Entrevista

‘Es posible una tercera guerra’: Jon Lee Anderson

El periodista Jon Lee Anderson hablará hoy en la Universidad de Panamá sobre el periodismo real en la era de Donald Trump.

Temas:

Jon Lee Anderson dice que en América Latina ya no hay liderazgo. Jon Lee Anderson dice que en América Latina ya no hay liderazgo.
Jon Lee Anderson dice que en América Latina ya no hay liderazgo. Ana Rentería

Si se lo encuentra en la calle por estos días, probablemente lo vea con un parche negro en el ojo derecho. “Ando tuerto. Se me desprendió la retina en México”, le contó Jon Lee Anderson a un grupo de 17 periodistas que lo escuchan en un salón de la Casa del Soldado en el Casco Antiguo.

Un día está esquivando balas en Libia o en Darfur, y a la semana siguiente viaja al Amazonas a convivir con una tribu perdida. Por eso, lo del parche en el ojo es una especie de trofeo para este contador de sucesos de guerra, que logró que un “maleante” de una favela en Río de Janeiro le contara su historia cuando el hombre se enteró de que era el autor de la biografía del Che Guevara.

Es un analista nato, un reportero eterno. Es detallista, le gustan las camisas africanas y está tan familiarizado con Panamá que es capaz de precisar cuántos edificios existían en Paitilla en la década de 1980.

Y si le pregunta por Donald Trump, le va a contestar que “es un patán”. Y si le pide que le hable de Venezuela, probablemente le conteste que es “una hecatombe”. Y si quiere que le diga algo sobre la madre de todas las bombas que lanzó Estados Unidos (EU) en Afganistán la semana pasada, quizá le escuche este análisis: “Estaba más destinada a Corea del Norte que a Afganistán”.

El periodista de The New Yorker, nacido en California en 1957, está convencido de que Panamá es “un país oasis”, “un hub”. “Lo ha sido siempre desde Balboa. Toda la vida. Son los fenicios de las Américas. Los libaneses o los catalanes de esta zona”.

En una de las muchas veces que estuvo en el istmo en tiempos de Manuel Antonio Noriega, recuerda que vio al dictador y dice que fue como cuando un chacal entra a un corral de ovejas. “Así podías sentir el miedo de la gente”.

Vuelve al pasado y dibuja a Panamá como la nación donde pasaba todo. “Tenía un aire de piratería con mucho encanto. Era el único lugar en el área con rascacielos fuera de EU. Era la época en que los rabiblancos salían a la hora del almuerzo a protestar vestidos de blanco, y con sus Calvin Klein”. En ese tiempo tuvo una novia panameña que era de piel negra, pero ella le decía que no era negra “sino cimarrona”. Por esa época también hablaba con Hugo Spadafora. Lo conoció en Costa Rica en el mismo periodo en que empezó a denunciar a Noriega. “Era un tipo bien parecido, tenía la postal de un guerrillero, simpático, romántico. Muy apasionado. Un poco desaforado en el sentido de que no se cuidaba. Denunciaba a Noriega y luego volvía aquí”, afirma.

Un día en Costa Rica, Spadafora le habló durante cinco horas y le dijo que tenía pruebas y denuncias contra Noriega. “Tenía mucho carisma. Quizá más carisma que cualquier otro panameño que yo he conocido. Para alguien como Noriega, era una amenaza. El próximo paso de Spadafora era armarse para tumbar a Noriega. No se quedó tímido en lo que le acusaba”.

Este Panamá de edificios lujosos, con megaobras y empresas a la carta, también ha estado en el radar de Jon Lee Anderson. Cuando estalló el escándalo producto de las revelaciones del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y que dejó al descubierto supuestas prácticas irregulares en sociedades offshore creadas por Mossack Fonseca, escribió La vida secreta de Panamá City. Un país que de alguna manera había descrito en 1999 en Cartas desde Panamá, parcelas en venta con vista al mar.

Jon Lee Anderson, el tipo que un día le contó a un auditorio repleto que en Irak tiene un amigo que es asesino en serie, está en Panamá. El Fórum de Periodistas por las Libertades de Expresión y el Taller Editorial Concolón lo trajeron para que dictara un taller de periodismo de investigación a un grupo de reporteros. Hoy hablará en la Universidad de Panamá sobre el periodismo real en la era Trump.

