CIENCIA. PROYECTO ESPACIAL SImULA CONDICIONES DEL PLANETA ROJO.

Un rincón de Marte en un desierto de la Tierra

Parece que despega una nueva carrera espacial, esta vez hacia Marte y no solo por parte de Estados, sino también de poderosas corporaciones.

¿Y después del Falcon Heavy?

Temas:

Parece una estación en un planeta lejano, pero las instalaciones en el desierto de Omán permiten que un grupo de voluntarios experimente condiciones similares a las del planeta rojo. Parece una estación en un planeta lejano, pero las instalaciones en el desierto de Omán permiten que un grupo de voluntarios experimente condiciones similares a las del planeta rojo.
Parece una estación en un planeta lejano, pero las instalaciones en el desierto de Omán permiten que un grupo de voluntarios experimente condiciones similares a las del planeta rojo. Sam McNeil

Los hombres van enfundados en trajes espaciales. El paisaje es desolador. Están lejos. El cielo allí parece tan árido como la superficie. Prueban aparatos, hacen mediciones. Pero no. No están a millones de kilómetros de la Tierra, en Marte, sino en un punto remoto de la península arábiga en el sultanato de Omán. Que en la práctica resulta ser casi lo mismo.

Un grupo de voluntarios se adentró esta semana en el desierto de Omán para realizar investigaciones y simulaciones de las condiciones de vida en el planeta Marte, informa la agencia noticiosa francesa AFP.

Patrocinado por el sultanato de Omán y con el apoyo de empresas y universidades, el programa Amadee-18, lanzado el pasado jueves, fue organizado por el Austrian Space Forum, casi al mismo tiempo que Elon Musk, el multimillonario estadounidense, lograra el lanzamiento exitoso del cohete más potente del mundo en la actualidad, el Falcon Heavy de su empresa SpaceX, lo que se considera un hito importante en el plan de gobiernos y corporaciones de conquistar en menos de una década el planeta rojo.

Tanto el expresidente estadounidense Barack Obama como Musk, han dicho que el hombre podría caminar por Marte muy pronto. China, Rusia y Estados Unidos se encuentran actualmente enfrascados en una carrera espacial de viajes a Marte, así como empresas como Blue Origin, que ya diseñan trajes y estaciones para viajeros espaciales.

Entre tanto, en la Tierra, en un campo rodeado de alambrado de púas y bajo la protección de las fuerzas armadas de Omán, científicos y colaboradores realizan experiencias como cultivar verduras frescas en invernaderos de plástico o hacer rodar vehículos autónomos a través de terrenos sinuosos.

PREPARACIÓN

El campo de construcciones prefabricadas, fue instalado en su mayor parte por una comisión omanesa antes de la misión.

El Austrian Space Forum busca innovar por fuera de las estructuras de los programas espaciales nacionales, a los que considera extremadamente rígidos. El presidente del foro, Alexander Soucek, dice que sus colegas están logrando un sitio especial con las simulaciones de Marte, y que están en condiciones de realizar sus investigaciones con más flexibilidad y agilidad.

“La mayor parte del dinero que utilizamos no es de los contribuyentes. Tenemos patrocinadores en la industria privada. Recolectamos dinero, creamos asociaciones e invitamos a la gente a unir sus fuerzas”, explica a la AFP.

El exitoso lanzamiento del cohete Falcon Heavy de SpaceX “cambia radicalmente el panorama de lo que podemos enviar al espacio, lo que podemos enviar a Marte”, dice entre tanto el astronauta análogo Kartik Kumar, a la agencia de noticias Associated Press (AP).

El próximo paso en la aventura de Marte, dice, es resolver problemas más logísticos que tecnológicos, como las respuestas a emergencias médicas y el aislamiento. “Son cosas que no pueden ser subestimadas”, afirmó Kumar.

Mientras cosmonautas y astronautas aumentan sus conocimientos en la Estación Espacial Internacional o a través de programas de realidad virtual, la mayor parte del trabajo para preparar expediciones interplanetarias tiene lugar en la Tierra. Visto desde el espacio, el desierto de Dhofas es una planicie marrón extensa. Pocos animales y plantas sobreviven en la inmensidad del desierto de la península arábiga, donde las temperaturas sobrepasan los 51 grados Celsius.

Ambientes hostiles desde Arizona hasta Siberia fueron usados en el pasado para probar cápsulas, vehículos y trajes, simulando condiciones que no se encuentran en la Tierra. Los especialistas les dicen “análogos” porque se parecen a los extremos extraterrestres de frío y aislamiento.

“En estos sitios pueden probar estos sistemas, ver cuándo empiezan a fallar y lo que tienes que hacer para asegurarte de que eso no sucede en Marte”, le cuenta a AP Joao Lousada, uno de los coordinadores del proyecto.

CONTROVERSIA

Pero, ¿qué ocurrirá una vez se llegue a Marte? ¿Qué harán con el suelo marciano y sus recursos?, ello abre una amplia gama de interrogantes.

El Austrian Space Forum no tiene una posición oficial sobre la exploración y la explotación minera en el espacio, pero Soucek cree que las futuras misiones sacarán partido de lo que encuentren.

Desde 2015, Estados Unidos, bajo la presidencia de Barack Obama, y luego Luxemburgo se encuentran a la vanguardia de lo que se llama la nueva carrera hacia el espacio, creando marcos jurídicos que toleren la explotación minera. La Unión Europea (UE) no ha tomado aún posición, puesto que sus miembros tienen divergencias al respecto.

Kartik Kumar, especialista en desechos espaciales, reflexiona sobre el rol y la responsabilidad de los viajeros espaciales. “No deberíamos nunca olvidar que explorando nuestro propio planeta y el sistema solar, debemos asumir nuestra responsabilidad, en particular ética”, dice. “Debemos encontrar un equilibrio entre posar un pie en Marte y reconocer que se trata de un patrimonio común y preservarlo para las generaciones futuras”, añade. (Basado en servicios internacionales).

¿Y después del Falcon Heavy?

Con el exitoso lanzamiento al espacio del Falcon Heavy, el fundador de SpaceX, Elon Musk, se jugó otra espectacular apuesta. La pregunta ahora es qué sigue para SpaceX y la industria espacial después de enviar al espacio profundo el Tesla convertible de Musk a bordo del cohete más potente del mundo. El mercado más inmediato para el Falcon Heavy es el lanzamiento de satélites demasiado pesados para la competencia, señala la agencia noticiosa AFP.

El cohete es capaz de llevar hasta 64 toneladas a la órbita terrestre, lo que sería dos veces más que su competencia directa. Al poner su descapotable personal en una órbita lejana, Musk no solo dio un “golpe de efecto”, también demostró a sus clientes potenciales que tenía la capacidad de soltar la carga donde ellos quisieran. SpaceX tiene otro activo importante:  solo 90 millones de dólares el lanzamiento gracias a la recuperación y reutilización planificada de sus lanzadores.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Abr 2018

Primer premio

9 2 7 7

CBCB

Serie: 21 Folio: 7

2o premio

6804

3er premio

2770

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código