IGUANDILI LÓPEZ SMITH

El sueño de una ‘flor de árbol’

Una gira de 1998 para llevar la danza a su comarca le hizo ver a esta coreógrafa la posibilidad de presentarle, frente a frente, esta expresión artística a su gente.

Temas:

Preparada académicamente en el estado de Jalapa, México, Iguandili López Smith es experta en la técnica de Martha Graham. Preparada académicamente en el estado de Jalapa, México, Iguandili López Smith es experta en la técnica de Martha Graham.

Preparada académicamente en el estado de Jalapa, México, Iguandili López Smith es experta en la técnica de Martha Graham.

Se inició en la danza con bailes gunas ceremoniales de su isla, Aiglidub, ‘isla de manglares’ en español. Se inició en la danza con bailes gunas ceremoniales de su isla, Aiglidub, ‘isla de manglares’ en español.

Se inició en la danza con bailes gunas ceremoniales de su isla, Aiglidub, ‘isla de manglares’ en español.

Cuando no se pertenece a un lugar, al menos cinco necesidades genéticas impulsan al recién llegado a intentar ser parte de ese extraño y nuevo universo: supervivencia, amor, pertenencia, libertad y diversión.

En efecto, con estos cinco elementos, la coreógrafa guna Iguandili López Smith ha construido su vida, su hogar y su mundo.

En la calle 32 de Calidonia, entre las avenidas Perú y Cuba, se encuentra un pequeño edificio, contraído y apiñado entre sus pares aledaños. En un apartamento del segundo piso, López Smith y su esposo, el coreógrafo Diguar Sapi, hicieron más que un hogar junto a su hijo Dibinyi y un estudio de danza; también, un punto de pertenencia, un lugar para volver a ser uno mismo.

Al entrar, un ventanal muestra una de las avenidas y su incesante ruido; su luz resplandece en la pared tapizada de espejos, destellando en todo un espacio vacío, pero lleno de tanto.

En el centro, solamente una mesa de madera gastada, pintada de verde, con cuatro sillas, igual de madera vieja, está rodeada de paredes llenas de cuadros de distintos artistas dule.

Son las primeras obras de unos principiantes: Adán Smith y Achu De León Kantule, que estudiaban Bellas Artes; telas, molas, plumas, cientos de libros, álbumes, discos y una fotografía, colgada en la pared más solitaria: la de los coreógrafos, el día de su boda. Diguar, vistiendo saco y corbata, envuelve en un abrazo a su mujer, quien, en la imagen, viste las mejores galas de su cultura, con una sonrisa enamorada que el paso de 15 años no ha podido desteñir.

“Este ha sido uno de mis sueños”, confiesa Iguanidili López Smith sobre el lugar en concreto. “No sé si tengo ese don de ser atrevida en pensar que es muy importante que haya un espacio para nosotros, los artistas dules. No hay espacios físicos para reunir a la comunidad, sean de artistas o no”.

Es en su hogar, donde López Smith, docente de la Escuela Nacional de Danza y gestora cultural, reúne continuamente a todos sus camaradas de las artes dule para lecturas de poesía erótica, debates políticos, tertulias literarias y musicales, pero sobre todo, para ayudar en un propósito que la acerca cada verano a su natal Aiglidub, en el sector guna de Cartí.

En esa isla es donde “la flor de árbol”, –como bien significa su nombre en lengua–, vuelve a abrir sus pétalos bajo el sol de la comarca caribeña.

una inspiración De Zulia para una Comarca

En 1986, mientras cursaba sus estudios de danza en el estado Zulia, Venezuela, una joven Iguandili López Smith conoció a la coreógrafa y maestra uruguaya Marisol Ferrari, pionera de la danza contemporánea del Uruguay y gestora de uno de los festivales de danza más comprometidos con la realidad social y cultural de América Latina, Danza Solidaria.

Ferrari, asegura, le marcó la vida al inspirarla a realizar trabajo artístico en comunidades alejadas e igualmente, en las asignaturas de danza, se vio impactada por la historia del bailarín y empresario Serguei Diaguilev, primer promotor de los ballets rusos y la danza clásica en diferentes países de Europa y el mundo.

Pero, el sueño de Iguandili López Smith, inspirado en la labor de Ferrari, se mantuvo dormido durante 12 años, cuando en 1998, le propuso al Departamento de Expresiones Artísticas (Dexa), hoy Dirección de Cultura de la Vicerrectoría de la Universidad de Panamá, la realización de una gira artística junto a unas compañeras de estudio.

