FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

SOCIEDAD. VISTAZO A LAS ‘DIRECCIONES PANAMEÑAS’.

La estación sin árbol

El desaparecido árbol en la Texaco de Bella Vista se suma a la larga lista de referencias de sitios que ya no existen en la ciudad de Panamá.

Temas:

El frondoso corotú de Bella Vista fue derribado a mediados de año. El frondoso corotú de Bella Vista fue derribado a mediados de año.

El frondoso corotú de Bella Vista fue derribado a mediados de año.

La estación sin árbol La estación sin árbol

La estación sin árbol

Cuando la gasolinera Texaco de la avenida Justo Arosemena y Calle 45 en Bella Vista fue construida por la década de 1960, allí lucía ya, imponente, el verde corotú que le daría fama y un nombre para la historia: “estación el árbol”.

Poco o nada se dijo hace unos meses cuando fue derribado el viejo árbol, que en su base exhibía una placa que lo certificaba como miembro del Patrimonio Arbóreo Municipal desde mayo de 1993 “por ser un digno representante de nuestra herencia ecológica local” .

El corotú había recibido dictamen de muerte desde 2011, tras conocerse el resultado de una inspección a cargo de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) a solicitud de Chevron de Panamá, propietario de Texaco, que relataba sus dolencias: problemas de comején, varias ramas secas y en estado de descomposición, tenía la base del tallo deteriorada y estaba hueco.

Desde entonces, la resolución de la Anam recomendaba al municipio capitalino darlo de baja, “toda vez que representa un peligro potencial debido a las condiciones físicas y fitosanitarias que presenta” y era “un peligro potencial para las personas que laboran en la estación, usuarios y los transeúntes”.

Se desconocía su edad exacta, pero la resolución decía que se trataba de un “árbol centenario”. Un siglo. Suficiente tiempo para consolidarse como el referente más conocido y querido para dar las direcciones cerca de la zona, ¡incluso después de su caída!

REFERENTES FANTASMA

La experiencia en Panamá sugiere que sí es posible ir o pasar cerca de un lugar o punto de referencia que ya no existe.

Hay más de un casocélebre, como el de la estatua de Roosevelt erigida en 1955 en el cruce de la avenida Domingo Díaz y la vía Cincuentenario, derribada en 1987 como secuela de los tiempos convulsos que atravesaba el país rumbo al ocaso de la dictadura militar.

“Grupos paramilitares de San Miguelito amarraron una soga al cuello de la figura metálica del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt y tiraron su cabeza abajo con la ayuda de un camión”, detalló un boletín de prensa de la Gobernación de Panamá.

Casi tres décadas después, la estatua sigue en boca de todo aquel que necesite dar alguna mención del lugar, sin importar que desde 2011 la cabeza de Roosevelt se encuentra en el Paseo de Próceres y Ciudadanos Ilustres en la cinta costera.

El IJA del Casino y el Castillo del Millón en Calidonia; la Escuela Técnica de Contabilidad y Comercio Gastón Faraudo P. –llamada simplemente como “la Técnica”– en la esquina de calle 42 de Bella Vista; el antiguo supermercado Gago o “Gago de Balboa” en la vía José Agustín Arango o; más recientemente, la Mansión Danté de Calle 50, son otros ejemplos de referencias fantasmas que en la ciudad se pueden contar por decenas o más.

MIRADA AL FENÓMENO

En el Casco Antiguo de principios de la vida republicana existían señalizaciones alfanuméricas que todo el mundo usaba y entendía, apunta el arquitecto Eduardo Tejeira Davis, pero paulatinamente se fueron introduciendo otros sistemas, algunos arbitrarios con nombres de diferentes personajes, que terminaron por cambiar, mezclar y confundir todo.

Algo similar pasaría paralelamente en otras calles de la ciudad.

Esa es, considera Tejeira Davis, la raíz para que los panameños, ante el sube y baja de la nomenclatura, adoptaran la alternativa de usar cualquier otra señal para dar una dirección. Con el paso de los años, el asunto se convertiría en una costumbre criolla tan arraigada como el sancocho.

Entonces, son aproximadamente 100 años lidiando con las llamadas “direcciones panameñas”, reflexiona el arquitecto. Por eso hoy, prosigue, vemos que referencias como “cerca de la casa de [Roberto] Durán”, es de las más comunes cuando se requiere una ubicación por El Cangrejo.

Tokio, Japón; y, más cerca, San José, Costa Rica, son otras ciudades que Tejeira Davis destaca por el caos que obliga a recurrir a cualquier referencia para dar con el sitio que se busca. Un desastre, resume el arquitecto.

MEMORIA COLECTIVA

Las personas siempre han tenido la necesidad de nombrar todo y cuando una referencia se impone en el saber colectivo, tienen que pasar varias generaciones para ver si algún posterior cambio surte efecto, comenta el sociólogo y catedrático Milciades Pinzón.

“Intente que las personas dejen de decirle ‘Tumba Muerto’ a la avenida Ricardo J. Alfaro... No va a ocurrir. Habría que esperar el paso de los años y las generaciones para ver...”, plantea el también historiador.

En los casos de referencias que han cedido al devenir del tiempo como el longevo corotú de Bella Vista, pero que siguen vivos en el día a día de los habitantes, es evidente el factor nostalgia, apunta Pinzón.

Es melancolía por esa parte de la ciudad que se va, aunque sea pequeña, porque son símbolos con los que la gente ha crecido; lo vivieron lo sienten, lo recuerdan y lo usan, sustenta.

Entonces, pasarán los días y se seguirá hablando de la estación el árbol, sin árbol, de Bella Vista.

class="mce"> >> Los viejos gigantes de madera

El veterano corotú de la estación Texaco de Bella Vista era, tal vez, el miembro distinguido más famoso del Patrimonio Arbóreo Municipal, un registro fundado el 12 de mayo de 1993 a través del Decreto 310 que censó los árboles más “chocos” de la ciudad capital y los protegió para “salvarlos de la desaparición”.

El documento detalla que para 1993, la ciudad no contaba con más de 100 árboles catalogados como longevos (con aproximadamente un siglo de vida). Según la más reciente actualización (2009), el Patrimonio Arbóreo Municipal tiene 278 árboles. Sus grandes ramas y raíces están en áreas de servidumbre pública de puntos como Calidonia, Bella Vista, San Francisco, Ancón, Pueblo Nuevo, Río Abajo y Parque Lefevre, según información de la Anam. Muchos de estos gigantes de madera datan de 1915 y caoba, ficus, higo y palma real son las especies más comunes dentro del registro verde.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código