Luces y lunares de un modelo urbano

Temas:

Los residentes del proyecto Curundú resaltan el cambio en sus condiciones de vida en los nuevos apartamentos que reemplazaron las barracas. Sin embargo, no todo es alegría. Hay quejas por problemas en los inmuebles. Los residentes del proyecto Curundú resaltan el cambio en sus condiciones de vida en los nuevos apartamentos que reemplazaron las barracas. Sin embargo, no todo es alegría. Hay quejas por problemas en los inmuebles.
Los residentes del proyecto Curundú resaltan el cambio en sus condiciones de vida en los nuevos apartamentos que reemplazaron las barracas. Sin embargo, no todo es alegría. Hay quejas por problemas en los inmuebles.

A mediados de 2007, el barrio de Curundú, colindante con las antiguas áreas revertidas al noroeste de la ciudad, era un lunar, un amontonamiento de barracas de madera sobre la cuenca del río homónimo, que periódicamente inundaba la zona.

Pobreza, violencia y abandono convivían y se combinaban para hacer precarias las condiciones de vida de sus vecinos.

Algunas “soluciones de vivienda” en forma de edificios multifamiliares se habían venido construyendo durante los años para paliar esa precariedad, pero sin mayor éxito.

Dos graves incendios con resultado de por lo menos cuatro muertos habían arrasado aquel año a buena parte del barrio.

El Ministerio de Vivienda (Mivi) había licitado para esas fechas la construcción de tres nuevos multifamiliares de dos plantas y 96 cuartos, a un costo de 557 mil 535 dólares.

Un año más tarde, algunos de los damnificados por los incendios pudieron regresar al barrio a una nueva vivienda. Pero las obras se atrasaron, pues los robos habían hecho que los contratistas abandonaran los trabajos.

RENOVACIÓN

En 2009, el nuevo gobierno, encabezado por Ricardo Martinelli, planteó un ambicioso proyecto de renovación urbana para Curundú.

El titular del Mivi, Carlos Duboy, señaló entonces que al menos 10 millones de dólares serían necesarios para el proyecto, debido a lo complejo del terreno. Además, planteó que no solo se trataba de construir edificios, sino de cambiar de manera integral la forma de vida de los residentes del sector.

En diciembre de ese año, seis empresas se mostraron interesadas en participar del proyecto: Odebrecht, URS Holdings, Meco, Odinsa, Hidalgo e Hidalgo y FCC Construcción.

ADJUDICACIÓN

Para enero de 2010, la comisión técnica evaluadora recomendó la ejecución de la obra a la Constructora Norberto Odebrecht, S.A., por un monto de 94 millones 363 mil 500 dólares.

El 2 de julio, Martinelli, el entonces vicepresidente Juan Carlos Varela y Duboy dieron la primera palada al proyecto, confirmado por mil apartamentos en edificios de cuatro plantas, locales, canchas y zonas de juego, la canalización del río y mejoras al sistema de servicios básicos.

Un mes más tarde se produciría la ruptura de la alianza de gobierno: Varela saldría de la Cancillería, pero conservaría la Vicepresidencia. Duboy dejaría el Mivi. No obstante, el Gobierno mantuvo el proyecto.

Un año más tarde, la obra mostraba 50% de avance.

OCUPACIÓN

El jueves 2 de febrero de 2012, el ahora Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) entregó las llaves de los primeros 250 apartamentos. Los residentes pagarían una mensualidad de 50 dólares y el consumo de servicios públicos, en particular la electricidad, sería por un novedoso sistema de prepago. Además, recibirían capacitación comunitaria para crear conciencia de la necesidad de mantener los inmuebles y las nuevas condiciones de vida.

A comienzos de 2013 era notable el descenso de delitos graves en la comunidad. El 10 de abril, Martinelli entregó el resto de la obra.

QUEJAS

Pero no todo fue fiesta: algunos residentes se quejaron porque sus apartamentos presentaban rajaduras, filtraciones, problemas con el suministro de agua.

También hubo quienes quedaron por fuera del proyecto. Algunos, porque prefirieron otras opciones. Otros porque no calificaron.

En 2014, residentes de Curundú fueron usados en cuñas de la campaña del candidato oficialista José Domingo Arias, quien había reemplazado a Duboy en el Miviot.

Durante su campaña electoral, Varela, por su parte, prometió una “fase III” de Curundú para atender a quienes quedaron excluidos del proyecto.

En mayo, el mismo mes en que Varela logró hacerse con la jefatura del Gobierno panameño en los comicios generales, Odebrecht Panamá obtuvo, por las obras de Curundú, el premio al Mejor Proyecto Global en la categoría Residencial/Hoteles, que otorga la revista Engineering News Record, la principal publicación de referencia de construcción civil en el mundo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código