EL RETO DE MAURO VELOCCILAVÍTOLA-MARTINELLI: HISTORIA DE COMPROMETEDORAS COMPLICIDADES

Una noche en palacio

Mauro Velocci, el principal testigo en el juicio de corrupción internacional del italiano Valter Lavítola narró a La Prensa un incidente poco conocido que aconteció entre el 10 y el 15 de enero de 2011, durante una inesperada invitación a la residencia oficial que hizo el Presidente de la República, Ricardo Martinelli, al Palacio de las Garzas.

Para esas fechas, empresario italianos –entre los que figuraban Velocci, Lavítola y Angelo Capriotti, este último, presidente de Svemark, la compañía italiana que gestionaba la construcción de cárceles modulares para el Gobierno panameño– estaban en plenas negociaciones para llevar adelante su proyecto, al que también se había sumado un primo del Presidente, Francisco Frankie Martinelli.

La invitación

“Nosotros estábamos en un bar, cerca de la Presidencia [de la República], en el Casco Viejo. Martinelli llamó [al celular de] Lavítola. Y Lavítola le dijo [a Martinelli] que estaba con los italianos de las cárceles”, relató Velocci a este medio a principios de agosto pasado en Roma (Italia).

Martinelli le dijo a Lavítola: “tráelos a ellos también. Y nos vamos caminando a la residencia de la Presidencia”, narró Velocci.

Marcharon a pie a la Presidencia. Cuando entraron a la residencia oficial, hubo abrazos, con mucha energía, y Martinelli dijo: “´italianos –dirigiéndose a Capriotti y a mí–, si ustedes están aquí, es gracias a Valter”.

Martinelli habló de esa visita hace 11 días, en la entrevista que ofreció a Telemetro. Dijo que esa noche conoció a Velocci y que tanto él, como sus acompañantes –Capriotti y Lavítola– solo habían estado 10 minutos allí. Pero esa versión no concuerda con la que contó el testigo a La Prensa.

Según Velocci, se trataba de algo como una cena en la que estaban, además del Presidente, su primo Francisco Frankie Martinelli, Adolfo Chichi De Obarrio (secretario privado del gobernante), Rogelio Oruña (representante de IBT Group, concesionario del Estado), una amiga de este, así como una persona más, de nombre Aurora, amiga del Presidente, y alguien que Velocci cree que era un diplomático.

Los italianos llegaron a la residencia entre las 10:30 y 11:00 de la noche, tras la llamada de Martinelli.

Vinos ´muy costosos´

“El Presidente estaba en unas condiciones muy raras. Para mí, la impresión que tengo, es que estaba muy alterado. Esto te lo confirmo en cualquier lugar. Ellos hablaban de tonterías. Por ejemplo, hablaban del permiso de una [mujer] que tenía un bar que estaba poniendo asientos cerca de Bolívar; ella tenía un bar en la plaza Bolívar, en el Casco Viejo. Entonces solo hablaron de esto”.

Velocci contó que en la reunión abundaba el vino, “muy costoso”. “Yo vi a un hombre borracho [refiréndose a Martinelli], cargado de estos vinos. La única fuerza que tenía era para hacer groserías, vulgaridades, porquerías”, recordó.

EL ´COCAINERO´

El Presidente dice que usted es una persona que consume drogas y que por eso no hay que darle crédito a nada de lo que diga. ¿Cuál es su respuesta?

“Este comentario del Presidente no merece una respuesta, pero yo la voy a dar”, respondió Velocci.

“La respuesta mía es que todo es una mentira. Y tengo pruebas, a pesar de que no necesito explicarle eso a nadie. Desde los 20 años y por 20 años fui autorizado por el Estado italiano para portar armas”. Según Velocci, al funcionario que porta un arma en Italia le hacían controles médicos que incluyen pruebas para descubrir el consumo de estupefacientes.

Cuando se es joven –que es cuando uno se está formado como individuo– se es es más proclive a consumir drogas, pero en su caso, dijo, era funcionario del Ministerio de Justicia de Italia desde que tenía 20 años de edad, y que, además, le hacían pruebas toxicológicas.

Para probar su punto, Velocci mostró a La Prensa documentos sobre los cargos que ocupó en estamentos de seguridad italianos, en los que empezó a trabajar, justamente, desde los 20 años.

Uno de ellos –que lo autorizaba a manejar documentos secretos– tenía vigencia hasta el año pasado, aunque él renunció antes de ese año por el negocio de las cárceles ( ver facsímil).

El reto

Velocci agregó que está dispuesto a hacerse una prueba para detectar sustancias ilícitas en su cuerpo, pero solo con una condición: “la vamos a hacer todos”.

¿Quiénes?

