‘Big Brother’

Atrapados y sin salida

Temas:

¿Ya te saliste de Facebook? Me pregunta un amigo. ¿Te vas a unir a la demanda contra Facebook? Me dice otro. La respuesta a ambas preguntas es no. A pesar de que creo que en el enredo entre Facebook y los creadores de la aplicación que saqueó los datos personales de más de 50 millones de usuarios hubo engaño, simulación y una ambición desmedida, no creo que desconectarse solucione el problema.

Confieso que cuando leí que de algún modo Facebook facilitó la elección de Donald Trump me dio náusea, pero no creo que el 30% de votantes que simpatizan con el troglodita necesiten lavados de cerebro extra, y no creo que la información de Facebook haya influido en su elección más que los errores estratégicos de Hillary Clinton en tres estados.

Yo abrí mi cuenta de Facebook para estar en comunicación con familiares y amigos regados por el mundo, y el resultado ha sido más bueno que malo. He descubierto primos, primas, sobrinos y sobrinas que no conozco en persona, y he intercambiado notas con amigos a quienes no he visto en años. A veces me irrita que algún pariente abuse de la comunicación familiar para vender un producto o apoyar a un político, pero luego pienso que cuando coloco mis columnas en la página estoy haciendo lo mismo.

Por otro lado, todo el escándalo que se ha creado por la utilización de datos personales con fines comerciales o políticos en Facebook me recuerda la magistral escena en la película Casablanca en la que después de recoger sus ganancias en la ruleta, el capitán Louis Renault dice: “Estoy sorprendido, sorprendido de descubrir que aquí hay juegos de azar”.

La razón de ser de Facebook es ganar dinero vendiendo la información personal que sus usuarios voluntariamente colocan en su página. Y la idea de comerciar con los datos de consumidores no es nueva. A finales de los 60 y principios de los 70, cuando yo trabajaba para la agencia de publicidad Leo Burnett, asistí a una presentación en Chicago que en su momento me pareció alucinante. Las investigaciones del grupo de mercadeo de la compañía habían encontrado que la población entera de Estados Unidos se reducía a nueve grupos de hombres y ocho de mujeres.

Mediante encuestas a consumidores y cuestionarios a participantes en los llamados focus groups, la agencia elaboraba perfiles psicográficos para refinar los gustos y los deseos de los consumidores. Así por ejemplo, una vez definido el perfil de un consumidor de cerveza, en el anuncio de la marca de cerveza que la agencia manejaba se narraba una pequeña historia de 30 segundos en la que se representaba lo que en la mente del consumidor era “un sueño relevante y quizá realizable”. Si el perfil trazado era el correcto, aumentaban las ventas de esa cerveza en particular. Lo que Facebook, Google y otros medios sociales hacen es lo mismo que las agencias de publicidad y mercadeo han hecho siempre, pero con mayor precisión y mejor puntería.

George Soros, el multimillonario de izquierdas, definió a Facebook y a Google como monopolios que dañan a los individuos, la innovación y la democracia y exigió que se les regule con mayor rigor. Concuerdo con Soros en que una mejor regulación sería deseable, pero nada ni nadie puede regular a alguien como Trump, que por todos los medios disemina noticias falsas. El problema no es Twitter, es gente como Trump.

¿Mejoraría mi privacidad sin Facebook? Sin duda, si me vuelvo un ermitaño, me voy a vivir a un bosque y destruyo mi computadora y mi teléfono. Pero si no me vuelvo un noble salvaje, sé que al prender cualquiera de estos aparatos, Google sabe de inmediato dónde estoy y dónde he estado, guarda copias del contenido de todas mis búsquedas en la computadora; cuando espía mi calendario tiene la desvergüenza de indicarme cómo llegar a donde quiero ir y me sugiere qué música comprar digitalmente basada en un riguroso conocimiento de mis gustos. También tiene toda la información de los contactos que guardo en mi directorio digital, todos los correos electrónicos que he mandado y todos los que he eliminado.

Este es el “Big Brother” que hemos creado voluntariamente y del que nunca podremos escapar aunque quememos la computadora y el teléfono en una pira funeraria y regresemos a escribir en una Olivetti.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Abr 2018

Primer premio

9 2 7 7

CBCB

Serie: 21 Folio: 7

2o premio

6804

3er premio

2770

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código