LICITACIÓN ONEROSA

El precio de una hemodiálisis

Una recomendación de la Contraloría provocó que la CSS tenga que pagar ahora mucho más que lo que tenía previsto en tratamientos renales.

El 2 de noviembre de 2010, el Consejo de Gabinete aprobó contratar de forma directa a la empresa Promoción Médica, S.A. (Promed) por $98 millones para el suministro de equipos y servicios de hemodiálisis en la Caja de Seguro Social (CSS). Sin embargo, en febrero de 2011, la Contraloría negó el refrendo y solicitó al director de la CSS, Guillermo Sáez-Llorens, hacer una licitación para obtener una mejor oferta.

La propuesta de Promed consistía en construir 13 centros, instalar las máquinas, darles mantenimiento, y dar servicio de hemodiálisis a mil 500 pacientes.

“Para un contrato de 98 millones de dólares, ella [de Bianchini] prefería que fuera licitación, a pesar de que los pacientes querían las salas”, relató a este diario el director de Prestaciones Médicas de la CSS, Javier Díaz.

Contrario a la opinión de la Contralora, Díaz considera que habían logrado un buen acuerdo con Promed. Y es que la nueva administración de la CSS debía afrontar las consecuencias del envenenamiento con dietilene glycol ocurrido en 2006, y que produjo un aumento de pacientes que requerían hemodiálisis: de 315 a 685.

Cada paciente, explicó Díaz, le cuesta $173 a la CSS por sesión y requiere de tres tratamientos por semana, lo que equivale a $519 a la semana; 2 mil 249 dólares por mes o $26 mil por año, por cada paciente.

Costoso cambio

Tras el fallido proceso, la CSS realizó la licitación requerida por la contralora, Gioconda de Bianchini, aumentando el precio de referencia a $105.3 millones.

El aumento de los originales $98 millones se sustenta en dos aspectos: el incremento de pacientes (mil 656, en lugar de los mil 500 originales) y de centros de atención (17 en lugar de 13).

Los nuevos centros estarían ubicados en Bocas del Toro, Puerto Armuelles, Soná y Santiago, donde también se requieren equipos de hemodiálisis.

En la licitación participaron Promed y Baxer Panamá, cuyas ofertas habían sido analizadas en el primer proceso en el que había ganado el primero.

También participaron Lucas Verzboluskis Empresa en Formación, Keydex Panamá, S.A., CIC Altocosto, Benedetti-Benedetti, Nipro Medical, Ultramed, Risites Dialisys Sistems, Mos Panamá, Diacaresa, Interstate Industries, Dialifesa y el controvertido grupo IBT-CCE.

El proceso se vio plagado de suspensiones y de acciones de reclamo, pero todas las empresas competidoras participaron en las reuniones de homologación.

Un dato llama la atención. Mediante “nota de aclaración” del 14 de junio pasado, la CSS rechazó cambiar el precio de referencia, de $105.3 millones, como solicitaron algunas de las empresas participantes.

El 15 de julio pasado, a la licitación solo se presentó un solo ofertante, constituido por Promed, International Business and Trade LLC y Constructor Consulting and Engineering (Panamá), estas dos últimas de IBT Group, un conglomerado que enfrenta denuncias por problemas en sus proyectos en República Dominicana e Islas Vírgenes, entre otros países.

Estas tres empresas forman el Consorcio IBT Medical Outsourcing Service, inscrita en Panamá apenas el 9 de noviembre pasado, tres meses después del acto público. El Consorcio IBT Medical logró adjudicarse la contratación por $126.3 millones, es decir, 19.3% más que el precio de referencia, que era de 105.3 millones.

Sáez-Llorens y Díaz, que ayer acudieron a este diario a explicar la licitación, confirmaron este hecho. Agregaron que al final tuvieron que aceptar el precio mayor, porque no superaba el 20% que establece la ley como motivo de rechazo de la propuesta.

Sáez-Llorens, pese al mayor costo, calificó el asunto como “un buen negocio, pues nos estamos ahorrando 100 millones de dólares”.

Pero, ¿cómo pasó Promed de empresa competidora a ser socia de IBT? El presidente de Promed, Jorge Sánchez, afirmó que esta unión se dio por propuesta de IBT.

“IBT nos pide cotización de equipos e insumos, ya que ellos son una empresa constructora, y terminó en una propuesta de parte de ellos para que fuéramos en consorcio, en el que ellos son los principales y nosotros somos la parte técnica en el equipamiento y suministro de insumos”, agregó Sánchez.

Pero la propuesta original de Promed por $98 millones incluía la construcción de 13 centros de atención para los pacientes.

Tas la licitación, el tratamiento de cada paciente que iba a costar a la CSS mil 512 dólares al año (precio de la primera propuesta de Promed), ahora costará mil 739 dólares cada uno, según la propuesta del Consorcio IBT Medical Outsourcing, es decir, 227 dólares más cara.

“Al salir el pliego de la licitación vimos que se incluían más centros y la proporción de construcción aumentaba. Nosotros somos una empresa que suple equipos e insumos médicos, no somos constructores”, recalcó el presidente de Promed. El renglón de infraestructura tiene un costo de $28 millones en el contrato de IBT.

Este diario envió un cuestionario al presidente de IBT Group, Rogelio Oruña, pero no hubo respuesta, ni tampoco de Gustavo Franchella, consultor del consorcio IBT, a quien también se le envió un cuestionario.

¿Por qué se ignoraron los antecedentes negativos de IBT? Un intercambio de miradas entre miembros de su equipo fue la única respuesta del director de la CSS.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código