Llega en tiempos revueltos para América Latina y el mundo.

“¿Liderazgos? ¿Qué liderazgos? ¿Acaso hay liderazgos?”, dice cuando se le pregunta por los gobernantes de la región. Y luego lo explica, sin anestesia: “Ya no hay un Fidel Castro que le dice a Washington dónde ponerlos. Enrique Peña Nieto, en México, por favor, no es capaz ni de defender su propio país. ¿Acaso recuerdas el nombre del guatemalteco? ¿del hondureño? Recordamos a Daniel Ortega, porque ha estado allí toda la vida. En Colombia [Juan Manuel], Santos es un tipo interesante. Ha sido muy astuto. Reconfiguró la correlación de fuerzas y de la idiosincrasia de la centro derecha para lograr la paz”.

¿Y Venezuela? “Es un país que va a la hecatombe. Está en picada en todos los sentidos. Los que están intentando gobernar al país no parecen saber cómo controlar la situación. Necesita una apertura política en que la gente sea capaz de integrarse al proceso político”, reflexiona.

Inhabilitar al líder opositor venezolano Henrique Capriles para ejercer la vida pública le parece “una idea torpe”.

Jon Lee Anderson pasó varias semanas con Hugo Chávez, el líder del denominado socialismo del siglo XXI que murió en marzo de 2013. Le escribió un perfil, otra vez contó sobre un viaje que hizo a su lado en el avión presidencial. Por eso, cuando se le consulta qué opina de los herederos del chavismo es tajante: “Una cosa era Chávez y otra cosa son los que han heredado el poder. Yo no digo que no hay gente bienintencionada dentro del chavismo, pero no han sido capaces. Conozco a [Nicolás] Maduro, y es obvio que no es el hombre del momento en Venezuela”.

¿Por qué Chávez lo escogió a él y no ha Diosdado Cabello, por ejemplo?

“No conozco a Diosdado Cabello, pero todo indica que no era de la confianza de Chávez, mientras que Maduro sí lo era. Y además es cubanófilo, era cuadro de los cubanos, así como era Chávez. El Maduro que yo conocí, siendo canciller, era un tipo sencillo, no elegante de palabras, pero tampoco tonto.

Y, entonces, suelta esta frase: “Venezuela padece del síndrome de la mediocridad en la clase política. La mayoría de los chicos chavistas se ponen suéteres rojos y gritan consignas, pero eso no te hace revolucionario, compadre, lo siento”.

Es el turno de hablar de Trump. Lo describe sin asco, sin edición, sin rodeos. “Es un patán, es una vergüenza para EU y un peligro para el mundo. Todos los días vivo en suspenso y en vilo por su presencia en el poder”.

El señor de las mil guerras dice que huele a guerra. Sería la tercera.

“Estamos mucho más susceptibles de que las cosas se pongan mal en el mundo. Es un tipo irresponsable, amoral, narcisista, todos lo sabemos, y eso es peligroso cuando tienes una mano que puede tocar un botón nuclear”.

Dice que todas las piezas que antes resguardaban la paz mundial están en movimiento y en disputa abierta hoy día. “Antes se respetaba cierto balance. Naciones Unidas, la Unión Europea, la OTAN, todos estaban en su lugar, más o menos cumpliendo su papel. Pero hoy en día son como botes haciendo aguas. No están funcionando bien. La ONU no tiene mayor respeto, no protege a nadie y ha sido minada por las mismas potencias que supuestamente la crearon. La Unión Europea está en quiebra, y eso es terrible porque se creó para salvaguardar la paz en un continente que ha sido escenario de dos guerras mundiales en los últimos 100 años. Hay un [Vladimir] Putin (Rusia) y un [Recep Tayyip] Erdogan (Turquía) y hay un holocausto sirio en la misma frontera, es muy peligroso”.

Ahora una frase lapidaria: “Yo no pronostico que vaya a haber una tercera guerra mundial, pero si hubo dos en los últimos 100 años, es posible que haya una tercera. Si hemos dejado que un niño rico y demente llegue a la Casa Blanca, realmente estamos en tiempos fregados. Yo no digo que va a haber una tercera guerra mundial, pero nunca la he sentido tan cerca en mi vida”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código