[EL VATICANO]

Ganar la calle

Los primeros 100 días del papado de Bergoglio están marcados por los gestos. Él apela a los creyentes y no a las estructuras para reactivar la Iglesia.

En ajedrez llevar la iniciativa supone una gran ventaja. Desde que Jorge Mario Bergoglio se asomó el 13 de marzo al balcón de la logia de la basílica de San Pedro y se quedó durante larguísimos segundos callado ante la multitud, no ha dejado de tenerla. Por primera vez en décadas es el Papa quien lleva la iniciativa de las noticias que surgen del Vaticano.

Esto ha logrado que incluso las más negativas, como el reciente escándalo de un obispo acusado de tráfico de divisas, sean presentadas como muestra de la limpieza reclamada tantas veces y a cuyo frente se ha colocado este jesuita porteño que, en otro golpe de efecto, decidió adoptar el nombre de Francisco.

Los primeros 100 días del papado de Bergoglio están marcados por los gestos. Desde los superficiales a los de hondo calado: renunció a vivir en el Palacio Apostólico y eligió una residencia con comedor comunitario; renunció al papamóvil blindado y emplea casi más tiempo en saludar a los fieles que acuden a San Pedro que en las ceremonias litúrgicas; leyó la cartilla a los obispos acomodados y ordenó inflexibilidad ante cualquier indicio de abuso; reclamó una Iglesia de los pobres y para los pobres; bendijo a los ateos; ha designado una comisión con casi tanto poder como él para investigar las inquietantes finanzas del Vaticano; ha creado un consejo personal con obispos de todo el mundo e independiente de la curia romana para reformar el gobierno de la Iglesia; y el viernes pasado publicó su primera encíclica “a cuatro manos” junto a su predecesor Benedicto XVI, al tiempo que se anunciaba la canonización de Juan Pablo II y, gran sorpresa, la de Juan XXIII.

De los 115 cardenales presentes en el cónclave de marzo, Bergoglio estaba entre los que menos sabían cómo funcionan los resortes del Vaticano, pero de los que más conocen la calle. El Papa argentino ha apuntado en esa dirección: volver a ganarla.

La canonización simultánea de sus dos antecesores es un mensaje a todos los sectores de la Iglesia, y una señal del catolicismo que propone: simple, activo y para todos. Pero la partida que debe jugar Bergoglio es larga y complicada. Su propuesta deberá hacer frente no solo a la oposición externa sino, sobre todo, a la hostilidad interna. Y a un grave riesgo: que la eficacia de unos gestos que conectan con buena parte de la sociedad le impida enfrentarse a los verdaderos desafíos de una Iglesia que pierde cada día más fieles. Sea como sea, por ahora Francisco lleva la iniciativa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código