AMBIENTE. los INTEGRANTES de greenpeace narran algunas experiencias sobre el mar

El precio de la paz verde

Los barcos de Greenpeace participan en campañas relacionadas con el cambio climático y la protección de bosques y océanos. El Rainbow Warrior III es su nueva herramienta de trabajo e hizo su primer paso por el Canal la semana pasada. Ahora se encuentra en Colombia.
La nave no tiene helicóptero a bordo, pero está equipada con helipuerto. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez. La nave no tiene helicóptero a bordo, pero está equipada con helipuerto. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez.
La nave no tiene helicóptero a bordo, pero está equipada con helipuerto. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez.

Pertenecer a una organización internacional que defiende el medio ambiente pareciera una tarea sencilla. Pero no lo es para quienes pertenecen a Greenpeace, establecida hace 40 años. La casa matriz está en Holanda, tiene oficinas en 43 países y el apoyo de más de 3 millones de socios.

La organización no recibe donaciones gubernamentales ni de empresas, promueve la paz y estimula a las personas para que cambien actitudes y comportamientos que ponen en riesgo la naturaleza, a través de la investigación, denuncias y confrontación a los delitos ambientales.

LOS RETOS

Ser voluntario de esta ONG no es simplemente ayudar y apoyar la conservación; hay muchos riesgos a los que se está expuesto, desde ir a prisión hasta arriesgar la vida.

Un caso reciente es el de los activistas argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, que estuvieron más de dos meses detenidos en Rusia. Los ecologistas fueron acusados de piratería y vandalismo tras haber formado parte de una protesta pacífica contra la extracción petrolera en el Ártico en septiembre de 2013 junto a otras 28 personas, entre personal de Greenpeace y periodistas.

El pasado mes de diciembre entró en vigor en Rusia una amnistía general que beneficia los tripulantes, quienes estaban en libertad bajo fianza y retenidos en Rusia, según www.eldia.com.ar .

Al respecto, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo: “no tenemos intención de suavizar nada. Al contrario, los reforzaremos”.

Putin dejó la puerta abierta al diálogo con los ecologistas. Sin embargo, criticó la acción de los defensores y recalcó que algunas acciones ecologistas tienen “objetivos deshonestos, concretamente chantaje y extorsión de las compañías”, según el medio argentino. “Es inaceptable que las personas conviertan (la defensa de la naturaleza) en un instrumento para su propia promoción y fuente de enriquecimiento”.

Camila y Hernán fueron los últimos del grupo en regresar a su tierra cuando los cargos fueron retirados, pero la embarcación “Arctic Sunrise” -una de las tres grandes naves de Greenpeace- permanece retenida en Rusia.

“Muchos de ellos eran voluntarios”, relata Mylko Schvartzman, oceanógrafo y coordinador de campañas de Greenpeace.

“Camila -de 21 años- era voluntaria y era la primera vez que salía a una misión”, cuenta. “Como ella es escaladora se le envió. La familia de ella sufrió mucho; es la mayor de cuatro hermanos. Ahora está disfrutando de la familia y de vacaciones”.

Schvartzman añade que tras este arresto, “al contrario de una depresión y desgano, a todos les dio más coraje y más ganas de colaborar e involucrarse más con las actividades”.

RAINBOW WARRIOR III

El pasado 28 de enero arribó a Panamá la embarcación de Greenpeace   “Rainbow Warrior III”, que fue construida hace dos años especialmente para la ONG bajo altos estándares tecnológicos y ecológicos (ver infografía). Este barco insignia de la organización es un híbrido; es decir, que usa energía producida por el viento y energía eléctrica, cuando el clima no es favorable para el uso de las velas.

La nave se encuentra en una gira promocional por diversos países del mundo y ahora en Latinoamérica. Antes de anclar en Panamá, estuvo de gira   en México, y ahora está en Colombia.

En México se desplegó un mensaje para la campaña “Detox” que es una protesta por el uso de hilos tóxicos que utilizan algunas empresas mexicanas para la elaboración de ropa.

A Colombia llevarán un mensaje sobre la conservación de los bosques y los ríos de la región de Páramos. Aquí en Panamá,la misión fue enviar al Gobierno un mensaje sobre la conservación de los océanos, por el barco “Sun Laurel” que navega en la Antártida con bandera panameña y que provee de combustible a embarcaciones que participan en la caza de ballenas.

LOS GUERREROS

En un recorrido por la embarcación, mientras estuvo anclada en la marina de Amador, antes de cruzar el Canal de Panamá, algunos de sus tripulantes contaron cómo es un día en sus vidas.

Uno de ellos es el panameño Adrián Araúz, oficial segundo de navegación, que tiene siete años de formar   parte de Greenpeace. Ha estado a bordo de los barcos “Esperanza” y “Artic Sunrise”, y tiene cinco meses de estar en el “Rainbow Warrior III”.

Para Araúz lo más difícil es dejar la familia. En cuanto a las acciones, expresa que “todas tienen su nivel de dificultad” y le ha tocado trabajar en diversas partes del mundo.

Para él lo más extremo es enfrentar una tormenta con 70 nudos de viento (que equivale a 129.64 kilómetros por hora en tierra); “eso ya te quita el miedo a lo demás”.

