[BATALLA BIOLÓGICA]

Cuba y el falso fin de la historia

El próximo 20 de enero comienza el gobierno de Trump. Con la Casa Blanca, el Congreso y el Senado en manos republicanas, lo más probable es que continúe el embargo contra la isla.

Temas:

Cuba y el falso fin de la historia Cuba y el falso fin de la historia
Cuba y el falso fin de la historia

Primero de enero de 2017. Otro aniversario. ¡Qué fastidio volver sobre el tema! Cincuenta y ocho años de revolución y Cuba continúa atascada en el pasado. Permanece condenada a la miseria creciente debido a una cúpula dirigente que un día prometió la libertad, pero eligió el comunismo, arrastró al país en esa dirección, y se niega a revocar aquella nefasta decisión.

¿Por qué esa conducta absurda, mezcla de terquedad y deseo de mantener el poder a cualquier precio? Al fin y al cabo, el comunismo terminó a principios de la década de 1990 con la disolución de la URSS y la admisión del descrédito total del marxismo-leninismo.

Ninguna sociedad que lo padeció, y pudo sacudírselo ha querido retomarlo. La justificación de esa extraña parálisis radica en una frase que les gusta repetir a los pocos castristas que quedan en la isla: “La transición ya la hicimos el primero de enero de 1959 y no hay nada fundamental que cambiar”. O sea, alcanzaron el fin de la historia. El poeta Raúl Rivero sintetiza irónicamente ese comportamiento: “El cubano es la única criatura sobre el planeta que no sabe qué pasado le espera”. En todo caso, no hay manera de detener el tiempo y Cuba estrena 2017 en circunstancias muy críticas.

Fidel murió en noviembre pasado y con él desapareció el caudillo sabelotodo que tomaba las decisiones importantes. Aunque llevaba una década apartado de la administración del país, su mera presencia tenía un efecto paralizante en la cúpula dirigente. Venezuela, a punto del colapso, incluso de la hambruna, tuvo que reducir sustancialmente los subsidios a la Metrópoli cubana, víctima de la corrupción y el mal gobierno.

El tejido empresarial agrícola e industrial sigue siendo tremendamente improductivo porque no funciona el capitalismo militar de Estado desarrollado por el comandante en los años 90 y regulado por Raúl en sus “lineamientos” a partir de 2010.

El 20 de enero termina el gobierno de Barack Obama y comienza Donald Trump, quien ha prometido revertir algunas de las medidas tomadas por el presidente saliente.

Con la Casa Blanca, el Congreso y el Senado en manos republicanas, lo probable es que continúe el embargo, pero el efecto más dañino de la administración Trump contra el régimen cubano será disuadir a los inversores capitalistas para que no acudan con su dinero y su know-how a ponerle el hombro a una dictadura empeñada en sostener el fracasado modelo del capitalismo militar de Estado. Es el fin del deshielo entre La Habana y Washington. Trump no tiene que proclamarlo a los cuatro vientos (y probablemente no lo hará), sino, sencillamente, acogerse a la Ley Helms-Burton, aprobada durante la administración de Bill Clinton, vigente mientras no sea derogada.

En esencia, esa ley establece sanciones económicas y ausencia de lazos comerciales mientras en Cuba no se respeten los derechos humanos y se permitan comportamientos democráticos como la libre asociación y el multipartidismo.

Es verdad que a otros gobiernos como el de China o Vietnam no se les exige lo mismo, pero no son países geográficamente próximos a Estados Unidos, no tienen, como Cuba, un 20% de su población radicada en Estados Unidos, no inciden en las elecciones estadounidenses, y no cuentan con tres senadores y cuatro congresistas federales perfectamente alineados en el tema cubano. Es decir, no constituyen un problema de política interna, como sucede con todo lo que acontece en la isla.

Barack Obama trató de cambiar la política de Washington hacia La Habana y fracasó. En primer término, porque, como se demostró en las elecciones pasadas, los electores cubano-estadounidenses prefirieron claramente a los políticos de “línea dura” que rechazaban esos cambios si el gobierno de Raúl Castro no daba señales de iniciar una suerte creíble de transición.

Pero fracasó, además, porque Fidel y Raúl Castro no aprovecharon la mano tendida por Obama para abrir la sociedad cubana y reiteraron la consabida lealtad a las ideas comunistas, algo que lamentan muchos de sus partidarios, aunque no tengan cómo expresarlo.

Los Castro, interpretaron el cambio de actitud de la Casa Blanca como la rendición de un viejo enemigo contra el que continuarían combatiendo en todos los frentes, junto a Corea del Norte, Irán, Venezuela, Rusia o China, porque, para ellos, Estados Unidos seguía siendo la encarnación del mal capitalista.

¿Y ahora qué hará Raúl Castro? No creo que haga nada. “El que venga detrás, que arree”. Tiene 85 años y sabe que los más jóvenes están impacientes por desmontar ese disparate. No era verdad que la transición terminó en 1959. No era verdad que la historia podía detenerse. Pero tendrán que esperar a su muerte. La batalla política se transformó en una batalla biológica.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

12 Ago 2018

Primer premio

6 3 3 0

BDAC

Serie: 15 Folio: 15

2o premio

1414

3er premio

3203

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código