política. los resultados de una misteriosa reunión.

¿Un pacto presidencial?

Tres analistas políticos sostienen que es posible que entre Ricardo Martinelli y sus antecesores se haya dado un trato de ´tú no me tocas y yo no te toco´.

El 29 de marzo de 2011, hace un año y un día, el presidente, Ricardo Martinelli, logró reunir a sus antecesores Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), Mireya Moscoso (1999-2004) y Martín Torrijos (2004-2009) en la Presidencia de la República. La reunión, según él mismo dijo, buscaba un acercamiento con quienes, por su experiencia, podrían aportar ideas para la solución de problemas nacionales.

La idea generó expectativas desde que se anunció, porque se trataba de un encuentro entre el Presidente y tres de sus más visibles críticos, todos parte de la “clase política tradicional” a la que él tanto había criticado. Los tres, además, habían sido objeto de las denuncias de Martinelli en campaña.

Llegado el día, la cita dio que hablar: se celebró a puerta cerrada y pese a que duró casi tres horas, no se supo exactamente de qué hablaron. Vagamente, los exmandatarios dijeron que se abordaron temas como las reformas a la Constitución, la crisis del agua y los escándalos en la justicia.

Más bien, se enfocaron en alabarse entre ellos. Martinelli dijo que los exmandatarios eran “grandes panameños, estadistas, personas que quieren a su país”; Pérez Balladares indicó que “por encima de nuestras diferencias, adversidades y las cosas que nos pueden haber dividido, siempre estarán los intereses nacionales”, mientras que Moscoso dijo que la charla había sido “profunda” y que la idea era “ayudar en todo lo que sea posible”.

¿Anuncios concretos? No se dieron. Martinelli aseguró que acogería las recomendaciones de los expresidentes y prometió que se reencontrarían en menos de un mes.

Esas citas no se volvieron a dar y los exinquilinos de Palacio jamás se convirtieron en los consultores que supuestamente serían. Sin embargo, después de ese encuentro la hasta entonces tensa relación entre el mandatario y sus antecesores cambió.

Moscoso –recuerda el analista político Mario Rognoni– logró un acercamiento con Martinelli, al punto de que el gobierno respaldó el traslado de los restos de su esposo, el doctor Arnulfo Arias, “en un acto que le devolvía a ella una posición política”. Además, la expresidenta “defendió al gobierno actual en una entrevista en CNN”. Eso, sin contar que sus últimas declaraciones han sido para criticar a Juan Carlos Varela, adversario acérrimo de Martinelli.

Pérez Balladares, que estaba siendo investigado por blanqueo de capitales, “quedó exonerado de culpa en sus casos con la ley”.

En tanto Torrijos, que es objeto de una investigación por el caso Cemis –el mayor escándalo del país de los últimos años–, “sigue en sus participaciones internacionales con pocos ataques al gobierno de Martinelli... y pareciera libre de cualquier persecución”, sostiene Rognoni.

Para el analista político Renato Pereira, “nadie puede demostrar que de ese encuentro haya surgido un escudo protector a cambio de la colaboración o de la tolerancia política de los tres expresidentes”. Sin embargo, advierte, “no se puede simular que Pérez Balladares bajó el tono de sus embestidas iniciales contra el Presidente; Moscoso no ha dejado de enviarle mensajes de apoyo a su gestión, y Torrijos está haciéndole una oposición civilizada, a lo Felipe González”. ¿Existe un compromiso tácito? Para Pereira, “solo ellos lo saben”.

En esa misma línea opina el también analista Edwin Cabrera. “Como todo lo que se negocia o conversa en las esferas del poder, es muy difícil demostrar si el actual mandatario tiene algún pacto con sus antecesores. Sin embargo, algunos hechos generan un indicio de que por lo menos hay más de un guiño de ojo”, opina. Para él, quizás los expresidentes podrían servirle a Martinelli –en su papel de armador y única figura de Cambio Democrático– para generar alianzas o tensiones en las entrañas de los partidos de oposición, con miras a las elecciones de 2014.

Rognoni está convencido de que sí hubo un acuerdo entre los presidentes. Fue, piensa, “un almuerzo que muchos han olvidado pero, como se dijo en ese entonces, algo se traía entre manos. El panameño es sabio en sus refranes, pudiendo aplicar cualquiera de los que siempre se dijeron al darse aquella reunión: ´Los blancos entre ellos se entienden´ o ´lagarto no come lagarto”.

Con ganas de más poder

Un año después de la cita entre el mandatario Ricardo Martinelli y sus antecesores Ernesto Pérez Balladares, Mireya Moscoco y Martín Torrijos, las aspiraciones políticas de los tres últimos para el torneo electoral de 2014 siguen en pie.

Pérez Balladares afirmó que el que “no aspira expira”, al ser consultado sobre sus aspiraciones en el PRD. El expresidente perredista podría ir nuevamente por la Secretaría General del PRD y por una eventual candidatura presidencial en 2014.

Torrijos también es mencionado como posible aspirante a secretario general del PRD en el próximo congreso del colectivo.

Mientras que Moscoso no ha descartado que vaya a volver al ruedo político en 2014 y retomar el control del Partido Panameñista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código