COSTUMBRES. signos Y VALORES DEL CRISTIANISMO.

El simbolismo de la Navidad

La celebración navideña es una fiesta cargada de signos, cuyos significados pueden ser olvidados o desconocidos por muchos ante el consumismo.

Temas:

El arbolito navideño es un pino, porque el abeto (especie arbórea de la familia de las pináceas) era el árbol de la sabiduría plantado en el centro del jardín de Edén. Xinhua El arbolito navideño es un pino, porque el abeto (especie arbórea de la familia de las pináceas) era el árbol de la sabiduría plantado en el centro del jardín de Edén. Xinhua
El arbolito navideño es un pino, porque el abeto (especie arbórea de la familia de las pináceas) era el árbol de la sabiduría plantado en el centro del jardín de Edén. Xinhua

Hoy, a 10 días de que la comunidad cristiana celebre la llegada de la Navidad, muchos han llevado a sus hogares un árbol de pino (ya sea natural o artificial) para decorarlo con luces, colocarle una estrella en su cúspide y ubicar regalos bajo sus ramas.

Asimismo, algunos acostumbran hacer una corona de Adviento y otros acuden a conciertos navideños, en los que los villancicos o tonadas son los protagonistas.

Pero, ¿qué valor simbólico poseen estos elementos?

El árbol navideño tiene su razón de ser. El sacerdote Pedro Moreno, de la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, explica que los monjes irlandeses del siglo VI, más familiarizados con el simbolismo natural, popularizaron que el abeto (especie arbórea de la familia de las pináceas) era el árbol de la sabiduría que estaba plantado en el centro del jardín de Edén.

Los adornos con luces señalan la iluminación bautismal. “Este mismo significado continúa en el árbol navideño y la corona de Adviento hoy día”, detalla Moreno.

El párroco Rómulo Aguilar, director del departamento de Liturgia de la Arquidiócesis de Panamá, agrega que Jesús se presenta como el árbol de la vida. “Él fue colgado y crucificado en la madera de un árbol, y dio sentido a esa madera. Esa vida se expresa a través del pino”, sustenta.

Se estila decorar su cúspide con un adorno en forma de estrella, en representación a la Estrella de Belén que guió a los magos hasta el niño Jesús, indica Aguilar.

CORONA DE ADVIENTO

Parte de la tradición navideña incluye la colocación de la corona de Adviento hecha de ramitas, cuya “circularidad, sin principio ni fin, representaba la eternidad de Dios, o las ramitas de abeto que intercambiaban los cristianos para desearse tiempos de prosperidad”, menciona el sacerdote Moreno.

Dicha corona lleva cuatro velas, que son encendidas de forma individual cada domingo de Adviento, acción que es una “primitiva tradición de los cristianos de Jerusalén y otras comunidades que encendían las luces del hogar antes de la Eucaristía, convencidos de la vuelta repentina de Jesucristo”, cuenta Aguilar. En otras palabras, la corona de Adviento representa la espera.

VILLANCICOS o tonadas

Otra tradición de la época son los villancicos, que según Aguilar expresan “la alegría del pueblo por el nacimiento de Jesús”.

Se trata, afirma, de “un tiempo muy sublime, que se adorna con estos villancicos, que nos transportan directamente al nacimiento del Salvador con su poética, lírica y melodía particular, que suenan como “cánticos para un niño”.

Los villancicos son tan antiguos como la historia de la Navidad, que aparece ya formada en Roma hacia finales del siglo V, cuenta el párroco Moreno.

“Los cristianos redactaban cánticos con textos bíblicos para instruir a los fieles sobre el misterio de la divinidad de Jesucristo, puesto que muchos otros cristianos lo debatían; pasaban noches enteras en las iglesias de la ciudad para orar y cantar himnos, escuchar la ‘Calenda’, el calendario que sitúa el tiempo aproximado del Nacimiento de Jesús o el arcaico canto de las Sibilas, sacerdotisas ancestrales que predijeron el parto de una virgen muchacha. Otra posible fuente puede ser a causa de la reacción de los residentes de las ‘villas’ en España, que por desconocimiento de los usos de la Iglesia católica remedaban al modo popular los ritos, himnos y ceremonias eclesiásticas. De ‘villas’ se convirtió en ‘villancicos”, relata Moreno.

El villancico más antiguo es bíblico, del libro de la Sabiduría 18,14-15.

Los demás tienen relación con la cultura particular. “Por ejemplo, los más conocidos son los villancicos españoles que se refieren a sus costumbres; en cambio, en Panamá tendríamos que hablar más exactamente de ‘tonadas’ y no villancicos, ya que cantan la cordialidad y reciedumbre del campesino que ofrece al Niño Dios el esfuerzo del trabajo y la alegría de vivir. El jesuita Néstor Jaén, entre otros, nos ha dejado algunos como Vamos al portal con tamborito de Panamá o Apareció la gracia del cielo y Dónde nacería hoy en Panamá”, argumenta el párroco.

También existe un variado aporte internacional de villancicos de otros países que se transmiten de generación en generación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIONES El magnate fundador de Apotex y su esposa murieron estrangulados

Aparentemente no hay señales de que las muertes hayan sido premeditadas o de que los Sherman sufrieran de depresión.
AFP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código