FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

POLÍTICa. EL HOMBRE QUE LE HABLA al OÍDO AL PRESIDENTE.

El poder de Salo Shamah

Polémico y hábil, Shamah es considerado uno de los funcionarios a los que el Presidente más escucha.

La última tarea asignada a Salomón Salo Shamah, el administrador general [con rango de ministro] de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), es la de asesor de la Autoridad Nacional de Tierras (Anati), entidad que ha estado en el ojo de la tormenta en los últimos días.

La noticia sorprendió a pocos, teniendo en cuenta que desde que el presidente, Ricardo Martinelli, asumió el poder, la figura de Shamah aparece con especial relevancia, ya sea en las crisis o en los momentos de gloria.

La prueba está en que la lista de los quehaceres asumidos por el administrador de la ATP ha sido extensa: ha organizado en dos oportunidades el Carnaval capitalino, es el artífice de la ley que creó la Autoridad Nacional de Aseo y que eliminó la Dimaud; estuvo en el equipo que empujó la ley que creó la Anati y que aniquiló a la otrora Dirección de Catastro. Ambas entidades están hoy en manos de la Presidencia.

Además, es el cerebro de las jumbo tiendas, y algo bien importante: la mayoría de las cuñas que el gobierno emite, tienen su sello.

Antes de eso, fue director creativo de la estrategia publicitaria de la campaña de Martinelli, y se le atribuye el pegajoso estribillo político “caminando en los zapatos del pueblo”. Después se encargó de hasta el mínimo detalle de la toma de posesión del mandatario.

Como miembro de la línea dura del oficialismo, es también el caballito de batalla del gobierno para hacerle frente a las tormentas. Fue el primero que salió a defender a Martinelli en los medios, una vez se desató el huracán Wikileaks. “Lo que pasa es que la exembajadora de Estados Unidos (EU) [Barbara Stephenson] le tenía rabia al Presidente”, dijo en televisión.

Meses después, cuando la administración del cambio se vio obligada a defenderse por los nexos con David Murcia, no se le vio públicamente, pero sus detractores afirman que fue quien ideó la polémica cuña televisiva que atacaba al Partido Revolucionario Democrático (PRD), a los medios de comunicación y a la sociedad civil.

Su influencia en el Ejecutivo es tanta, que algunos ya lo comparan con el legendario Grigori Rasputín, el hombre que se ganó el favor de la familia Romanov, en la Rusia imperial. Cuentan personas de palacio que el poder que Salo ejerce en el Ejecutivo, es comparado con el de Jimmy Papadimitriu, ministro de la Presidencia y mano derecha de Martinelli. En los consejos de Gabinete, por ejemplo, Shamah es uno de los que más opina e impone su criterio pese a que no tiene voto.

“Él y Jimmy [Papadimitriu] son los que más mandan”, dijo una fuente gubernamental, y agregó que cada vez que hay una crisis en Palacio, Salo aparece para preparar la estrategia de respuesta junto a Papadimitriu y el Presidente.

La cercanía de este colombiano de nacimiento con el mandatario es tanta, que incluso sobrevivió a uno de los más grandes escándalos que ha estremecido a esta administración. Martinelli lo mantuvo en su cargo pese a las revelaciones de Wikileaks que lo vincularon con el narcotráfico, y al torbellino de críticas que suscitó la cancelación de su visa a EU.

“Martinelli no se atreve a botar a Shamah, porque teme que pueda hablar cosas no muy buenas para su gobierno”, dijo entonces el secretario general del PRD, Mitchell Doens.

“Salo sería el hijo perfecto de Martinelli: tienen el mismo carácter, los mismos gestos y la misma proyección”, comentó un analista que pidió el anonimato.

Mario Rognoni, quien sigue de cerca la política criolla, lo ve así: “es una persona que ha demostrado tener gran capacidad para el mercadeo, y lo está demostrando en la ATP, pero no le veo grandes conocimientos en el manejo de la administración pública, ... se ha ganado la confianza del Presidente; y eso me recuerda la época de los miliares, cuando las lealtades estaban por encima de la eficiencia”, dijo.

Este medio trató de contactar a Shamah para preguntarle sobre el tema, pero no respondió a las llamadas.

Entre el cielo y el infierno

La frase estuvo en la agenda de los medios, varios días: “no conozco a ningún paisano judío que sea tan pobre como Shamah”. Así defendió el presidente Martinelli al administrador de la ATP cuando era señalado por la cancelación de su visa a EU, luego del escándalo de Wikileaks. Días después, el mandatario dijo que Shamah sería reemplazado en el cargo por una mujer, pero más adelante, cuando el eco del escándalo se había disipado, Martinelli aseguró que Salo se quedaba.

Lo hizo después que operadores de turismo alabaran el trabajo de Shamah, moción a la que se unió el exministro Rubén Blades. Y es que Shamah tiene la particularidad de provocar amores y odios, y la controversia ha acompañado su gestión: se lió a golpes con el coordinador de corregidores, insultó a un reportero en Chiriquí, fustigó a policías por un operativo en un evento de surf, y hasta tuvo un altercado con la periodista Maribel Cuervo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código