aniversario. 40 años de la tragedia de los andes.

Entre la tierra y el cielo

El 13 de octubre de 1972, un avión uruguayo con 45 pasajeros se estrelló en la cordillera de los Andes. 72 días después, 16 fueron rescatados.

Un avión, cinco tripulantes, cuarenta pasajeros y un partido de rugby entre el equipo uruguayo Old Christians y el chileno Old Boys, a la espera del kick-off. Entre ellos, la majestuosa cordillera de los Andes y nieve. Mucha nieve.

En la mañana del jueves 12 de octubre de 1972, el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya partió del aeropuerto internacional de Carrasco con rumbo a Santiago de Chile, a pesar de que el pronóstico del tiempo no era el idóneo para ello.

Tras pasar la noche en la ciudad argentina de Mendoza, fronteriza con Chile, el Farichild levantó vuelo nuevamente, el sábado 13, hacia la capital chilena.

A raíz de una confusión de posicionamiento con la torre de control de Santiago de Chile, el avión, cuyos pasajeros tenían en su mayoría menos de 25 años, se adentró en las montañas sin saber que se encontraba a 100 kilómetros de la ruta establecida.

Extrañados, el capitán Julio César Ferradas y su tripulación vieron que pasaban junto al volcán Tinguiririca, de 4 mil 200 metros de altura. Algo andaba mal.

Debajo de ellos, un mar de densas nubes blancas. Hacia ahí se dirigían, ya que la torre de control ordenó el descenso a 3 mil 500 metros, pensando que se acercaban a Curicó, en Chile.

Durante el descenso, los pozos de aire que sacudían violentamente el aeroplano eran para los jóvenes rugbiers motivo de broma, porque decían sentirse como en una montaña rusa.

De repente, las nubes que impedían la visión de los tripulantes se disiparon. Delante de ellos se erigió un enorme farallón. La alarma de colisión se activó. Las risas y bromas se convirtieron en nervios y plegarias.

A pesar del esfuerzo de Ferradas, la cola del avión golpeó la masa rocosa. Mientras el piloto luchaba por estabilizar la aeronave, los pasajeros comprendieron la gravedad de la situación al notar la cercanía de las montañas en las ventanas.

Un segundo golpe arrancó el ala derecha, que, a su vez, impactó violentamente con la cola, terminando de desprenderla.

Cuando parecía que la situación no podía agravarse, el ala izquierda pegó con otro farallón. El avión, convertido en un proyectil blanco, cayó a gran velocidad hasta impactar con el suelo y desplazarse cuatro kilómetros por la ladera del glaciar de las Lágrimas, a 3 mil 500 metros de altura.

De las cuarenta y cinco personas en el avión, trece fallecieron en el accidente, cuatro a la mañana siguiente y una más al octavo día. Veintisiete sobrevivientes amanecieron el 23 de octubre, esperanzados por un rescate que nunca llegó.

Para enfrentar las temperaturas de hasta -40 grados, el hambre y el frío, los pasajeros solo contaban con algunas prendas de ropa que tenían puestas, vino y chocolate comprado la noche previa en Mendoza, ciudad famosa por sus delicias artesanales.

Para soportar las condiciones adversas, los sobrevivientes se organizaron para compartir el escaso espacio a disposición, idearon utensilios, abrigos con los restos de los asientos y del fuselaje, y levantaron una pared con maletas en la parte faltante del avión para evitar el paso del gélido aire.

Para el hambre, ante la escasez de alimentos, una difícil decisión grupal fue vital para soportar los 72 días en uno de los lugares más inhóspitos del mundo.

Roberto Canessa, un joven de 19 años, estudiante de segundo año de medicina, asumió el liderazgo y propuso, a mediados de noviembre, alimentarse con la carne de los fallecidos.

Los días se sucedieron y la vitalidad se derretía con la nieve, a medida que pasaban las semanas de diciembre. Si la ayuda no llegaba, tendrían que salir a buscarla.

Así, el 12 de diciembre, Canessa y Fernando Parrado (23), líderes del grupo, y Antonio Vizintín (19) emprendieron un viaje indefinido, dejando en el fuselaje a 13 compañeros y en la nieve los cuerpos de 29 amigos. Ante su poca fuerza, Vizintín regresó al avión.

Después de caminar 55 kilómetros en 10 días, Canessa y Parrado se encontraron con un arriero, que corrió en busca de ayuda al retén más cercano.

Rápidamente, un equipo de rescate con dos helicópteros salió en búsqueda de los demás, guiados cada uno por Parrado y Canessa.

El 23 de diciembre, los supervivientes llegaron a Uruguay, donde fueron recibidos entre llantos, risas, incredulidad y alegría. Aquella Navidad de 1972 no fue una más en el calendario.

Supervivientes viajan a Chile

Algunos de los 16 supervivientes de la tragedia confirmaron a los medios uruguayos que viajarán a Santiago de Chile para conmemorar, mañana, los 40 años del hecho, en el que participarán de actividades para recordar a los 29 amigos y hermanos que murieron en la montaña.

Los veteranos exrugbistas, responsables de la Fundación Viven, que se dedica a ayudar a personas necesitadas, expresaron que jugarán un partido ante Old Grangonian de Santiago, en el que también pretenden agradecer a la Fuerza Aérea Chilena por su rescate y a “todo el pueblo chileno” por su apoyo, redacta la prensa uruguaya.

Uno de los sobrevivientes explicó que lucirán una camiseta similar a la de 1972. “Este es un homenaje a la vida después de haber sufrido aquel accidente, homenaje profundo a los que no volvieron”, dijo el sobreviviente Roy Harley.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Sep 2019

Primer premio

0 0 3 9

ACCA

Serie: 22 Folio: 3

2o premio

9760

3er premio

8200

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código