto Martínez Caballero, un panameño de 31 años, egresado como tecnólogo médico de la Universidad de Panamá y actualmente investigador del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud.

Martínez ha participado en estudios locales sobre la prevalencia de la hepatitis y los distintos genotipos de virus que la causan. Y pronto, gracias a una propuesta presentada a la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), y que será financiada por esa institución, empacará maletas para viajar a México a evaluar las hepatitis que circulan en la región mesoamericana.

El estudio tomará dos años. Martínez evaluará los genotipos de los virus, cuándo llegaron a los distintos países, si están asociados o no a grupos étnicos específicos y si tienen mutaciones que les confieran resistencia. Sus hallazgos no solo aportarán a Panamá, sino a toda la región. Incluso ayudarán a analizar el nivel de efectividad de la vacuna existente.

“Desde hace años tenemos [el Instituto Gorgas] una colaboración con un grupo en México, del Centro Nacional de Investigación de Enfermedades Infecciosas, que realiza una evaluación en sujetos que son VIH positivo de diferentes países (México, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Belice y Panamá). Les sugerimos que podíamos estudiar además, las hepatitis”.

METAS CLARAS

Martínez comenzó a trabajar en el Instituto Gorgas en 2008, bajo la dirección del doctor Juan Miguel Pascale, en el laboratorio de genómica y proteómica. Antes había trabajado como laboratorista en clínicas. Cuenta que Pascale había sido su profesor de inmunología en la Universidad de Panamá y después del primer año se interesó en hacer la tesis con él. Y surgió el tema de la hepatitis. Para su tesis de licenciatura, comenzó por estandarizar una metodología para hacer una evaluación rápida de los genotipos de hepatitis B, utilizando una máquina de PCR.

Ya como colaborador del Instituto Gorgas, le encomendaron hacer análisis moleculares de varios agentes patógenos y eso le abrió la puerta a las oportunidades.

Ha trabajado analizando enterovirus, particularmente un brote fuerte que se dio en Chiriquí en 2008, y luego, el brote de influenza H1N1. “He participado y conducido estudios para evaluar la prevalencia y la biología molecular del virus de hepatitis B en Panamá. Estoy trabajando de lleno en ese campo”.

Además, con un compañero estudia la influenza, especialmente qué genotipos han circulado en Panamá desde 2008 a la fecha y de dónde vienen.

Otra línea de investigación que le interesa es la del virus HTLV (Human T-Cell Leukemia Virus, por sus siglas en inglés), que es “primo hermano” del VIH y también se transmite por contacto sexual.

“Nos interesa porque hay una alta frecuencia de coinfección con el VIH”, dice. “Hace un año comenzamos a evaluar muestras que nos llegan de individuos con VIH, y en busca de HTLV encontramos que la prevalencia en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro es altísima”.

Este trabajo es relevante porque permitiría evaluar qué sucede a nivel celular cuando los dos virus, el VIH y el HTLV (del cual hay dos variantes), están en la misma persona. Hasta ahora, explica Martínez, al HTLV 2 no se le ha asociado con una enfermedad específica. Pero hay estudios que indican que si un sujeto VIH positivo está infectado también con el HTLV1 le va peor, y si tiene el HTLV2 le va mejor.

INFLUENCIAS Y VALORES

Martínez está terminando un doctorado en Biotecnología del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasat) en conjunto con la Universidad Acharya Nagarjuna de la India. En 2009 la Senacyt financió un estudio en el que participó, para evaluar la hepatitis B en bancos de sangre y grupos de riesgo (hombres que tienen sexo con hombres, trabajadoras sexuales y mujeres embarazadas), que culminó hace un año. Estos trabajos, sostiene, muestran la importancia de promover campañas de vacunación en los grupos de poblaciones más afectadas. “Eso me sirvió para aplicar al doctorado”.

En julio de 2015, el journal PLOS ONE publicó un trabajo liderado por Martínez, sobre el análisis filogenético de los genotipos de virus de Hepatitis B que circulan en distintos grupos de riesgo en Panamá.

Esposo y padre de familia (su esposa también es tecnóloga médica), Martínez es amante de la música clásica y electrónica. “Me gusta también la salsa. Eso viene de mi madre, que aún anda con un radiecito escuchando salsa”.

Mirando en retrospectiva, está agradecido por la oportunidad que ha tenido de “avanzar en forma integral en la vida”.

“Me gusta decir que vengo de abajo. Mi papá es un coclesano que vino a Panamá con una mano adelante y otra atrás y, con su empeño, trabajando como supervisor en una fábrica de galletas, educó a sus hijos hasta la universidad”.

Recuerda cuando estudiaba en el Instituto América y tocaba la tuba en la banda. Eran tiempos donde disfrutaba ir a los desfiles en Aguadulce, provincia de Coclé, y en la ciudad capital.

“Me decían ‘no te metas a músico porque no vas a ganar dinero”. Luego le tocó escuchar: “Aquí en Panamá se hace investigación para ser pobre”. Pero él tenía sus objetivos claros, porque está seguro de que “si se tiene vocación, con esfuerzo es posible obtener satisfacción personal, profesional y económica”. Añade que Panamá está creciendo y que las instituciones de ciencia también tienen que crecer. “Se van a necesitar más investigadores”, es su mensaje para las nuevas generaciones.

“Siento que puedo seguir por el camino que voy, sí hay oportunidades, pero si no te planteas objetivos, no llegas a ningún lado”. Él no espera que alguien le resuelva los problemas. “Mi papá me enseñó que con esfuerzo es como se consiguen las cosas. Lo que te llega fácil no necesariamente es bueno. Hay que ser constante y honrado. Hacer las cosas dentro de las reglas; no con avaricia, buscando resultados o cosas rápidas. En Panamá vemos malos modelos, a veces en la televisión también, y hay que rechazarlos”.

A futuro, el científico aspira a que el Instituto Gorgas, que hoy cumple 87 años, tenga más infraestructura (bioinformática) que le permita a los investigadores hacer análisis filogenéticos más sofisticados. De aquí a una década se visualiza como un investigador reconocido por sus aportes en esa institución. En el plano personal, evalúa la posibilidad de comenzar un posdoctorado más adelante, una decisión en la que debe involucrar a su creciente familia.

Se considera un “hombre de casa”, que disfruta compartir tiempo con sus hijos. “A veces, uno como profesional se preocupa por tener muchos hijos, en cómo criarlos”, reflexiona. “Pero tenemos la capacidad de guiarlos en un nivel educativo que el país merece. Con ayuda de mi esposa, mis hijos serán tres profesionales importantes para el país, ese es mi objetivo en cuanto a familia”.

Y aunque trabaja con tecnología y en la universidad fue editor de una revista estudiantil de tecnología científico-médica, opina que los dispositivos de consumo masivo, si solo se usan para el entretenimiento, pueden distraer y bloquear las ideas frescas.

“Yo me gradué del Instituto América e hice la primaria en Torrijos-Carter. Cuando estaba en la escuela, en vez de ver televisión, leía. En la universidad, también, en lugar de ir al cine, leía. La tecnología en exceso nos quita capacidad de innovación, de análisis, de redacción, y es algo que veo a veces en los jóvenes, a quienes les cuesta resolver problemas”.

PROFESIONAL JOVEN

EDUCACIÓN.

- Licenciado en Tecnología Médica, 2007, Universidad de Panamá. - Investigador en el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, 2008 al presente. - Está terminando un doctorado en Biotecnología, en Indicasat y la Universidad Acharya Nagarjuna (India).- Próximamente irá a México a analizar muestras para un estudio regional de hepatitis.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código