[RESISTENCIA AL TERROR]

Crónica de Italia

’Hemos aprendido… que la ciencia no explica nada; que mientras más sabemos, más fantástico es el mundo’, Aldous Huxley.

Temas:

Crónica de Italia Crónica de Italia
Crónica de Italia

Ahora fue en Barcelona, como antes en Niza, Londres, Berlín y Estocolmo, que otro grupo de fanáticos intentó aterrarnos. Cuando sucedió el atentado en Niza hace poco más de un año, yo festejaba con mi familia el aniversario de la revolución francesa en París. Lamentamos la irracionalidad del acto, pero seguimos adelante con nuestro viaje. Ahora, viajando por Italia otra vez con mi familia, nos topamos de nuevo con esta plaga que ni nos aterra ni nos detiene.

Este es mi quinto viaje a Italia. Vine de joven con mis papás a descubrir una buena parte de mis orígenes. Regresé de estudiante pobre, viajando de auto-stop, durmiendo en hoteles para estudiantes y comiendo siempre lo más barato y abundante, la experiencia fue maravillosa y además, descubrí a los grandes maestros de la pintura y la escultura. Regresé con mi esposa y con mis hijos adolescentes en un afán por abrirles los ojos, los sentidos y la mente al mundo. Volvimos con amigos amantes del arte a recorrer pueblos fuera del circuito turístico y hoy regresamos con los nietos a que gocen de la costa del mar de Liguria nadando en el Golfo de los Poetas.

Mis vivencias en Italia incluyen la lectura de su historia y sobre todo de sus tres momentos de gloria que cambiaron el mundo: el del imperio que extendió el estado de derecho por Europa construyendo caminos que han resistido el avance del tiempo; el de la sede de la Iglesia católica que transformó nuestra visión del mundo y el del renacimiento, que universalizó la cultura de occidente. Pero mi quehacer con Italia no termina con la historia.

También la conozco por las crónicas de escritores entrañables como Goethe y Thomas Mann; por los ingleses de Byron y Shelley, los dos, Percy Bysshe y Mary, y D.H. Lawrence y Aldous Huxley.

A Goethe le tomó 18 meses, entre 1786 y 1788, recorrer la península, de Venecia a Sicilia y de regreso. De su travesía salió un libro magnífico, Viaje a Italia, en el que venera al arquitecto Andrea Palladio, elogia la urbanización de Venecia y lamenta la suciedad en las calles; se deleita con un cuadro de Veronese, y goza con la comedia, el teatro y la opera italianos; estudia las ruinas de la Roma imperial, la composición geológica de las piedras y de la lava volcánica en el Vesubio, y desarrolla teorías sobre el crecimiento de plantas y frutos. Años después, de regreso en Alemania, escribiría: “todos somos peregrinos en la búsqueda de Italia”.

Para Thomas Mann, Italia fue fundamental en varios momentos de su vida. Para él, tan dado a las metáforas sobre santos y demonios, el italiano era el idioma de los ángeles. De joven vivió con su hermano Heinrich tres años entre Palestrina y Roma, y en ese período escribió su primera colección de cuentos, Der kleine Herr Friedemann, y empezó la novela que le daría el Nobel, Buddenbrooks. Una década después publicaría Muerte en Venecia y después de un largo intervalo, Mario y el mago, en el que plasmó su encuentro con el fascismo en Forte di Mare, al sur de Lerici en la Riviera italiana.

Y fue precisamente en Lerici donde en este viaje encontramos la huella de cuatro escritores ingleses que se convirtieron en leyendas locales. Los primeros fueron Byron y Shelley y quienes no conocían la poesía de Byron sí supieron de su hazaña de atravesar nadando toda la bahía de Porto Venere a San Terenzo, en la misma bahía donde Shelley moriría ahogado al naufragar durante una noche de tormenta en 1822. La crónica de su sepelio es, en el sentido más estricto de la palabra, fantástica.

Huxley viajó a Italia en los 20 por tres razones: la vida más barata que en Inglaterra, el clima mejor que Inglaterra y por el arte, que no era lo suyo. En 1925 escribió Along the Road. Vivió en los alrededores de Florencia por cuatro años y viajó extensamente por la península. Muchos de sus viajes los hizo con Lawrence, quien en compañía de Frieda von Richthofen, se refugió a escribir en Tellaro, un caserío cercano a Lerici.

Revivir las experiencias propias y ajenas para poder contarlas es un enorme privilegio, porque como Huxley escribiera con formidable lucidez en sus notas turisteando, “Hemos aprendido… que la ciencia no explica nada; que mientras más sabemos, más fantástico es el mundo”. Esto no lo entienden los fanáticos terroristas que inútilmente intentan amilanarnos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código