suicidio. Jóvenes y adultos son presa de la depresión.

Sin otra salida que la muerte

En los primeros cinco meses de 2013, en Panamá, 21 personas se quitaron la vida por diferentes situaciones que los llevaron al límite.
PROBLEMAS. La ruptura de una relación amorosa, la pérdida del empleo o de bienes llevan a las personas a tomar esta decisión. Fotolia PROBLEMAS. La ruptura de una relación amorosa, la pérdida del empleo o de bienes llevan a las personas a tomar esta decisión. Fotolia
PROBLEMAS. La ruptura de una relación amorosa, la pérdida del empleo o de bienes llevan a las personas a tomar esta decisión. Fotolia

Judith Vega ha vivido de cerca la experiencia del suicidio. Uno de sus cinco hijos se colgó hace seis años con una soga en su propia habitación. Él tenía 18 años.

Cree que su hijo lo hizo porque se dejó influenciar por un grupo emo al que pertenecía, caracterizado por actitudes depresivas. “Él decía que nadie lo quería, y pensé que eran cosas de muchacho”, cuenta.

Lo llevó al psicólogo y cuando lo creía recuperado, una mañana antes del desayuno su familia halló el cadáver colgado del techo.

“Fue en cuestión de minutos”, dice Judith, quien no vacila al hablar de su caso con la esperanza de que otras personas no pasen por esta misma situación. “No le deseo esto a ninguna madre”, reflexiona.

En 2012 la historia fatal se repitió, esta vez con su hermana de 43 años, que tomó la decisión de dejar este mundo por su cuenta.

Un año ha transcurrido y Judith no puede explicarse por qué “el alma de las fiestas”, como solía llamarle a su querida pariente, llegó a elegir tan terrible final.

El camino tortuoso de esta mujer de 45 años continuó unos meses después de la pérdida de su hermana, cuando su nieta de 10 años ingirió antidepresivos para quitarse la vida. La tragedia no se consumó y la niña sobrevivió.

De esta forma, tres integrantes de generaciones distintas de la misma familia atravesaron por situaciones a las que no le encontraron otra salida que la muerte.

ESTADÍSTICAS

Hasta mayo de 2013 se han reportado 21 casos de suicidios, según datos del Sistema Nacional Integrado de Estadísticas Criminales (SIEC) del Ministerio de Seguridad. Nueve de ellos se registraron en la provincia de Panamá, seguido de Veraguas con seis y Los Santos con cuatro.

Aunque estas cifras no hacen diferencia de sexo o edades, los últimos registros que constan en la Contraloría General de la República detallan que, en 2011, 23 jóvenes de (20 a 24 años) se quitaron la vida, mientras que los 15 adultos que se suicidaron rondaban las edades de 45 a 49 años.

Las cifras en el país coinciden con las de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en cuyos informes el suicidio aparece como la tercera causa de muerte en individuos de 15 a 44 años.

“El suicidio está más asociado con la depresión, el no llevar bien un duelo ante la pérdida de un familiar, del empleo o bienes como una casa o tierras”, comenta Luz Elena Santamejía, psicóloga criminóloga, del Observatorio de Violencia del SIEC.

Aunque señala que en Panamá una de la causas más comunes es la ruptura amorosa, siendo los hombres los más vulnerables.

La especialista detalla que las personas atentan contra su integridad cuando han consumido alcohol en exceso y el método más empleado es ahorcarse.

Cristóbal Nieto, psicólogo clínico, también sugiere prestar atención al “parasuicidio”, que es el intento de suicidio.

De acuerdo con estadísticas de la OMS, cada muerte por suicidio es antecedida, en promedio, por al menos 20 intentos.

No deben ignorarse las señales

Cuando una persona expresa frente a familiares o amigos la intención de quitarse la vida, obsequia sus más valoradas pertenencias o se le ve una actitud de desánimo, estas pueden ser señales que delatan a un posible suicida.

El psicólogo clínico Cristóbal Nieto dice que en muchas ocasiones, cuando mencionan su interés por dejar de vivir, quienes le rodean generalmente no prestan atención. “Muchos lo toman como un acto de manipulación”.

Con él concuerda Luz Elena Santamejía, psicóloga criminóloga del Observatorio de Violencia del SIEC, quien advierte de que tampoco se pueden tolerar frases como: “un día de estos me voy a matar”, “me voy a tomar un veneno” o “me voy a ahorcar”.

Nieto expone que para prevenir hechos lamentables, es mejor llevar al afectado para que reciba ayuda psicológica o psiquiátrica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código