“Trajimos cinco coreografías para presentarlas en Guna Yala e hicimos una gira por el sector de Cartí. Ahí nació formalmente mi proyecto de llevar el arte a las comunidades, en especial a Aiglidub, donde nací”, resalta sobre su objetivo –nacido en 1998 y vivo hasta hoy– de “llevar danza y dibujo hacia una comunidad de más de 100 niños con mucho talento”.

El año pasado, por primera vez, López incorporó una nueva disciplina artística, acompañada de un instrumento desconocido para los niños de Aiglidub.

“Llevamos música y les presentamos el violín. Como mi hijo Dibinyi estudia ese instrumento, era importante para él que siga el camino de compartir con su comunidad. Ninguno de los niños conocía el violín como instrumento y llegaron a tocarlo lo con la ayuda del maestro Horacio Bustamante”, comenta orgullosa.

sueños y confesiones de una coreógrafa

Actualmente, Iguandili López Smith afirma sentirse preparada para la creación de una orquesta musical dule, un proyecto presentado al Instituto Nacional de Cultura (Inac) para su elaboración.

“Necesitamos apoyo económico. No tenemos los equipos y elementos requeridos para un ensayo, aunque sí muchos gunas talentosos en música”, afirma.

¿Cree que la actual administración del Inac deba colaborar con su proyecto?

En 2013 le presenté este proyecto a la exdirectora María Eugenia Herrera, y durante dos años me apoyó con la compra de camisetas y alimentación, pero siempre ha corrido por nuestra cuenta y nuestros amigos que siempre nos apoyan. Ahora no estoy pensando en presentarlo. Yo funciono por vibra, por energía. Cuando siento que la energía fluye, puedo hablar del proyecto, pero cuando no, me retiro.

Con 17 años de llevar este proyecto a Guna Yala sin interrupción, ¿tiene alguna experiencia que la haya marcado?

Todas me han marcado, porque cualquier niño en el mundo tiene la capacidad de hacer arte, lo único que necesita es una persona que lo apoye. Otra cosa que me ha marcado es enterarme que otras familias gunas quisieran que sus hijas estudiaran danza. De alguna manera me siento responsable de seguir este proyecto adelante.

¿Qué le comentan los papás del programa?

Están muy interesados; les gusta ver que sus hijos están haciendo cosas diferentes.

¿No se sienten aprehensivos?

Para nada. Al contrario, buscan una integración. Quisieran que el curso perdurara.

¿Y no lo ve como una posibilidad?

Sí. Hace unos días le comenté a Diguar que, cuando me jubile, pondré mi escuela de arte allá. Quien quita que con tantos estudiantes que he tenido puedan llevar el arte a nuestras comunidades. La ciudad de Panamá necesita conocer a su población, saber que necesita de su apoyo, y esa es una responsabilidad de la educación.

Cuando ve a un estudiante que inició con el proyecto, ¿qué sensación le produce?

Satisfacción. Ahora están en el secundario, pero siguen involucrados en el proyecto. La comunidad lo reconoce y hemos ganado su respeto.

¿En qué piensa cuando regresa en la lancha desde Aiglidub hasta el puerto Niga Kantule?

En que quisiera dejar todo esto por estar allá, pero hay cosas que me lo impiden. Soy madre y tengo una responsabilidad con mi hijo.

¿Qué le deja cada verano?

Me fortalece y aprendo mucho; no se trata solamente de compartir experiencias con los niños, sino también con los padres.

¿Cómo lo agradecen?

No es que la comunidad nos deba de agradecer, nosotros tenemos el compromiso. Decimos en la cultura guna un refrán, “allá arriba triunfarás”. Pero, mientras tanto, aquí abajo, se hacen los sacrificios para que las nuevas generaciones de artistas dule tengan esa oportunidad de darse a conocer.

Una gestora de costa a costa

trayectoria.

Desde hace más de 23 años, Iguandili López Smith se dedica a la danza. Inició sus primeros pasos en la Escuela Nacional de Danzas, donde hoy funge de docente. Realizó estudios en esta disciplina en Venezuela, México (donde obtuvo su licenciatura en Danza Contemporánea) y en Costa Rica, país en el que realizó una maestría en este arte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código