“Yo, el Presidente y la gente que estaba la noche de mi llegada a la residencia del Presidente [en el Palacio de las Gazas]: Rogelio Oruña, Chichi De Obarrio, el Presidente mismo, Aurora y Frankie Martinelli. Me gustaría hacerla, estoy listo para hacerla”, retó Velocci.

Velocci, defendiéndose de las acusaciones de Martinelli de que él es adicto a la cocaína, dijo que también portó un arma de fuego en Italia. “Esta arma –dijo– no la tenía por ser policía. Yo la tenía para defensa personal, porque era un funcionario del Ministerio de Justicia, que trataba asuntos de seguridad nacional. Y por el hecho de que los terroristas buscaban a servidores del Estado, me aconsejaron, el ministerio mismo, hacer el trámite para obtener el permiso para portar armas”, recordó.

“Por todo el tiempo que fui funcionario del ministerio –desde 1981 hasta 2004– yo tenía la certificación de seguridad para el manejo de secretos de Estado. Para tener estos sellos, te investigan y también a tu papá, a tu mamá, a tus abuelos”.

“No todos los funcionarios del ministerio tienen esta [autorización], solo los que tenían una función que afectaba la seguridad del Estado”, dijo. Entonces, se pregunta, “¿cuándo voy a tomar las drogas? Fui yo el que renuncié al cargo en el ministerio para seguir en el trabajo de construir las cárceles modulares, porque yo no podía trabajar para el Estado y cambiarme la camisa”.

“¿Cómo sabe el Presidente lo que yo hago en mi vida privada? Nadie lo puede decir. ¿Quién lo ha declarado?”, preguntó, y luego recordó que su chófer –un conductor de taxi llamado Antonio Tony Santoya– brindó una entrevista en la que lo acusó de consumir cocaína, aparecida en YouTube. “Y el Presidente lo ha adelantado”.

Velocci dijo que “el Presidente sabía un día antes de que [la entrevista] iba a salir en YouTube”. “Mirando esta entrevista se ven dos cosas: la primera es que nunca sale el rostro del periodista que entrevista a Santoya y [segundo] le pregunta en varias ocasiones si ha recibido un pago por dar esa entrevista, y él dice que no. Ya eso es raro”, subrayó.

Y Velocci tiene razón. Se trata de aquellas recordadas declaraciones que dio el gobernante durante una conferencia de prensa en la Presidencia, en las que arremetió contra el periodista de Canal 4 Hugo Famanía, quien le preguntó, precisamente, cómo sabía el Presidente –un día antes– de las declaraciones de Santoya contra Velocci y su supuesta adicción a las drogas.

Martinelli le respondió que había visto un adelanto de la entrevista en la página web de un diario que no identificó, ni tampoco está en YouTube.

Pero la cosa más importante, según Velocci, es que el hermano de Tony Santoya es o era un empleado de la cadena del Súper 99. “Es muy sencillo que el Presidente lo presione”, opinó.

A este hermano de Santoya lo conoció –dijo– el día que fue a visitar al hijo del Presidente Ricardo Rica Martinelli, en las oficinas centrales del 99, el 12 de febrero de 2011.

Fue en esa cita –dijo– que hablaron de un helicóptero para su padre y del precio de las cárceles modulares del Estado panameño.

LA GRABACIÓN

Justamente, una prueba de que esa conversación entre Velocci con Ricardo Rica Martinelli está en poder de los fiscales italianos. Pero, según el Presidente, fue un montaje de Velocci para extorsionarlo a fin de que construyera las cárceles.

Belfon: caso Lavítola permanecerá cerrado

La procuradora, Ana Belfon, dijo ayer que el caso que se abrió de oficio para investigar el pago de supuestos sobornos al italiano Valter Lavítola y a altos funcionarios del gobierno del presidente, Ricardo Martinelli, está cerrado, y que el juez de la causa estimó que estos hechos no constituían delito. En declaraciones al programa “Cara a Cara”, de RPC Televisión, Belfon dijo que después de 7 asistencias judiciales y 50 oficios a entidades públicas en busca de información, no se hallaron pruebas.

Dijo que la denuncia de lavado de dinero presentada el pasado 10 de octubre por miembros del Partido Revolucionario Democrático contra Ricardo Rica Martinelli Linares, hijo del presidente Martinelli, se enviará a una fiscalía anticorrupción.

La denuncia fue interpuesta luego de conocerse el contenido de una grabación en la que se escucha a Martinelli Linares y a Valter Lavítola hablar de la entrega de un helicóptero para el mandatario que supuestamente compraría la empresa Svemark.

Juan Manuel Díaz

SECRETOS. Velocci mostró documentos con autorizaciones para el manejo de secretos de Estado. Es por ello –dijo– que debía someterse a controles de uso de drogas ilícitas en Italia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código