[POLÉMICA]

Juicio al soldado

El consejo de guerra al soldado Bradley Manning, iniciado esta semana en una base de Maryland y envuelto en un velo de secreto, se ha convertido ya en el proceso militar estadounidense más sensacional en décadas.

El juicio al autor de la filtración a Wikileaks del mayor paquete de información clasificada diplomática de la historia de Estados Unidos va a ser también una prueba de fuego para la administración de Barack Obama y su probada agresividad en la persecución de revelaciones que puedan afectar a la seguridad nacional.

Todo sugiere que el juicio contra el joven soldado, que puede durar meses, persigue un escarmiento ejemplar y desproporcionado. El indicio más alarmante es que habiéndose declarado Manning culpable de la mitad de la veintena de cargos que pesan contra él, y que pueden llevarle a prisión durante 20 años, el Gobierno siga adelante con la intención de considerarle responsable de espionaje y de ayudar al enemigo, delitos que acarrearían la cadena perpetua.

Manning no es ningún héroe y conoce la importancia y los riesgos de divulgar en uniforme información confidencial. Sus graves e inexcusables errores de juicio han dañado los intereses de Estados Unidos (EU), pero tiene derecho a un juicio justo y con plenas garantías. No hay la menor evidencia hasta ahora de que haya tratado de ayudar a quienes combaten a su país o de que conspirase con Julian Assange para hacer públicos documentos que pudieran ser utilizados por enemigos como Bin Laden y sus secuaces. Sí hay evidencia, sin embargo, del tratamiento degradante y cruel infligido al soldado desde su arresto.

El Ejército de EU no puede vanagloriarse de confinarle en solitario durante meses, obligarle a dormir desnudo o interrumpir regularmente su sueño.

Con su enjuiciamiento y las penas que implican los cargos por los que admite su culpabilidad, Washington ya ha alcanzado su objetivo básico de escarmentar a posibles imitadores.

El gobierno de Obama, que mantiene una inquietante fijación con la persecución de determinadas filtraciones –véanse los casos de Associated Press y Fox News–, se equivocaría si buscara para Manning un castigo desproporcionado, que pudiera considerarse hipócrita.

La sobreactuación judicial en Fort Meade y el extemporáneo secretismo que lo rodea no favorecerán ni la credibilidad de la justicia militar ni la de la Administración estadounidense.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código