PROCESO DE PAZ. PLAGIO DE ALTO MILITAR DEJA INTERROGANTES

El laberinto del general

Se reanudan los diálogos de paz en La Habana, pero el secuestro y liberación de un general del ejército dejan una sensación de malestar.

Temas:

Alias Pastor Alape, de las FARC, y el general retirado Rubén Darío Alzate en un incómodo abrazo, poco antes de que el militar fuera liberado por la guerrilla. Alias Pastor Alape, de las FARC, y el general retirado Rubén Darío Alzate en un incómodo abrazo, poco antes de que el militar fuera liberado por la guerrilla.
Alias Pastor Alape, de las FARC, y el general retirado Rubén Darío Alzate en un incómodo abrazo, poco antes de que el militar fuera liberado por la guerrilla.

El caserío de Las Mercedes en el departamento del Choco, Colombia, podría pasar por un poblado del Darién panameño: casas de madera elevadas del piso para evitar las recurrentes crecidas del río, niños con el torso desnudo corriendo para un lado y otro, vegetación selvática y calor, mucho calor.

No es un lugar tan recóndito, aunque lo parece. A tan solo 30 minutos en lancha de Quibdó, la capital del departamento más pobre de Colombia, el poblado está, sin embargo, en el centro de un laberinto de ríos, esteros, selva y más selva.

Allí también medran todos los grupos armados irregulares del vecino país: bandas criminales o ‘bacrim’, que no son más que paramilitares reciclados, y por supuesto guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

A ese caserío fue a dar el general del Ejército de Colombia Rubén Darío Alzate, comandante de la Fuerza de tarea Titán, el domingo 16 de noviembre de 2014, cuando terminó secuestrado por el Frente 34 de las FARC.

El plagio, por primera vez en la larga historia del conflicto armado colombiano de un general del ejército, conmocionó al país y obligó al presidente Juan Manuel Santos a suspender los diálogos de paz que adelanta con esa guerrilla en La Habana, Cuba, y que le valieron en buena medida su reelección.

Llamó la atención y disparó suspicacias el hecho de que ese día, Alzate decidiera deshacerse de su anillo de seguridad y viajar acompañado tan solo por una abogada del ejército y un cabo a una zona roja, en materia de seguridad. Y vestido de civil y sin armas.

Alzate dijo después, tras su liberación, que había acudido al lugar, de esa forma, para “crear confianza” entre la comunidad y el ejército y adelantar un proyecto oficial de energía sostenible.

También fue llamativo el hecho de que fuera el expresidente Álvaro Uribe –abierto enemigo de los diálogos de paz– el primero que diera la voz de alerta sobre el secuestro.

El plagio puso en vilo el proceso. Desató una tormenta en las redes sociales y comprometió a los países garantes del diálogo, Cuba y Noruega, porque tuvieron que ocuparse de mediar primero por la liberación del uniformado y luego embarcarse en un complicado esquema de concreción de esa misión, dos semanas después.

Se habló de que ese tipo de incidentes era consecuencia de adelantar la negociación en medio de la guerra, sin un previo alto al fuego, algo que las FARC han propuesto sin éxito hasta ahora.

ABRAZO ESPINOSO

Poco antes de la liberación del Alzate se filtraron unas fotografías que causaron polémica, en las que el general aparecía abrazado con alias Pastor Alape, uno de los jefes negociadores de las FARC en La Habana, que habría viajado a Colombia a facilitar la liberación.

Si aquello quiso pasar como una imagen de reconciliación, esta parecía mostrar otra cosa: Alape miraba con ojos muy abiertos, casi de susto, a la cámara. La cara del general Alzate, entre tanto, estaba congelada en una mueca de cansancio, nerviosismo e incomodidad.

Tras su liberación, Alzate renegó de esa foto y dijo que fue obligado “a un show mediático”. También acusó a sus captores de malos tratos y de haberlo amenazado durante el cautiverio.

Lo que no dijo , según medios colombianos, es que también adelantaba en esa región, junto a la abogada –enlace entre el Ejército y la Gobernación de Chocó–, trabajos para una tesis de posgrado en una universidad costarricense.

Un video que las FARC publicaron la semana pasada intentó desmentir que las imágenes del abrazo hubiesen sido fruto de la coacción. Al igual que las explicaciones de Alzate, tampoco lograron convencer del todo.

Aunque el Gobierno reconocía los méritos del general, tanto en lo militar como en lo social, ya se había acordado relevarlo. El secuestro suspendió ese proceso. Luego el general anunció su dimisión. Para no comprometer a la institución, según dijo. El presidente Santos se la aceptó sin más trámite.

Institucionalmente, el incidente se ha dado por superado. El Gobierno y la guerrilla acordaron ya reanudar los diálogos en La Habana, pero a raíz del incidente han quedado en el aire muchas preguntas sin respuesta y dudas sobre qué tan lejos está la paz en Colombia.

(Con servicios internacionales)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código