INTERNET Y EL SER HUMANO

El olvido y la memoria, frente a frente

Los riesgos de limitar la democratización de la herramienta más poderosa de información que ha existido en la humanidad: internet.

Temas:

Debate: ¿existe el derecho a olvidar?

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. Para evitar sufrir.

Joel (Jim Carrey) y Clementine (Kate Winslet) recurren a la tecnología para desaparecer de su mente todos los recuerdos de su relación. No quieren angustias. No quieren evocar un amor tormentoso, intenso, destructivo. Entonces suprimen sus recuerdos.

¿Puede un ser humano borrar de plano su pasado? ¿Existe el derecho al olvido o el derecho a la memoria? Esta vez el debate no se centra en una mente sin recuerdos. Se queda en lo que nos recuerda internet. En el derecho a la información, en el derecho a saber.

Catalina Botero, ex relatora especial para la libertad de expresión de la Organización de Estados Americanos, en una de las conferencias de la reunión preparatoria para el Foro de Gobernanza de Internet que se desarrolló en Panamá esta semana, habló del derecho a olvidar, un tema que cobró notoriedad por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Catalina Botero, en la conferencia sobre derecho al olvido, en el marco del foro preparatorio para la Gobernanza de Internet. Expandir Imagen
Catalina Botero, en la conferencia sobre derecho al olvido, en el marco del foro preparatorio para la Gobernanza de Internet. LA PRENSA/Roberto Cisneros

El periódico La Vanguardia de España publicó en su edición impresa y digital que propiedades que pertenecían a Mario Costeja iban a subasta por un embargo a causa de deudas. Costeja pagó sus deudas, pero la información original seguía saliendo cuando alguien ponía su nombre en Google. Recurrió a los tribunales para exigirle a Google que borrara los datos y el tribunal europeo le dio la razón.

Catalina Botero recordó las razones que dio esa Corte: las personas tienen derecho a rehabilitarse en la sociedad. Que todos hemos cometido errores, pero que tenemos derecho a vivir al margen de esos errores para realizar nuestro proyecto de vida. Que no podemos realizar ese proyecto de vida si no hay derecho al olvido.

Que la memoria individual de los seres humanos es prodigiosa no solo por lo que permite recordar, sino también por lo que permite olvidar. No podríamos cargar el resto de la vida con el recuerdo de cada vez que hayamos hecho el ridículo. Que la memoria nos ayuda a olvidar sucesos, pero que internet no permite que se dé el olvido. Y, por lo tanto, a la gente le cuesta rehabilitarse y desarrollar su propio proyecto de vida sin la carga de un error del pasado.

Ese tribunal, mencionó Botero, también dijo que a los intermediarios o proveedores de información (como Google) se les pueden aplicar las leyes de protección de datos personales. “Los intermediarios, como no son proveedores directos de información, tienen menos protección en materia de libertad de expresión que quienes tienen la mayor protección en esa materia, es decir, el ser humano que sale a la plaza, a la calle, con la pancarta”, cuenta.

Inspirados en esta teoría, dice Botero, la Corte Suprema de Chile ordenó al periódico El Mercurio desaparecer de internet la noticia que hacía referencia a la condena de un exfuncionario vinculado a las fuerzas armadas que estuvo involucrado “en el caso más importante de prostitución infantil que se ha producido en Chile en las últimas décadas”.

“Esta persona fue condenada, pagó su pena, y dos años después de haber pagado su pena, interpone el recurso en la Corte, y esta le ordena al diario eliminar la noticia”, narra.

La exrelatora menciona que, en cambio, otra sentencia que emitió la Corte Constitucional de Colombia referente a una ciudadana que exigió a El Tiempo borrar de internet una noticia, esgrime argumentos que no están a favor de los del caso Costeja (el de España).

Los jueces dijeron, por ejemplo, que no existe un derecho autónomo al olvido. Que las personas no tienen derecho a purificar internet de su información negativa. ¿Por qué? “Porque la categoría de derecho al olvido es de una enorme ambigüedad. Y tiende a restringir la libertad de expresión”, dice.

Recuerda que el derecho constitucional y el derecho internacional han sostenido de manera consistente que solo se puede restringir la libertad de expresión en “excepciones claras, precisas, concretas”.

¿Qué es el derecho al olvido? ¿Qué significa eso? Eso es todo y es nada. ¿El olvido de qué?, se preguntó la expositora. “(...) A veces tenemos que vivir con el pasado que tenemos. Y eso no es un estigma. Yo tengo que vivir con las cosas que he hecho. Y tengo que vivir con las críticas que me han hecho”, advierte.

Botero dice también que ningún medio o proveedor de información es responsable por no eliminar el acceso fácil a la información si no ha recibido una orden de una autoridad judicial. “Si no, lo que estaríamos creando son unos incentivos para la autocensura (...)”, advierte.

El debate tiene varias salidas, de acuerdo con Botero. Por ejemplo, actualizar la noticia. Si alguien fue denunciado penalmente, se puede actualizar la información diciendo que fue absuelto. “O rectificar si la noticia es falsa”, añade.

Desactivar la función de autocompletar, o cambiar el orden en que aparece determinada información. También se puede limitar la búsqueda a través de robots.

Pero, sobre todo, aprender a vivir con el pasado. Con los recuerdos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código