[SENTENCIA DE LA HAYA]

Balance de una semana histórica

El fin de la disputa invita a buscar formas de integración pesquera, a vigorizar la Comisión Permanente del Pacífico Sur y a concretar los negocios en el redituable campo de la energía.

Aunque uno haya ganado o perdido más que el otro, los ardores nacionalistas que festejaron la sentencia de La Haya nos hicieron volver a las broncas entre vecinos de barrio con un pasado de pendencias juveniles. Se extrañó la madurez de los civilizados litigantes que, gracias a la dupla Piñera-Moreno, pudieron encapsular el juicio e intensificar sus relaciones. Lamentablemente, las expresiones infelices servirán de pretexto para seguir postergando la adhesión a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que el interés nacional exige independientemente de cualquier circunstancia.

Son daños colaterales de trifulcas que desmerecen la actitud de quienes condujeron dignamente un contencioso entre Estados después de que Chile dejó de considerar la demanda peruana como un “gesto inamistoso”, según la inexacta calificación del primer gobierno de la señora Bachelet. El veredicto que engrandece nuestro mar y la patriótica exuberancia de algunas manifestaciones en Lima se sumaron a los rigores de la derrota electoral de la Alianza del presidente Piñera, lo que posiblemente explica sus reacciones inmediatas.

Ganamos una considerable extensión de Zona Económica Exclusiva, que algunos presentaron como Mar Territorial. Perdimos en la argumentación que pretendía la total inexistencia de límites marítimos, y en la determinación del punto inicial de la frontera marítima. La prevalencia de la Convención tripartita del 1954, y los acuerdos (1968-1972) para materializar mediante faros el paralelo que pasa por el Hito 1, han sido algo más que victorias morales para Santiago.

La sentencia ha reconocido la vigencia del Punto Concordia como inicio de la frontera terrestre, pero ha delimitado la frontera marítima a partir del punto en que el paralelo que pasa por el Hito 1 llega al mar. Las líneas de los límites terrestre y marítimo no coinciden por un espacio equivalente a tres cuadras. La sentencia (punto 175) alude elípticamente a la situación posesoria en las inmediaciones de ese espacio, y se refiere a eventuales acuerdos entre las partes. No sería oportuno que los aborden ahora, pero deben tener presente que el Estatuto de la Corte (artículo 60) les permite solicitarle la interpretación pertinente.

El fallo marcará un antes y un después en la relación peruano-chilena, cuyo ritmo de crecimiento ha sido incesante desde la apertura económica y las garantías a la inversión extranjera consagradas en la Constitución de 1993, punto de partida de un proceso que se reforzó decisivamente con el Acuerdo de Libre Comercio (2008) y la Alianza del Pacífico (2010). El final de la disputa invita a buscar formas de integración pesquera, a vigorizar la Comisión Permanente del Pacífico Sur, y a concretar los negocios que esperan en el redituable campo de la energía. Las empresas, las autoridades de Tacna y Arica, las instituciones, los medios y los ciudadanos de los dos países serán actores principales del futuro.

El encuentro presidencial en Cuba pone fin al inevitable momento emocional con que se recibió la sentencia y marca el inicio de su aplicación en un ambiente de armonía y buena fe.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código