[CRÍTICA]

¿Tú también, Bruto?

En una reciente entrevista al rey de España, transmitida por la TVE, su rigidez era patética, debía estar muy consciente de que nos estaba dando gato por liebre.

El rey don Juan Carlos cumplió 75 años el pasado día cinco, y aprovechando la fecha, Televisión Española decidió solicitar al Palacio de la Zarzuela una entrevista. Nunca lo hubiera hecho. Si bien en un principio levantó expectativas, pues la última que concedió fue en el 90, España vive momentos difíciles y la familia real no goza ahora de buena prensa, pronto se filtró a los medios –había sido grabada con varios días de antelación– que era anodina, aburrida y edulcorada, adjetivos amables para lo que en realidad vimos en la pantalla. La entrevista fue todo eso, cierto, pero además fue indignante.

Tal vez debido al soplo de los medios, la audiencia no alcanzó los tres millones de espectadores, mientras que la de las series de sobremesa está a menudo por arriba de los cuatro. Ya sabíamos que no se tocarían temas como el caso Urdangarín, el marido de la infanta Cristina, pendiente de juicio por malversación de dinero público, o el viaje a Botsuana a una cacería de elefantes del que los españoles pudimos ver material gráfico que incluía al paquidermo muerto y a la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga de nuestro jefe de Estado. Ambos temas hubieran despertado el morbo de los televidentes, pero también el interés genuino, puesto que se trata el primero de un caso grave de corrupción y el segundo de la vida privada del rey, del que se supone que hasta la intimidad debe estar limpia. El ciudadano medio, harto de políticos que poco aportan a la crisis que vivimos si no es para hundirnos, pasó por alto el programa. Hoy por hoy, despierta más interés saber hasta cuándo va a dejar Mourinho a Iker Casillas en el banquillo.

Volvamos a la entrevista y empecemos por el formato. Los protagonistas, su majestad y Jesús Hermida, un periodista mítico en los medios españoles, al que le cabe el honor, entre otros muchos, de haber sido el primer corresponsal de TVE en Nueva York en los 60 y 70 y haber retransmitido la llegada del hombre a la Luna, se sentaron frente a frente, en el despacho real, encorsetados ambos, tensos, de forma muy distinta a la informalidad con que se nos mostró el rey en su tradicional alocución navideña en la que aparecía sentado, jovialmente, frente a las cámaras en una esquina del escritorio. El ambiente era desangelado y frío, a pesar del mobiliario rico y cálido en el que no faltan obras de arte. Si la rigidez del rey, por lo general dicharachero y campechano, era patética –debía estar muy consciente de que nos estaba dando gato por liebre– la expresión corporal del entrevistador era peor: inclinado hacia delante en su asiento, sin buscar apoyo en el respaldo, su postura se antojaba un tanto servil, como servil resultaba el reiterado tratamiento de señor y majestad que introducían unas preguntas apegadas a un guión y que el rey respondía con lugares comunes y palabras parcas, ausentes de vehemencia. Y eso que dijo que la pasión era, al tiempo, la mayor virtud y el mayor defecto de los españoles.

En efecto, Hermida es una gloria pasada pero gloria al fin, y fue elegido porque se pretendía dar al encuentro el formato de una conversación entre dos personas de la misma generación que hablan del pasado, del presente y del futuro de España. De hecho, después de la entrevista, participaron personalidades coetáneas de ambos: escritores, políticos, constitucionalistas, artistas o directores de cine que expusieron su parecer sobre el papel de don Juan Carlos desde la transición hasta nuestros días.

Pero si la entrevista fue indignante, además de aburrida, se debió a que se perdió una excelente oportunidad de que el rey recuperara el favor perdido. A que se hubiera dejado manipular de forma tan burda y a que no se “mojara” en caso de que las preguntas hubieran sido las apropiadas a un periodista de talla. Y fue indignante, sobre todo, porque los españoles nos sentimos traicionados una vez más. ¿Tú también, Bruto?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Surse Pierpoint, empresario y consultor, en Café con La Prensa
LA PRENSA/Ana Rentería

Las oportunidades de la Zona Libre de Colón Pierpoint pide actualizar regulaciones y eliminar trabas burocráticas

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código