DEPORTES. PERSONAJE QUE MARCÓÉPOCA .

El terrible Baby San Blas

Cuando los gunas eran conocidos por sus habilidades para pescar, cazar y cocinar, apareció uno que sorprendió con el poder de sus puños.

Temas:

Este pequeño gladiador se caracterizaba por sus rápidos golpes en el cuadrilátero. CORTESÍA Este pequeño gladiador se caracterizaba por sus rápidos golpes en el cuadrilátero. CORTESÍA
Este pequeño gladiador se caracterizaba por sus rápidos golpes en el cuadrilátero. CORTESÍA

Algunos dicen que lanzaba siete golpes por segundo, aunque expertos del boxeo consideran que eso es físicamente imposible.

Lo que no está en duda son los registros históricos de 1931, que hablan de un boxeador de origen guna con una agilidad felina sin precedentes. Su nombre: Ricardo Walker, mejor conocido como “Baby San Blas”.

Procedente de la isla de Ailigandí , en la comarca Guna Yala, Walker llegó a ser una de las atracciones en el deporte de los puños para esa época, pues se trataba del primer gran exponente del boxeo guna.

Sus logros van más allá. En aquel entonces solo había categoría mosca dentro de este deporte (112 libras) y como Baby San Blas era un peso minimosca natural, entre 105 y 108 libras, tenía que regalar peso. Además, su estatura no le ayudaba, ya que solo media 1.59 metros.

Cuenta Daniel Alonso, especialista en boxeo, que este pionero del boxeo guna se enfrentó a un peso pluma (126 libras) de la época como Sammy Medina. “Eso dice mucho de la talla de los rivales a los que retaba Baby San Blas”, dijo.

ÉPOCA DIFÍCIL

Walker nació en 1915 y durante su adolescencia se mudó a Colón, donde empezó a involucrarse en sus primeras peleas.

De hecho, en 1929 comenzó a aprender formalmente esta disciplina bajo la dirección del expúgil Marcos Zorrilla. Tenía unos 14 años de edad y vivía con la familia de Maximino Walker, quien era comandante del Cuerpo de Bomberos de Panamá.

El gladiador del ring contó a su familia, antes de su muerte en 1997, que algunas veces en sus prácticas le golpeaban tan fuerte que lo hacían llorar.

Gracias a su fortaleza física y emocional, a su su disciplina y perseverancia, en 1930 ya se sentía listo para pelear profesionalmente.

Además de sus contrincantes, a Walker le tocó enfrentarse a otros rivales mucho más poderosos, aquellos que no tienen puños pero pueden causar heridas.

En 1925, ocurrió la revolución Dule, cuando los gunas se rebelaron contra las autoridades de la República de Panamá que intentaban imponer la cultura occidental. A raíz de ello hubo enfrentamientos entre autoridades y gunas, lo que dejó varias víctimas fatales.

La historiadora Patricia Pizzurno explica que para los indígenas los años 30 eran tiempos complicados, debido a que la revolución dejó ciertos estigmas. “Después de ese hecho a los gunas no se les volvió a ver igual y los denominaban los salvajes de la costa”, subraya.

Es decir, esa etnia tenía varias barreras enfrente, porque además de que las autoridades no se preocupaban por ellos debían luchar contra la discriminación.

Mientras eso ocurría y el país resolvía sus problemas políticos y económicos, la maravilla del ring Baby San Blas afinaba su estilo rápido y aguerrido.

EL ESPERADO DEBUT

Llegó la ocasión y Baby San Blas debía pelear. Las prácticas, guanteos y otros ejercicios quedaban atrás. No había margen de error para el pequeño gladiador.

Su primera batalla ocurrió el 18 de octubre de 1931 frente al pugilista Jack Kid Berg. Ganó por decisión unánime, victoria que llamó la atención, ya que en este deporte solo brillaban afrodescendientes y blancos, muchos de ellos estadounidenses.

Luego vino la segunda, tercera, cuarta y quinta victoria. Su público lo aclamaba. Sus movimientos en el cuadrilátero, su velocidad y destreza fascinaban a los espectadores. Le empezaron a llamar el terrible Baby San Blas. Sin embargo, el 22 de febrero de 1932 se enfrentó al peligroso Battling Pinzón. En seis asaltos fue derrotado por decisión.

Su récord final fue de 32 peleas ganadas, 28 perdidas y 10 empates. Nunca fue noqueado en 70 batallas.

Incluso, llegó a disputar dos veces el campeonato nacional mosca. En una ocasión con Kid Zefine y otra con Young Gibson.

Su nieta, Sue Haglund, e hija, Leticia de Jacobo, confirman que Walker hizo campaña boxística en Colombia, donde tuvo buenas presentaciones. “Viajó varias veces allá”, recuerda Sue.

Pasaron los años y la última pelea de la maravilla del ring ocurrió en 1947. De ahí colgó los guantes y consiguió trabajar como cocinero en la antigua zona del Canal, regentada por Estados Unidos.

Pero ya había allanado el camino y tras él vinieron otros pugilistas gunas como Baby San Blas II, Baby San Blas III y muy recientemente Dirceu Cabarca, quien disputó título mundial.

Sus últimos días transcurrieron en El Chorrillo, donde compartía con sus nietos a los que les contaba historias fantásticas de sus aventuras en el boxeo. Como aquella ocasión en la que le sacaron lágrimas a punta de golpes en una práctica de guantes o las múltiples veces que lo miraban con desdén dentro y fuera del ring.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código