Los parques invisibles

Esto es el parque: un triángulo de unos 15 metros de longitud, junto a una avenida atestada de automóviles. “Nunca ves a un niño ahí”, me dice el trabajador de un almacén de repuestos automotrices que pasa a diario por esa esquina de Río Abajo. La cerca y los juegos, que hasta hace poco se veían descoloridos, parecen haber sido pintados recientemente. Pero el lugar luce igual de lánguido. Para el transeúnte común, el parque es invisible.

No lejos de allí, junto al río, hay otro parque al que nadie va: el río está contaminado y huele mal. La maleza lo oculta en parte. En la noche los indigentes y “piedreros” se refugian allí.

Este año, los parques de la ciudad de Panamá, al menos en el inventario del municipio, pasarán a sumar 385. Unas 70 nuevas instalaciones serán cedidas al distrito capital por el Ministerio de Economía y Finanzas.

Pese a que el número de instalaciones recreativas (que no incluyen las estrictamente deportivas) se ve alto, los habitantes de la urbe no encuentran muchos lugares dónde tener un rato de solaz, donde los niños puedan jugar o los ancianos caminar, o pasear a sus mascotas.

Salvo el Parque Omar, que no es manejado por el municipio, la cinta costera (que no es precisamente un parque) o el parque Summit, que queda bastante retirado del centro de la urbe, la ciudad no parece contar con más espacios amplios y efectivos para la recreación de sus habitantes. Hacia San Miguelito o el sector este, no existe ninguno equivalente.

Muchos de estos parques que aparecen en el listado del Municipio de Panamá son en realidad miniparques, o se encuentran en áreas inaccesibles o inseguras y nadie acude a ellos.

Otros tienen problemas de mantenimiento. La maleza los oculta, los juegos no funcionan, se inundan y son albergues de indigentes y malhechores. El Departamento de Ornato del municipio dice que invierte más de seis millones de dólares al año en su cuidado, pero hay cuestionamientos, incluso desde el propio concejo sobre el manejo que se le da al tema.

CUÁNTOS, DÓNDE

Por corregimiento, Betania es el que más parques municipales tiene, con nada menos que 31 instalaciones que ostentan esa categoría. Le sigue Ancón, con 25, entre los que se cuenta el que quizás sea el más importante (por su extensión, historia y características), el parque Summit.

Pacora es el corregimiento que menos parques tiene: solo cuenta con el de la iglesia y el de la escuela, que a diferencia de la mayoría no tienen nombre, solo son conocidos por su ubicación.

En Bella Vista figuran algunos de los más famosos: el parque Urracá, emblemático pulmón del centro de la ciudad, junto a la avenida Balboa y la cinta costera y para el que había un plan de remodelación que finalmente no fue avalado por la Contraloría General de la República, según dijo hace un par de semanas la actual alcaldesa, Roxana Méndez.

También está el parque Andrés Bello, ubicado en vía Argentina y uno de los más conocidos y frecuentados de la ciudad, y el Benito Juárez, en El Carmen, también muy conocido y frecuentado. El corregimiento cuenta con otros cinco parques menos conocidos.

MANTENIMIENTO

Según había indicado la subgerencia de Ornato y Medio Ambiente del municipio, desde el año pasado el presupuesto de funcionamiento para 2012 ascendía a 1.5 millón de dólares, mientras que otros seis millones serían destinados para el mantenimiento de las áreas verdes, poda y tala de los 385 parques que manejará el municipio este año.

Pese al replanteamiento presupuestario propuesto por la alcaldesa Méndez, el tema de parques parece no haber sufrido alteraciones mayores. La propia jefa de la comuna capitalina lo señaló justamente entre las prioridades de su gestión.

La subgerencia de Ornato había señalado previamente que aumentaría la cantidad de funcionarios que se encarga de dar mantenimiento y remozamiento a los parques.

En mayo de 2011 el municipio hizo dos licitaciones: una para el mantenimiento de los juegos recreativos y otra para la poda y tala en las zonas verdes e isletas. La contratación de una empresa externa para apoyar estas labores municipales se hizo debido a la falta de personal suficiente. El año pasado, el municipio contaba para ello con solo 30 trabajadores.

Cultura, ciencia y recreación

El parque municipal Summit está ubicado en el kilómetro 18 de la vía que conduce al poblado de Gamboa, en el corregimiento de Ancón.  

Tiene una extensión de 55 hectáreas y aparte de facilidades recreativas cuenta con un pequeño zoológico y diversas especies de plantas, herencia de su origen, en 1923, primero como granja experimental y luego como jardín botánico tropical, durante la ocupación estadounidense de la Zona del Canal. Se distingue allí el aviario del águila harpía, el ave nacional.  

Otro parque que une cultura y recreación en el Municipio de Panamá es el de la Amistad Chino Panameño, ubicado en El Dorado. Con amplios jardines, senderos y pabellones, el parque, de tres hectáreas, sirve para dar a conocer aspectos de la cultura china, y es un agradable lugar de paz y meditación. Forma parte del Centro Cultural Chino Panameño.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código