MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES

El nuevo rostro del viejo Colegio Javier

Patricia Espinosa, de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático, dará una conferencia magistral por la apertura del edificio.

Temas:

Los jesuitas empezaron la construcción del Colegio Javier en 1940. La restauración costó $7 millones. Tiene salones, un anfiteatro y pasillo que sirve de museo. Los jesuitas empezaron la construcción del Colegio Javier en 1940. La restauración costó $7 millones. Tiene salones, un anfiteatro y pasillo que sirve de museo.

Los jesuitas empezaron la construcción del Colegio Javier en 1940. La restauración costó $7 millones. Tiene salones, un anfiteatro y pasillo que sirve de museo. Foto por: Gabriel Rodríguez

En 1951 la construcción fue valorada en $225 mil. En 1951 la construcción fue valorada en $225 mil.

En 1951 la construcción fue valorada en $225 mil. Foto por: Gabriel Rodríguez

El pasillo de las banderas. El pasillo de las banderas.

El pasillo de las banderas. Foto por: Gabriel Rodríguez

El Ministerio de Relaciones Exteriores está de fiesta este viernes 31 de marzo. Abre sus puertas el antiguo Colegio Javier, un edificio contiguo a la sede de la Cancillería en la plaza Bolívar, en el casco antiguo de la capital, donde los jesuitas se instalaron en 1948, con 201 estudiantes.

La restauración, que costó $7 millones y que de acuerdo con la canciller, Isabel de Saint Malo de Alvarado, siguió al pie de la letra lo que dispone patrimonio histórico, de ahora en adelante albergará a la Academia Diplomática y Consular de Panamá, centro donde, por estos días, 17 panameños se preparan en los quehaceres que exige la diplomacia pura y dura.

Si hay algo que mueve a la vicepresidenta de Panamá es este proyecto. Un edificio para preparar a los futuros diplomáticos del país. Esos, que, de acuerdo con sus planes, algún día marcarán agenda en el ámbito global, incidirán en los grandes temas de desarrollo y propondrán las políticas públicas del país. Por eso dice que no se trata de la inauguración de otro edificio más. A partir de ahora, recalca, hay un espacio para lareflexión del pensamiento y de formación del recurso humano de la Cancillería. “Cuando uno ve a otros países con formación un poco más robusta que la de Panamá, te das cuenta de que ellos tienen profesionales con una larga trayectoria, con experiencia, con conocimiento, que incluso logran insertarse como líderes en la agenda global de desarrollo que hoy es una parte central de la diplomacia”, explica la ministra de Relaciones Exteriores.

Todo comenzó en el gobierno de Martín Torrijos Espino (2004-2009), cuando Samuel Lewis Navarro era el canciller. En ese momento se dieron algunos pasos, se levantaron las pilastras de la obra, por ejemplo. En el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), con Juan Carlos Varela como ministro de Relaciones Exteriores, se habló de seguir con el proyecto, pero el hoy presidente dejó el gobierno en agosto de 2011 y la propuesta naufragó. Con la nueva administración, el plan vio la luz. En el periodo de transición gubernamental, el entonces canciller Francisco Álvarez De Soto, le contó a De Saint Malo de Alvarado que se habían hecho intentos por restaurar el edificio.

A ella le entusiasmó la idea, y así empezó todo. Hay otra oportunidad para revivir un pedazo de la historia de Panamá en una de las esquinas del casco antiguo de la ciudad. Fue en 1940 cuando la organización para la enseñanza católica de los jesuitas empezó la construcción del centro educativo con estas especificaciones: planta baja y dos altos, de concreto armado, con pisos revestidos de baldosas de cemento y una azotea.

El 24 de mayo de 1948 el colegio inició labores con 201 estudiantes, todos hombres. Se dictaban cursos de primaria completa hasta el primer año de secundaria.

En 1951 se supo cuánto costaba la estructura: $225 mil, de acuerdo con la escritura pública 2081 de la época. Tres años después, el colegio se muda a Perejil. A partir de allí, el inmueble tuvo múltiples usos. En un tiempo los Agustinos Recoletos instalaron en él el Colegio San Agustín; también albergó al Instituto Richard Neumann, y allí funcionó también la Reforma Agraria, entre otras.

Este día abre sus puertas con salones que recuerdan la trayectoria de hombres célebres. El anfiteatro, por ejemplo, lleva el nombre de un diplomático por excelencia: Ricardo J. Alfaro; otro salón se llama Fernando Guardia Jaén, para traer a la memoria al sacerdote jesuita que jugó un papel importante contra la dictadura.

Otro espacio fue bautizado Francisco Arias Paredes, a quien se le conoció como “el caballero de la política”: diputado, secretario de la legación de Panamá en Washington, Estados Unidos; ministro de Gobierno y Justicia, entre otros. Mientras que otro salón fue nombrado Julio Linares, quien fue canciller, diputado y ministro de Hacienda y Tesoro, entre otros cargos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código