IRAK. CRISTIANOS ´CELEBRAN´ AÑO NUEVO

Lo que se oye son bombas

La minoría cristiana iraquí sufre ataques por parte de extremistas islámicos desde la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003.
Dos atentados en el sur de Bagdad, uno en un mercado y otro frente a una iglesia, dejaron 38 muertos y 71 heridos el pasado 25 diciembre. Muchos iraquíes sueñan que en 2014 llegue la paz. REUTERS/Ahmed Malik. Dos atentados en el sur de Bagdad, uno en un mercado y otro frente a una iglesia, dejaron 38 muertos y 71 heridos el pasado 25 diciembre. Muchos iraquíes sueñan que en 2014 llegue la paz. REUTERS/Ahmed Malik.
Dos atentados en el sur de Bagdad, uno en un mercado y otro frente a una iglesia, dejaron 38 muertos y 71 heridos el pasado 25 diciembre. Muchos iraquíes sueñan que en 2014 llegue la paz. REUTERS/Ahmed Malik.

Es 31 de diciembre de un agonizante 2013. Es un día que millones de personas en el mundo aguardan con gran emoción entre los preparativos y populares tradiciones que enmarcan la fecha.

Las expectativas aumentan con el correr de las horas y alcanzarán su punto culminante cuando el reloj marque las 12:00 de medianoche y arranque formalmente el año 2014. Y justo ahí es cuando, para muchos, empieza la fiesta.

El típico sonido de los juegos pirotécnicos, la quema de muñecos y el despliegue de luces que iluminan el cielo, como el popular espectáculo de fuegos artificiales en el puente de la bahía de Sidney, Australia, son símbolos indiscutibles del evento anual.

Pero mientras muchas personas brindan, se besan y abrazan, al tiempo que expresan sus propósitos para el nuevo año, hay quienes, al parecer, no tienen muchos motivos para celebrar, pues lo que escuchan en estos días no es pirotecnia, sino bombas. La ola de violencia que golpea Irak ha ensombrecido la festividad en un país en el que, paradójicamente, se dice, se celebró por primera vez el año nuevo, cuando la nación era conocida como Babilonia.

ATAQUES

Quienes más sufren los efectos de la crisis son los cristianos, que se han convertido en blanco de ataques de los extremistas islámicos.

El 25 de diciembre, en plena Navidad, dos atentados en el sur de Bagdad –uno de ellos frente a una iglesia en el distrito de Doura– dejaron 38 muertos y 71 heridos.

En busca de poder celebrar en paz el advenimiento de 2014, muchas familias cristianas de Doura partieron hacia la región norteña semiautónoma de Kurdistán. Otros, como Raymond Haddad, permanecen en la localidad. “Estoy muy triste de que no podamos tener paz, aunque ya haya pasado una década desde la invasión estadounidense. Más bien, solo hemos enterrado a miembros de la familia que murieron en el ataque con bomba de Navidad de hace unos días”, dijo Haddad, de 44 años, en entrevista a la agencia de noticias Xinhua.

Miedo

A pesar del temor a nuevas agresiones, estos iraquíes mantienen la fe en que vendrán tiempos mejores para su país. Así lo expresó Mazin Anis, un funcionario perteneciente a la minoría cristiana. “Aún no hemos perdido la esperanza en Irak”, dijo. En la misma sintonía se mostró su esposa Zeina. “Sí, tenemos miedo, pero ¿quién no lo tiene? Nuestro amor por la vida es más fuerte. Mi deseo es que el próximo año sea mucho mejor y más seguro”, comentó.

Al igual que Haddad y los Anis, los cristianos prevén darle la bienvenida modestamente a 2014. “Tememos algunos actos de violencia contra nuestra minoría cristiana, pero aún así voy a celebrar el año nuevo con mi familia y con algunos parientes en mi casa”, dijo Sarmad Aziz, de 32 años de edad.

Violencia, dimisiones y temores

Aún en las postrimerías de 2013, los actos violentos en Irak no se detienen.

Ayer, las fuerzas de seguridad iraquíes destruyeron el mayor campamento de protesta antigubernamental suní en Ramadi, lo que provocó enfrentamientos mortales y la dimisión de 44 diputados, según AFP.

La acción amenaza con reavivar la cólera de la comunidad suní, minoritaria en el país, pero mayoritaria en esta región, que considera que las autoridades, dominadas por los chiíes abusan del uso en su contra del argumento antiterrorista.

En Ramadi, situada a 100 kilómetros al oeste de Bagdad, la policía destruyó todas las tiendas y reabrió la carretera, bloqueada desde hacía un año por este campamento que el Gobierno consideraba un nido de Al Qaeda, aseguró ayer Ali Musawi, portavoz del primer ministro Nuri al Maliki.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código