[CONFLICTO EN MEDIO ORIENTE]

Israel tiene derecho a existir y vivir en paz

El mejor camino para el logro de la paz es el diálogo, y de hecho ya se ha intentado, pero sin tolerancia y disposición no llegaremos a nada.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202K5yRfE.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202K5yRfE.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202K5yRfE.jpg

El nombre Palestina es una creación del Imperio Romano, ellos denominaron Siria-Palestina a lo que era Judea, como forma de borrar toda memoria judía de la región luego de la Rebelión de Bar Kojba. Incluso Jerusalén recibió el nombre de Aelia Capitolina.

En griego Palestina significa patria de los filisteos y estos nunca ocuparon más que una pequeña franja cerca de lo que hoy es Gaza, incluso dejaron de existir siglos antes de la llegada de los romanos. Más tarde durante la ocupación otomana no hubo ningún lugar llamado Palestina en lo que hoy es Israel, y no fue hasta la conquista británica que esa región volvió a denominarse Palestina.

Zuheir Mohsen, uno de los líderes de la Organización para la Liberación Palestina, en una entrevista a la revista holandesa Thouw dijo: “La existencia de una identidad palestina existe solo por razones tácticas... La creación de un Estado palestino solo es una herramienta para continuar nuestra lucha contra el Estado de Israel y la unificación árabe”. Es decir nunca hubo un “pueblo ancestral palestino” en la región denominada “Palestina” por los romanos y luego por británicos.

Por lo tanto, es falso decir que los judíos sionistas le arrebataron, por fuerza, las tierras ancestrales del pueblo palestino. Esas tierras eran desérticas, desoladas, deshabitadas, estaban en manos de los effendi (terratenientes otomanos), quienes se referían a ellas como tierras poco productivas.

Los judíos sionistas compraron esas tierras a los effendi a precios por encima de lo normal, tiempo después los judíos europeos huyendo de los conflictos europeos y los nazis, se asentaron en esas tierras, transformándolas en un lugar agradable para vivir. Drenaron los pantanos de malaria, crearon bancales en las colinas estériles, renovaron los canales de agua y plantaron millones de árboles, y adaptaron la tierra para la agricultura.

Hoy día los científicos e ingenieros israelíes son líderes innovadores en tecnología médica, informática, energía renovable y conservación de agua. En los últimos 50 años Israel ha aumentado 10 veces su población, 16 veces su producción agrícola y 50 veces su producción industrial, reduciendo en un 10% el consumo neto del agua.

Israel es una democracia vibrante con elecciones constantes, cortes de justicia que funcionan, libertad de prensa y todo un modelo en el respeto a los derechos de la mujer y los gais; ocupa el vigésimo séptimo puesto como país más competitivo del mundo y es el número 44 con mayor libertad económica, por encima de naciones como España, Francia, Portugal, Panamá y la gran mayoría de los países árabes.

Israel es el tercer Estado judío que ha existido en esa zona. Nunca ha existido un Estado no judío allí, y jamás uno árabe o palestino.

Lejos de los radicalismos extremistas, la mayoría de los israelitas, en la actualidad, reconoce el derecho de los palestinos a tener su propio Estado y a vivir en paz. Y siempre han estado dispuestos a la paz. Sin embargo los palestinos y la mayoría de los árabes se muestran en desacuerdo con la existencia del Estado de Israel y muchos de ellos, especialmente los de Hamas, parecieran tener un sentimiento de odio, antipatía e incluso envidia, que los lleva a experimentar deseos destructivos y adversos hacia el Estado de Israel y sus habitantes.

El conflicto más actual surgió luego de que Israel culpara a Hamas de secuestrar y matar a tres jóvenes israelíes. Hamas es una organización política, que controla la franja de Gaza, considerada por algunos Estados como una organización terrorista. Fue fundada sobre el radicalismo nacionalista árabe y el odio a Israel, como queda evidenciado en su carta fundacional: “Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el islam lo aniquile, como antes aniquiló a otros”.

Entonces... si nos vemos frente a un conflicto entre gente civilizada y bárbaros, es mucho mejor apoyar a los civilizados. Con esto no niego el derecho de existencia de un Estado palestino, pienso que Israel y Palestina pueden coexistir en paz, aunque sea muy difícil llegar a esa situación casi utópica. El mejor camino para la paz es el diálogo, y de hecho ya se ha intentado, pero sin tolerancia y disposición no llegaremos a nada. Además, ¿qué podemos hablar o esperar de una organización de bárbaros extremistas obsesivos?

El verso 21 del capítulo 5 del Corán dice en boca de Moisés: “¡Pueblo! ¡Entren en la Tierra Santa que Alá les destinó y no vuelvan atrás; o regresarán perdedores!”.

Israel tiene derecho a existir y vivir en paz. ¡Shalom Aleijem!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código