Con el ruido en los ojos

CONFUSIÓN. Muchos mensajes visuales compiten unos con otros en una arteria principal, como vía España. LA PRENSA/Ana Rentería CONFUSIÓN. Muchos mensajes visuales compiten unos con otros en una arteria principal, como vía España. LA PRENSA/Ana Rentería
CONFUSIÓN. Muchos mensajes visuales compiten unos con otros en una arteria principal, como vía España. LA PRENSA/Ana Rentería

Cristiano Ronaldo me mira con cara de pocos amigos. En la mano tiene unos tacos que pareciera que, de repente, quisiera arrojarme. El insigne futbolista del Real Madrid se ve enorme, como de unos tres metros de altura, y si fuera de verdad podría, si quisiera, aplastarme de un manotazo.

Pero se trata de una simple valla publicitaria. Es tan grande que es imposible no verla. Y compite con otras en la misma esquina, una de una marca de ropa, otra de una cerveza. Son llamativas. Cada una cuenta una historia distinta.

El taxi en el que viajo avanza por calle 50. La luz del semáforo se pone en verde. Pero el taxista se ha quedado inmóvil, por un momento. Se ha detenido a mirar. Nada en concreto. Ha sido un movimiento inconsciente, reflejo, un parpadeo. Pero ese parpadeo podría bastar para provocar un accidente.

De hecho, en Panamá ocurren cerca de 300 accidentes de tránsito al año por distracción en el manejo. Muchos de ellos podrían atribuirse al “ruido” visual, aunque no hay una cifra precisa al respecto.

Más allá de su legalidad o no, las vallas, letreros y pantallas gigantes, su proliferación incontrolada, se convierten en un poderoso distractivo para los conductores y contribuyen a afear el complicado entorno urbano.

En esto coinciden expertos, arquitectos, psicólogos, y hasta quienes se dedican a la publicidad exterior, que son conscientes del problema.

REGULACIÓN

La instalación de vallas a la orilla de las vías públicas está regulada principalmente por la Resolución No. 06906 del 5 de julio de 2006, que desarrolla lo contemplado en el artículo 4 de la Ley 11 del 27 de abril de 2006.

Allí se prohíbe la instalación de “estructuras y anuncios publicitarios o de cualquier otra edificación, en las servidumbres viales y pluviales a nivel nacional, que no constituyan infraestructura para los servicios públicos, a efecto de garantizar la seguridad vial y del tránsito”.

Las excepciones deberán estar debidamente sustentadas. De violarse lo establecido en la ley, las multas pueden ir desde los 5 mil dólares hasta los 100 mil dólares, según la gravedad de la falta. La reincidencia sería castigada con una multa por el doble de la original, no mayor de 100 mil dólares.

Según la ley, son los municipios los que conceden los permisos para instalarlas.

MEDIDAS

A finales de 2010, el ministro de Obras Públicas, Federico Suárez, impulsó una legislación para consolidar los reglamentos sobre la colocación de vallas.

La norma establecería criterios de velocidad, distancia y visibilidad para los conductores como requisitos a la hora de colocar una valla.

Según explicaba Suárez en ese entonces, pese a la existencia de una legislación que regula la publicidad en exteriores, “esta ha ido creciendo cada vez más porque los anunciantes han conseguido permiso en las alcaldías y esa saturación representa hoy en día una ´anarquía´ de vallas publicitarias a lo largo de todas las vías, sobre todo en las de mayor velocidad”.

Suárez había dicho que se consultaría a las empresas publicitarias para definir los alcances de esta nueva ley, pero hasta ahora, la iniciativa no parece haber avanzado.

Una campaña de remoción de vallas ilegales, impulsada por el Ministerio de Obras Públicas, enfrentó, desde comienzos del año pasado, a estas empresas y al Gobierno.

También el Municipio de Panamá procedió a marcar en varios puntos de la ciudad las vallas ilegales.

Según cifras del Municipio de Panamá, este pierde al año 9 millones de dólares por la colocación de vallas ilegales. La remoción de estas conlleva un proceso legal largo y delicado.

La Cámara Panameña de Publicidad Exterior es consciente del problema, sobre todo porque este tipo de situaciones no ayudan a sus clientes, por lo que ha implementado medidas como el “sello de cumplimiento”, que garantiza que la valla cumple “la normativa que regula la industria ”.

Fondo para soterrar cables

Del soterramiento del cableado de la ciudad se viene hablando desde hace años, sin que hasta ahora se haya podido cumplir con esta medida. Los cables también obstruyen la visibilidad de las señalizaciones viales y contribuyen a aumentar el “ruido” visual, incrementando la confusión y el estrés de conductores y peatones.

El pasado 24 de enero, el ministro de Gobierno y Justicia, Jorge Ricardo Fábrega, presentó ante la Asamblea Nacional un proyecto de ley para crear un un fondo para sufragar el soterramiento del cableado e infraestructura de los servicios de telecomunicaciones y televisión pagada. Los servicios de telecomunicación y de televisión pagada no cuentan con una tarifa regulada. Por lo que, según Fábrega, se requiere establecerla por ley. Ese dinero servirá para financiar el costo del soterramiento de los cables.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código