[SOCIEDADES]

Intolerancia que paraliza

Si en las universidades, donde el debate y la discusión de ideas deberían ser respetados, no se toleran las ideas contrarias, cómo esperar diálogos civilizados entre bandos políticos opositores.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_201412042AZzKM.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_201412042AZzKM.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_201412042AZzKM.jpg

Tendría yo unos 16 años de edad cuando le presté a mi novia Las llaves del reino, una novela de A. J. Cronin que narra la vida y las vicisitudes de un sacerdote que se va de misionero a China. Le di esa novela porque su mamá me pidió que escogiera un libro apropiado para su hija, una señorita “decente” y pensando que lo importante era el contenido, aunque reconozco que nunca recordé que en los diálogos de la novela había una o dos groserías. Un detalle que, la verdad, me importaba un bledo. El olvido, sin embargo, tuvo consecuencias: a mí me costó un regaño serio y a mi novia la ignorancia temporal pues nunca más me atreví a prestarle un libro.

La anécdota viene al caso porque este domingo leí en The New York Times que en la Universidad de California en Santa Bárbara, en Oberlin College en Ohio, en la Universidad de Michigan y en otras más, diversos grupos exigen que se le ponga una etiqueta de advertencia a los libros que pueden tener escenas o lenguaje ofensivo para cierto tipo de personas, pero que son obligatorios para el curso.

Según esto, por ejemplo, habría que advertir al lector que El Gran Gatsby, de Scott Fitzgerald, contiene “escenas de abusiva violencia misógina”. En este mismo sentido, la nota cita el caso de una estudiante de Santa Bárbara que después de ver en clase una película en la que había una violación le sugirió al profesor que debió prevenir a los estudiantes sobre esa escena.

No dudo que una escena de estas puede causar un malestar profundo en cierto tipo de jóvenes, el problema es dónde trazar los límites. ¿Qué puede hacer un profesor que enseña la Biblia con su catálogo de horrores que van del asesinato al incesto? ¿Cómo enseñar la relación entre Edipo y su madre Electra? ¿Cómo puede mostrarse el arte de los expresionistas alemanes a un joven que piensa que “toda forma de violencia es traumática”, como dice el borrador de una guía a los profesores de Oberlin?

Los defensores de las advertencias dicen que la guía sugiere “prácticas pedagógicas responsables” y no obliga a los profesores a cumplirla. El problema es que una vez aprobada la guía es improbable que un profesor no sentiría la presión para ajustarse a ella.

Otro incidente que desde mi perspectiva tiene el mismo problema de origen es algo que cada día es más común, la objeción de un grupo de alumnos a que un orador invitado dé el discurso de graduación en una universidad. Una objeción que por lo general orilla al orador a declinar la invitación o a la universidad a des-invitarlo. El último caso fue el de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, invitada a hablar en el prestigiada Smith College, pero declinó la invitación porque 500 estudiantes se pronunciaron en contra de la institución que a su juicio ha propiciado “el desarrollo fallido de los países más pobres del mundo... y fortalecido sistemas imperialistas y patriarcales que oprimen y abusan de las mujeres”.

Antes de Lagarde, la vetada fue Condolezza Rice, secretaria de Estado en la presidencia de George W. Bush, que debió hablar en Rutgers y la feminista de Somalia Ayaan Hirsi Ali, que no pudo hablar en Brandeis por “su récord de declaraciones contra el islam”. De la quema no se ha salvado ni el defensor de las minoría sexuales y de los migrantes indocumentados Robert J. Birgenau, expresidente de la Universidad de California en Berkeley, por haber ordenado el desalojo por la fuerza de un grupo que se había posesionado de una plaza dentro de la universidad.

Según la fundación por los Derechos Individuales en Educación, 95 personajes han sido objetados y aunque en muchos casos la protesta no ha derivado en suspensión del discurso, la lista de vetados es por lo menos extraordinaria porque no se distingue por el celo ideológico en un solo sentido, es decir, incluye a personalidades de todas las ideologías.

Lo que a mi más me sorprende de todas esta manifestaciones de intolerancia es que sucedan en universidades, es decir, en espacios cuya misión central es el debate, la controversia y la libre discusión de ideas. Y si esto sucede en espacios como estos, cómo puede extrañarnos que en espacios más polarizados, como por ejemplo el de la política, no haya un diálogo civilizado y constructivo entre republicanos y demócratas, entre el poder ejecutivo y el legislativo. Vivimos tiempos de intolerancia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código