El navegante afirma que la organización desde el punto de vista de planificación y seguridad “es buena, eficiente y al final siempre se logra cumplir con el objetivo de las campañas”.

Indica que lo más importante es “minimizar los riesgos de los tripulantes y la embarcación, ya que el análisis de riesgo es muy detallado para salvaguardar la vida de las personas y de nuestra propiedad, en este caso el barco”.

El activista panameño conoce los riesgos que representa trabajar en la organización. Incluso lo han arrestado dos veces en Bélgica y Holanda, por protestas pacíficas pidiendo que los países de la Unión Europea reduzcan la emisión de carbono. “Solo han sido un par de horas, sin cargos”, aclara.

Samanta Rodríguez tiene 25 días de estar a bordo. Es ayudante de chef, mexicana, con 10 meses de ser voluntaria. Para ella ha sido duro tolerar los mareos. “Al principio es difícil porque vives con diversas reglas; es como una casa. Pero una vez que logras entender cómo funciona el barco es fácil adaptarse”.

Este es el viaje número 17 de Daniel Bravo, quien pertenece a Greenpeace desde hace 11 años. Comenzó como voluntario y luego entró como asistente de cocina, ya que tenía experiencia como chef. “Comencé como marinero, y ahora soy chef a cargo”.

También procedente de México lo sorprendemos preparando la cena: un cordero de Nueva Zelanda orgánico, de libre pastoreo. “Todas las carnes que consumimos son orgánicas”, apunta, mientras adoba unas verduras. Los alimentos los compran en los diversos puertos que visitan.

LA TRIPULACIÓN

Cristina Córdoba -de México- tiene dos años y ocho meses de ser voluntaria de Greenpeace México y está en la tripulación del Rainbow Warrior III" desde hace un mes. Cristina explica que el barco tiene diferentes roles para el funcionamiento adecuado.

La tripulación está conformada por 16 personas: el capitán, primer y segundo oficial, chef y ayudante, contramaestre, especialistas de campaña, ingeniero, electricista, marineros, mano derecha de marineros, y voluntarios de cualquier parte del mundo.

La tripulación se rota cada tres meses y es desde la oficina principal de Amsterdam, Holanda, donde se deciden las rutas de los barcos, y quién sube o baja de la embarcación. 

LA HERRAMIENTA

Los barcos son una herramienta de trabajo que se utiliza para promover las campañas de los barcos en los puertos y en el mar, para las acciones directas no violentas “Se confronta directamente a quien está haciendo daño a la naturaleza”, explica Cristina.

Antes de realizar las acciones se hace una investigación que puede tomar varios meses, se evalúa el costo y ubicación del equipo, “porque los activistas tienen que estar preparados para ver qué tipo de acción se debe tomar”.

Dependiendo del caso, deben tener la capacidad de trepar para subirse a la plataforma de un barco y estar entrenados. Cuando se tiene la documentación y la acción a tomar se confronta el problema directamente, se arriba a la plataforma del barco o la empresa y se despliega una manta (pancartas amarillas pintadas sobre tela), se pinta un barco, “se hace algo que llame mucho la atención, que cause impacto, que produzca que la empresa o embarcación se detenga”, destaca Córdoba. 

LA IMAGEN

Al respecto de cómo ven algunas personas a los activistas de Greenpeace -que muchas veces son tildados de piratas- Mylko Schvartzman afirma que “lo que la gente ve y divulgamos, o lo que ve la prensa a través de las acciones o denuncias es para generar conciencia y denunciar el problema estando en el lugar”.

Sobre el arresto en Rusia, Schvartzman dice que había personas dentro del barco, cocinando, trabajando, que no estaban participando activamente de la protesta.   “Se hacen muchas cosas que no solo es lo que sale en la televisión o en las fotos”.

“Cuando Greenpeace interpone el bote entre el barco y la ballena es para evitar que se mate a la ballena. Hay casos en los que hemos tapado el caño de alguna empresa que esté tirando contaminantes tóxicos al mar o al río”.

¿ES LEGAL?

Sobre las actividades consideradas como extremistas y hasta ilegales por parte de Greenpeace, “algunas cosas lindan con la ilegalidad, no son legalmente correctas, pero sí lo son éticamente... Creemos que en ese momento es mayor la importancia ética que la legal”.

Por ejemplo, la pesca ilegal. “Es ilegal pescar determinadas especies porque violan normas nacionales o internacionales y para nosotros quienes cometen un crimen ambiental son los que denunciamos”, manifiesta el oceanógrafo.

¿CÓMO SER VOLUNTARIO?

Se puede ayudar a través de donaciones, firmas y compartiendo en las redes sociales. Para ser parte del equipo, en www.greenpeace.orgse llena un formulario electrónico, junto a información sobre las actividades que se puede realizar. Para ir en una embarcación, debe ser mayor de 21 años y tener un alto nivel de inglés, ya que la tripulación es internacional.

Notas relacionadas

http://www.prensa.com/impreso/panorama/greenpeace-denuncia-panama-caza-ballenas/268298

http://www.prensa.com/impreso/panorama/piden-defender-ballenas/268262

http://www.prensa.com/impreso/panorama/raibow-warrior-iii-greenpeace-listo-cruzar-canal/267644

http://www.prensa.com/uhora/locales/velero-greenpeace-llega-panama/267207

TEMAS:

Greenpeace

Antártida

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código