[VENEZUELA]

Ledezma, un líder que hace la diferencia

Está probado el fracaso del autismo electoral como vía para desplazar y mandar al basurero de la historia a Nicolás Maduro y a su cartel de inmoralidades.

Temas:

Ledezma, un líder que hace la diferencia Ledezma, un líder que hace la diferencia
Ledezma, un líder que hace la diferencia

La inercia electoral venezolana y las pasiones que despliega en espíritus de medianía política, acostumbrados al cotilleo y la transacción de menudencias clientelares: los llamados espacios de poder, le ha negado al pueblo su tiempo para discernir –23 elecciones en 18 años– y luego para decidir, en conciencia, sobre alternativas reales para la reconquista de la libertad. El drama –lo confiesa el regidor metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, al escapársele a la dictadura– es que la oposición electorera se mira a diario en el espejo, fajada con la banda tricolor, sin apreciar que lo hace tras las rejas de la dictadura.

La MUD alcanza logros admirables, hasta antier, por ser un mero mecanismo de avenimiento para organizar elecciones y convencer a sus seguidores que se puede acabar con la dictadura mediante votos. Y como las consignas para defender tal absurdo se elaboran como suerte de menú, a la carta y a la orden de los aspirantes, estos trucan grandes mentiras para presentarlas como certezas históricas: “Las dictaduras del cono sur han finalizado con votos, democráticamente. Incluso la dictadura de Marcos Pérez Jiménez”. Obvian, eso sí, que la narcodictadura cubana, madre de la nuestra, no ha podido ser expulsada con votos en 60 años. Y si alguien osa desnudarles la verdad, en un tris espetan: ¿Y tú qué propones?

A los verdaderos líderes corresponde imaginar esas y tantas alternativas como sean necesarias y hasta inventarlas; y si no las tiene, un líder auténtico hace lo que no hacen los candidatos e hiciera en su momento, como tal, el general José Antonio Páez cuando funda la República de Venezuela. Sabe que los suyos no entienden sino de espadas y trincheras, luchan por sus espacios. Y sin complejos, por saberse que no es estadista ni hombre versado –lo señala González Guinan– apela y hace propio el consejo de quienes son capaces de imaginar y dibujar al país más allá del “tormentoso proceso de la revolución separatista de 1829”: Peña, Michelena, Bautista Urbaneja, Narvarte, Guzmán y Soublette.

He repetido, hasta la saciedad, que la oposición chilena a la dictadura de Pinochet, antes que privilegiar mesas de negociación con esta se ocupa, ayudada por la Iglesia, de dialogar consigo misma y con el país; alrededor de una opción profunda, en búsqueda de una narrativa de largo aliento que la atase al compromiso y en los corazones, y que al fin le permitiese decir –como lo diría Ledezma–“arriba corazón”. Y tiene éxito.

El Plan de Barranquilla, adoptado en 1936, es preciso en sus objetivos más allá de sus partes, facciones y caudillos.

En 1958, el Pacto de Puntofijo, marca otro hito sucesivo, a saber, el compromiso de vida de sus líderes –Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba– más allá de sus parcelas y aspiraciones electorales. Esto no lo entienden los comunistas.

Lograr una unidad nacional sin “unanimismos” despóticos, partidos comprometidos con “los intereses perdurables de la nación” y despersonalizar la política con un programa mínimo.

En 2015, Leopoldo López, Antonio Ledezma y María Corina Machado, luego de prevenir con aguda clarividencia la tragedia que hoy nos consume y obliga a reaccionar con coraje, invitan a la MUD y al país para que elaboren un compromiso con Venezuela que los amalgame y así se lo piden en documento escrito, acompañados por David Smolansky: Una agenda política-institucional para restituir las libertades y restablecer el orden constitucional; una agenda para atender la emergencia social y a los sectores más vulnerables; una agenda para la estabilización de la economía y recuperar el ingreso nacional; en fin, alcanzar un cambio de rumbo a través de “consensos y compromisos” mediante un Acuerdo Nacional para la Transición.

Cabe preguntarse, entonces, ¿qué pueden negociar por la oposición en República Dominicana quienes aún no se sientan a discutir entre ellos sobre lo fundamental: el país que pide y reclama el país, y no tanto el candidato que pueda aceptar o no Maduro para confrontarlo en 2018.

Que Ledezma se haya escapado hacia la libertad para no ser usado, hace la diferencia entre el líder y quienes, por reducir la democracia a urnas y votos, ofrecen a las víctimas negociar a retazos sus dramas a cambio de que toleren como “realidad política” a la narcodictadura y obtengan de ella sus migajas electorales; lo que prueba, al cabo, el fracaso del autismo electoral como vía para desplazar y mandar al basurero de la historia a Maduro y a su cartel de inmoralidades.

El autor es abogado y escritor

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código