TURISMO

La muerte también es historia

El cementerio Amador, en El Chorrillo, recoge la historia de un país a través de los restos de sus personajes más importantes.

Temas:

A lo lejos, después de los edificios multifamiliares de Patio Pinel, aparece una estatua de un hombre alado que besa con cariño a una mujer que lo abraza y lo envuelve en su ropaje. Un poco más atrás, como el guardián sublime del cementerio Amador, el cerro Ancón y su bandera que flamea en lo alto.

La escultura adorna el mausoleo de la familia de Tomás Arias, un hombre que aunque prefirió abortar la separación de Panamá de Colombia en 1903, terminó siendo uno de los próceres. Es una de las tumbas más vistosas del camposanto, que ahora, a través de una iniciativa municipal, podría formar parte de un circuito turístico que comienza en la plaza de Santa Ana y termina en el cementerio.

El lugar es como un corredor en medio de la pobreza. Justo en el corazón de El Chorrillo, el cementerio está rodeado de edificios multifamiliares descoloridos, descascarillados, sucios, que contrastan con la majestuosidad de las columnas de su entrada, que, incluso, no son nada comparadas con la historia que habita entre sus lápidas.

Aquellas tierras guardan los recuerdos de Manuel Amador Guerrero, primer presidente panameño; Justo Arosemena y Belisario Porras, brillantes estadistas istmeños; Victoriano Lorenzo, revolucionario coclesano; Amelia Denis de Icaza, poetisa excelsa; Rommel Fernández, futbolista panameño internacional. En fin, los recuerdos de la mayoría de los personajes más importantes de la historia de Panamá.

El sol castiga y se escuchan unos pájaros a la distancia. Hace un tiempo el cementerio estaba cubierto -protegido- por árboles coposos que amenizaban el recorrido. Sus raíces, sin embargo, comenzaron a afectar las tumbas y hubo que cortarlos. La de Justo Arosemena, por ejemplo, está ahora al lado de un tronco cercenado que ya no le regala su sombra.

El cementerio Amador comenzó a funcionar en 1818, luego de que se clausurara el que estaba a un costado de la Catedral Metropolitana. Por aquellos tiempos era conocido como el cementerio de la ciudad, pero no fue hasta la muerte de Amador Guerrero, en 1909, que el camposanto cambió de nombre.

Desde entonces se convirtió en el lugar de descanso para los resto de próceres y figuras importantes.

“Regularmente, viene gente a ver las tumbas, muchos se quedan impresionados”, dice Francisco González, supervisor del cementerio. Se refiere a los mausoleos enormes y con diferentes estilos arquitectónicos. Era algo usual en el pasado. Aquellas expresiones artísticas han sido reemplazadas hoy con placas.

González empezó a trabajar allí hace 42 años como sepulturero, luego fue capataz y hoy supervisa el camposanto. “El área fue peligrosa, pero ahora hay más seguridad y todo está tranquilo. El cementerio también está más tranquilo. Antes teníamos una barraca dentro del cementerio y entonces sí era peligroso”, dice González, a cargo ahora del remozamiento de las tumbas de cara a la iniciativa turística.

Añade que la tumba que más le impresiona es la de los Amador, con sus columnas blancas, su techo de mármol y su escudo en la parte superior. Lo que lo emociona, continúa, es el tiempo que tiene esa estructura de pie y cómo se conserva, como si hubiese sido construida ayer. Es la historia que se mantiene fuerte contra el tiempo, es apenas una de las historias que viven en el alma de El Chorrillo.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Sep 2019

Primer premio

1 3 3 9

DCCA

Serie: 21 Folio: 3

2o premio

9886

3er premio

1627

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código