La vida en Cerro Algodón

Temas:

En Cerro Algodón la naturaleza es el marco perfecto para que resplandezcan los colores de las naguas que orgullosas exhiben las mujeres. En Cerro Algodón la naturaleza es el marco perfecto para que resplandezcan los colores de las naguas que orgullosas exhiben las mujeres.

En Cerro Algodón la naturaleza es el marco perfecto para que resplandezcan los colores de las naguas que orgullosas exhiben las mujeres.

Las caminatas por senderos escarpados son parte del quehacer de los ngäbes buglés, mientras que los pocos latinos que allí viven lo hacen a caballo. Las caminatas por senderos escarpados son parte del quehacer de los ngäbes buglés, mientras que los pocos latinos que allí viven lo hacen a caballo.

Las caminatas por senderos escarpados son parte del quehacer de los ngäbes buglés, mientras que los pocos latinos que allí viven lo hacen a caballo.

Aunque las condiciones en que viven los indígenas son difíciles, nunca falta la abierta, fresca y franca sonrisa en los labios de los niños. Aunque las condiciones en que viven los indígenas son difíciles, nunca falta la abierta, fresca y franca sonrisa en los labios de los niños.

Aunque las condiciones en que viven los indígenas son difíciles, nunca falta la abierta, fresca y franca sonrisa en los labios de los niños.

Mientras la madre cose la ropa, la pequeña ayuda y mece suavemente al infante que, ajeno a todo, duerme placenteramente. Mientras la madre cose la ropa, la pequeña ayuda y mece suavemente al infante que, ajeno a todo, duerme placenteramente.

Mientras la madre cose la ropa, la pequeña ayuda y mece suavemente al infante que, ajeno a todo, duerme placenteramente.

A la hora de preparar los alimentos, por lo general se utiliza una paila grande, pues nunca falta el visitante a quien con agrado se le brinda un bocado de comida. A la hora de preparar los alimentos, por lo general se utiliza una paila grande, pues nunca falta el visitante a quien con agrado se le brinda un bocado de comida.

A la hora de preparar los alimentos, por lo general se utiliza una paila grande, pues nunca falta el visitante a quien con agrado se le brinda un bocado de comida.

Cuando hay reunión en el pueblo, la mayoría asiste deseosa de que las autoridades le preste aunque sea un poquito de atención. Cuando hay reunión en el pueblo, la mayoría asiste deseosa de que las autoridades le preste aunque sea un poquito de atención.

Cuando hay reunión en el pueblo, la mayoría asiste deseosa de que las autoridades le preste aunque sea un poquito de atención.

Allá en Cerro Algodón, en la comarca Ngäbe Buglé, las pisadas se las lleva el viento, el azul del cielo se combina con los brillantes colores de las naguas de las mujeres, y las miradas se pierden en la lejanía.

El día pasa lento, como si disfrutara de cada instante en que la brisa acaricia las verdes hojas de los árboles nuevos y centenarios, que en esta región son parte esencial del paisaje.

Mujeres, hombres y niños, en cada rincón de Cerro Algodón, parecen esconder la pobreza en sus rostros taciturnos, en el que la inocencia se asoma a cada rato.

Llevan una vida sencilla, sin prisa, sin mayores pretensiones, ajena a los ajetreos que impone el modernismo, pues allá la tecnología aún no ha llegado.

Las labores hogareñas y en el campo son parte primordial en el día a día de grandes y chicos, pues todos contribuyen a hacer más llevadero el trajín en sus hogares.

En Cerro Algodón, la tierra que pisan los ngäbes buglés, cuya superficie está cubierta en gran parte de piedras de distintos tamaños, no da para mucho, pues solo cultivos como la yuca se atreven a brotar para darles el alimento que necesitan.

Irónicamente, allá hay poco algodón. Si una vez lo hubo en grandes cantidades, comentan sus moradores, fue cuando sus ancestros se señoreaban por estos predios.

Era el tiempo en que los frutos de estas plantas pintaban de blanco parte de la serranía, y servían para confeccionar algunas prendas de vestir.

Así, en medio de la sencillez, la vida pasa, avanza, no se detiene en Cerro Algodón, donde las miradas se pierden en la lejanía.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código